Más allá de las parafilias: todo lo que debes saber

Cuando leemos en la red sobre la sexualidad, aparecen cientos de sitios dedicados a aconsejar a las personas sobre su vida sexual, imágenes repletas de erotismo y sobre todo, mucho contenido explícito listo para ser consumido masivamente por cibernautas. El tema de la sexualidad es buscado por todos, pero es comprendido por pocos. Incluso, las parafilias se han convertido en una de las búsquedas más solicitadas, quizá se deba al hecho de la moda occidental de hacer famosos a personajes psicópatas con una inmensa desviación sexual. Lo cierto es que, podemos encontrarnos con la definición exacta de cada una de las parafilias, pero, una vez que sabemos su definición, ¿qué queda con el resto de la información? Hoy aprenderemos más que la mera definición técnica de cada una.

 

 

No todo acto sexual atípico es una parafilia

 

Probablemente te has preguntado a ti mismo si las actividades sexuales que llevas a cabo son lo suficientemente “normales” o quizá de algún conocido. Resulta innegable que la normalidad en cualquier esfera es solo una ilusión, y que depende del constructo de cada persona, el simple hecho de que te guste “subir de tono” algunas prácticas sexuales, no necesariamente significa que padezcas una parafilia.

 

¿Es normal o es parafílico?

 

Imagen cortesía de Shutterstock.

 

La respuesta es más simple de lo que se podría suponer: qué te causa verdadera excitación sexual, qué factor tiene que ser indispensable o esencial para causarlo en ti. Existen 3 síntomas principales:

 

  1. Qué estímulo sexual está presente.
  • Caso 1: Por poner un ejemplo práctico: una pareja está teniendo relaciones sexuales, alguno de los miembros busca un par de velas y las derrite sobre el abdomen de su compañero, aunado a esto, busca una cuerda y le asfixia por un periodo de tiempo no muy largo, éste siente satisfacción por la práctica. En otros encuentros sexuales, esto podría o no repetirse sin afectar el acto. Estamos ante un caso que no presenta características parafílicas, pues no es indispensable o esencial para causar la excitación sexual.

 

  • Caso 2: Misma situación anterior pero el compañero solamente siente excitación si las velas y la asfixia están de por medio. Es un requisito indispensable. Este sería un caso de parafilia, específicamente, de masoquismo.

 

  1. Rodearse del estímulo: la persona inclinada a cierta parafilia buscará rodearse del estímulo que le causa excitación, de manera que estas personas buscan ir a lugares, faltan al trabajo, la escuela, secretamente para hacerlo. Por ejemplo: es común que un pedófilo se acerque a un parque repleto de niños, o un necrófilo visite a los cementerios.

Un dato interesante es que no siempre hay contacto físico sexual para obtener la satisfacción sexual por parte del parafílico.

 

3. Autoculpabilidad: tras realizar el acto parafílico, la persona experimenta un sentimiento de culpa o depresión cíclicas.


Las 2 caras del ser humano, el bien y el mal.


La orientación sexual no es una parafilia

 

Imagen cortesía de APA org.

 

Según la clasificación de enfermedades mentales  CIE-10 creado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) hechos por la Asociación Psiquiátrica Americana (APA), en el ítem F65 se encuentran los trastornos de la inclinación sexual, donde se incluye a las parafilias.  Pero se excluye problemas asociados con la orientación sexual (F66.). Recuérdese que en 1973 APA eliminó la homosexualidad como trastorno mental del DSM.

Por otro lado, el DSM-IV (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) editado por la APA dice de las parafilias que:

“Las fantasías y comportamientos sexuales son considerados patológicos, es decir, son parafílicos, solo en el caso de que ocasionen alteraciones significativas desde el punto de vista clínico, el sujeto las realice en contra de su voluntad, o le ocasionen problemas legales o sociales“.

 

Fetiche sexual no es sinónimo de parafilia

 

Según la clasificación internacional de enfermedades (CIE-10) el fetichismo “Consiste en la dependencia de algún objeto inerte como estímulo para la excitación y la gratificación sexuales. Muchos fetiches son extensiones del cuerpo humano tales como artículos de ropa o calzado”. De manera que el fetichismo está íntimamente relacionado a las prácticas parafílicas pues muchas utilizan objetos inertes como herramientas, mas no son parafilias en sí.

 

 ¿Castra la religión los instintos sexuales?

 


Qué dicen los psicólogos, psicoanalistas y psiquiatras

 

 

Psicología y sexualidad. Cortesía de arpsicologia.

 

Como en la mayoría de trastornos mentales, no existe una evidencia contundente sobre el origen de dichas patologías. Por un lado, los psicoanalistas enfocan el origen en un problema netamente emocional no resuelto relacionado con la infancia, los psicólogos conductistas dicen que tiene que ver con actos aprendidos por la influencia del ambiente, mientras que los psiquiatras, de forma más prudente, apuntan a que se debe a una combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales. El punto en común entre todos es que insisten en que, cualquier periodo traumático, puede condicionar una parafilia.

Tipos de Parafilias comunes

 

  • Exhibicionismo: Desnudarse o masturbarse en público.
El exhibicionismo se caracteriza por un deseo intenso de mostrarse desnudo o masturbarse en público. Cortesía de La Unión Digital.
  • Pedofilia: Atracción sexual por personas menores entre 8 a 12 años.
Un estudio sobre pedofilia entre el clero católico, realizado por el Colegio John Jay de Justicia Criminal en NY. Sus investigadores fueron a todas las diócesis en EE.UU. y recogieron todas las historias creíbles de abuso que involucraban a sacerdotes que sirvieron entre 1950 y 2002. Imagen tomada de portaldoholanda.

 

Existe un término jurídico denominado “estupro” que consiste en el delito sexual cometido con un menor de edad pero bajo su consentimiento. Muchos de estos delitos se cometen debido a la inmadurez mental por parte de los niños. En casos de violaciones se amerita la falta de consentimiento de la víctima.

 

 

  • Voyeurismo: Excitación al observar a terceros manteniendo relaciones sexuales.
Es importante resaltar que en el voyeurismo no necesariamente hay una práctica sexual posterior a la observación. Imagen tomada de pinterest.

 

 

 

Mujer practicante del BDSM. Cortesía de pinterest.

 

  • Travestismo: Práctica donde la persona de un sexo se viste y comporta como del sexo opuesto.
Cortesía de Guioteca.

 

  • Froteurismo: Rozar las partes genitales sobre otra persona desconocida sin su consentimiento, casi siempre en lugares públicos y cerrados.

¿Cómo era la prostitución en la edad media?

Parafilias raras

  • Pegging: Mucho se ha hablado sobre las prácticas BDSM, sin embargo, hay una en específico que se deriva de estas y que es poco conocida. Posee características más fetichistas que parafílicas, pero al tratarse de una práctica sexual rara, que en algunas mujeres podría representar la única forma de excitación, resulta indispensable destacarla.
“Justo ahí atrás”. Escena de la serie Broad City.

 

Básicamente consiste en el placer que obtiene una mujer al penetrar analmente a un hombre usando un dildo llamado strap on. También podría ser practicado con otra mujer, pero lo característico de esta práctica es que la mujer es quien penetra, lo que genera una posición dominante.

 

  • Feederismo: Placer al ver engordar a otra persona sin límite. Existe un alimentador (feeder),y una persona alimentada (feede).
Representación de la fantasía del feederismo. Cortesía de Los Replicantes,.

 

  • Autonepiofilia o infantilismo parafílico: Placer en vestirse (incluido pañales) y actuar como un bebé.
Representación de la autonepiofilia. Cortesía de La Voz del Sandinismo.

 

  • Necrofilia: Placer al tener relaciones sexuales con un cadáver.
Escena necrofílica de la película Nekromantik. Cortesía de vice-images.

 

  • Zoofilia: Placer al realizar prácticas sexuales con animales.
“El Sueño de la Esposa del Pescador” por el artista japonés Katsushika Hokusai. Representa la imaginación erótica zoofílica muy presente en la cultura japonesa.

 

  • Formicofilia: Placer al sentir insectos, gusanos o animales pequeños sobre los genitales.
Ejemplo de formicofilia. Cortesía de Eju!

 

Terapia contra las parafilias

 

El tiempo. Es importante que la duración del tratamiento no sea menor a 2 años, incluso en aquellas parafilias más “leves” y de 3-5 años en aquellas parafilias severas. El tratamiento de las parafilias recae en 3 modalidades:

 

  1. Consiste en la administración de, bien sea antidepresivos, o bien sea antiandrógenos que reducen los niveles de testosterona (hormona “masculina” por excelencia, aunque también se encuentra a bajo nivel en las mujeres. Esta hormona ha sido asociada con niveles elevados de apetito sexual y violencia, en casos determinados). El ciproterona acetatoy la medroxiprogesterona suelen ser los fármacos más utilizados.
  • Acción prolongada de análogos de la Hormona Liberadora de Gonadotropina (GnRH) junto a psicoterapia. Utilizados en conjunto para tratar algunas parafilias, por ejemplo: voyeurismo, exhibicionismo e incluso, la parafilia.

 

  • Inhibidores selectivos de la recapturación de serotonina, antiandrógenos esteroides, y análogos de la Hormona Liberadora de Gonadotropina han sido considerados como una base bastante efectiva para la terapia en el próximo milenio.

 

  • Sin embargo, la farmacoterapia tiene que ser individualizada, basado en la sintomatología, la cantidad de parafilias, la severidad, y los efectos adversos.

 

  1. Aunque casi siempre se utilizan si el paciente presenta además, trastorno obsesivo compulsivo. Una de las formas de prevención está dado por la disminución de los factores de riesgo sociales asociados a alguna parafilia en particular.

 

  1. Castración química. Según el  «Can Castration Be a Solution for Sex Offenders? nos dice que “la castración química  es un término utilizado para describir los medicamentos destinados a reducir la libido y a reducir la actividad sexual, por lo general, para impedir que los violadorespederastas y otros delincuentes sexuales reincidan. A diferencia de la castración quirúrgica (cuando se eliminan los testículos o los ovarios), en la castración química no se ocasiona un cambio físico permanente en el cuerpo ya que no es una forma de esterilización”. Se suele utilizar medicamentos tipo Depo Provera  (progestágeno) que baja los niveles de testosterona. Es un método sumamente controversial, hay quienes afirman que no tiene verdadero efecto.

Cosas que ocurren cuando no dormimos bien.

 

Las monoaminas y su contribución al apetito sexual.

 

Las monoaminas o aminas biógenas están constituidas por los neurotransmisores adrenalina, noradrenalina, dopamina y serotonina. Estudios de laboratorio (como el de Martin Kafka, 1997) demostraron que las monoaminas tienen un efecto tan marcado como las hormonas en la respuesta sexual humana. Siendo la serotonina la más implicada en los circuitos neuronales. Sin embargo, las monoaminas tienen mayor relevancia en problemas relacionados con trastornos depresivos o emocionales.

 

Datos curiosos

 

  • Existen más parafilias de las que podemos alistar en una lista.

 

  • La mayoría de parafilias son diagnosticadas en hombres. Excepto el masoquismo, que es más frecuente en mujeres.

 

  • Para el diagnóstico médico se utiliza una consulta médica, examen físico y estudios de laboratorio para confirmar.

 

  • Se consideran enfermedades crónicas. De manera que el tratamiento no puede ser de corta duración. Mínimo 2 años.

 

  • No hay forma de prevenirlas, solo minimizando los factores de riesgo psicosociales.

 

Conclusión

 La sexualidad humana es muy variada y prueba de ello es que existen muchos tipos de prácticas sexuales, tipos de orientación sexual y por si fuera poco, muchos tipos de parafilias. El riesgo de padecer una es que muchas de estas pueden poner en peligro la vida de las personas involucradas y otras pueden suponer un agregado en la vida sexual. Claro está que existen parafilias mucho más leves que otras, e incluso, más aceptadas socialmente, tal es el ejemplo de la subcultura BDSM que tiene de por sí una base cultural bien estructurada, hay innumerables eventos internacionales, libros, festivales y contenido multimedia basada en los principios de esta subcultura. Especialmente aclamada por el auge del anime, e incluso películas actuales con temática afín. 

 

 Contenido recomendado sobre parafilias:

 

Documentales

 

 

 

 

Películas

 

 

 

Si te gustó, compártelo.

 

 

Más allá de las parafilias: todo lo que debes saber
5 (100%) 2 votes

Comparte en tus redes si te gustó.
  • 21
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    21
    Shares
  •  
    21
    Shares
  • 21
  •  
  •  
  •  

Estudiante de medicina (ULA), pianista y traductora ocasional, redactora inglés-español (freelancer); lectora confesa de clásicos y no tan clásicos.

Sliding Sidebar

Danos un Like en Facebook

Siguenos en Google+

Instagram Slider

No images found