El Budismo y los tres venenos del espíritu

El budismo nace como una respuesta para hacer frente al problema del sufrimiento, y para alcanzar la liberación o Nirvana, que significa el escape del sufrimiento y el fin del ciclo de reencarnaciones. El budismo, sea como religión o doctrina filosófica, ha establecido los llamados “venenos del espíritu”, o Klesha en sánscrito, los cuales son el origen de todas las dificultades y causas negativas, que impiden al espíritu alcanzar el Nirvana.


Los venenos del alma

Los tres Kleshas o venenos del espíritu son el apego o codicia, el odio y la ignorancia. Estos kleshas son contaminaciones mentales que se manifiestan como acciones vacías y en consecuencia el individuo busca la realización  en las posesiones materiales.  Estos venenos nos alejan de la felicidad plena y destruyen nuestra relación con nosotros mismo y con los demás, y de la misma manera, disminuyen nuestro potencial.


Principios budistas que te ayudaran a sobrellevar el sufrimiento


El apego

El apego, que también se puede entender como codicia, viene dado por el deseo extremo de poseer algo o a alguien, así como la negación de la idea de la no pertenencia de ese algo o alguien. Una persona que se deja llevar por el apego, es muy impulsiva e insensata, puesto que siempre va a tratar de obtener el objeto de su anhelo o ansia para satisfacer su deseo.

Para poder combatir el apego se debe practicar el “dar sin pedir nada a cambio”, mediante este acto, empezamos a ser realmente útiles a los demás y desarrollamos la modestia, la caridad y así, el desapego.

El odio 

El odio es el segundo veneno, y es caracterizado por el profundo rechazo emocional hacia algunas cosas o personas. Sentimientos como lo son la furia, cólera o ira, son producto del veneno del odio, sentimientos cegadores que no dejan al individuo pensar con claridad.

Para librarse de este sentimiento negativo, se debe dejar de actuar de manera impulsiva, así como también, se debe adoptar el perdón y el desapego.

La ignorancia

La ignorancia, (avijja en sánscrito) es sinónimo de oscurantismo. Puede ser ignorancia consciente o inconsciente, es decir, se puede no saber algo o sabiéndolo, se puede elegir ignorarlo, este es el peor tipo de ignorancia.

Para combatir la ignorancia, se deben quitar esos limites imaginarios que sólo causan dolor y evitan nuestro avance.

Sin embargo, en el budismo existen también las tres características de la existencia o Tri-laksana, las cuales son: Anitya (impermanencia), Anatman (insustancialidad) y Duhkha (sufrimiento ).

  • La Anitya, significa la no-permanencia, esto quiere decir que, toda las vidas o seres, están sujetos al cambio. Esta caracteristica está perfectamente ejemplificada en el envejecimiento y en el ciclo de nacimiento, crecimiento, reproducción, muerte y reencarnación.
  • La Anatman, significa la inexistencia del yo o insustancialidad, puesto que como todo esta sujeto al cambio (Anitya) no puede existir una entidad de forma permanente en cada ser.
  • Duhkha significa sufrimiento o intranquilidad. La doctrina filosófica del budismo sostiene que, para poder alcanzar la felicidad incondicional, hay que aceptar que en la vida hay episodios esporádicos de dolor e insatisfacción. El sufrimiento entonces, es el resultado de la no aceptación de Anitya y Anatma.Origen de los venenos del alma

Datos curiosos sobre los sueños, que seguro desconoces.


El origen de los tres venenos

El origen de los tres venenos, radica en la no-aceptación de las tres características de la existencia, una persona influenciada por los tres venenos produce acciones sin méritos que pueden dañar a los demás y a él mismo.

Por lo tanto, para tener únicamente sentimientos puros y engendrar acciones con mérito, se deben conocer y aceptar las cuatro nobles verdades, las cuales están relacionadas con las características de la existencia.

Las cuatro nobles verdades

1-. En la vida siempre habrá sufrimiento o Duhka: Todo desapego de lo placentero, produce sufrimiento, el dolor, la desesperación, la enfermedad, la vejez, la muerte y los placeres sensuales, son sufrimientos.

2-. Al sufrimiento lo origina la sed o el deseo: el sufrir se genera por el ansia de llegar a ser, el ansia generado por lo placeres, los sentido,etc. Y esto se traduce en la ignorancia del no iluminado.

3-. El sufrimiento cesa cuando se extingue la causa:  El sufrimiento cesa con el abandono de el ansia. Se deben conocer los procesos considerados como ignorantes y abandonarlos.

4-. Existen caminos para el fin del sufrimiento: los métodos que propuso Buda son intemporales, y son los caminos de la meditación, para beneficiar el cuerpo, la mente y el habla.

Entonces, conociendo las tres características de la existencia y las cuatro nobles verdades, podemos alejarnos de los tres venenos del espíritu y así poder vivir una vida plena y tal vez, hasta alcanzar el Nirvana, quien sabe.

si te gustó, compártelo en tus redes sociales.

 

El Budismo y los tres venenos del espíritu
5 (100%) 3 votes