Mata Hari, la bailarina misteriosa de la I guerra mundial

Mata Hari
Retrato de Mata Hari. Fuente: Biografias y vidas.
Hoy en día existen miles de historias verídicas, hechos y leyendas acerca de lo ocurrido en la primera guerra mundial, un acontecimiento bélico que afectó mayormente a Europa tomando países como Alemania, Francia, Bélgica, Austria, Rusia y algunos otros, sin mencionar a los demás afectados por el conflicto de estados que dejó pérdidas considerables. Así mismo, existe una historia sobre lujuria, traición, misterio y seducción que ha encantado al mundo entero, llevando como protagonista a una mujer que transbordaba sus propios deseos a un límite estrafalario, aclarando que amaba los uniformes militares más que cualquier otra cosa, deseando ser la amante de un militar mil veces más que ser la pareja de un banquero inmensamente rico. Se trata de la historia de Mata Hari.
 

La historia de Mata-Hari es fascinante, más que todo por el simple hecho de mezclar sus actividades como bailarina creando lo que hoy llamamos strip-tease, con una actividad que requería la discreción por encima de cualquier deseo carnal.  Existen muchas historias sobre este personaje, alcanzando un misterio aún mayor que el que ya posee. Sin embargo, hay un relato que les mostraremos a continuación encargado de ilustrar mentalmente con lujo de detalle todos los sucesos dentro de la vida de la misteriosa bailarina.

 

 Todo empezó con la pomposidad

 

Mata Hari
Mata Hari. Fuente: ok.ru.

 

El nombre completo de Mata-Hari, era Margaretha Geertruida, se podría pensar que por sus movimientos curvilíneos, ropas adornadas y rasgos preciosos, esta mujer indudablemente podría hacerse pasar por una legítima miembro de la realeza India, no obstante, representaba todo lo contrario. Nacida en una familia con un padre holandés que aparentaba grandeza (cuando solo se dedicaba a la fabricación de sombreros), una madre que le heredó su cabellera negra y tres hermanos pequeños. Además, se afirma que Margaretha siempre amó el simple hecho de hacer que todas las miradas se dirigieran hacia ella, lo cual se intensificó e hizo notar cuando cumplió sus quince primaveras. En estas épocas ya había perdido a su madre por el sufrimiento de las disputas que existían en su hogar, ya que su padre terminó en la ruina. Por lo tanto, la joven fue enviada a otra ciudad para vivir con sus hermanos y así conseguir una educación admirable, pero en este mismo instituto se formaban revueltas para lograr llegar a ella por medio de las circunstancias que fueran necesarias, incluyendo también entre estos admiradores al mismo director de la institución Lyden.


Te puede interesar:

Hipatia, la gran científica


 

El matrimonio y la gran lujuria

 

Matrimonio
La futura Mata-Hari con su nuevo esposo. Fuente: La vanguardia.

 

Cuando la joven tenía aproximadamente dieciocho años de edad, y debido a su gran amor por los militares, era de esperarse que un artículo en el periódico local anunciando que justamente un miembro del ejército requería una esposa, fuera suficiente pretexto para enviar por el correo un resumen sobre ella misma y una foto a la dirección de este hombre que le duplicaba la edad.

Al momento en que sus miradas se cruzaron, un ardiente deseo empezó a surgir el uno por el otro, trayendo como resultado un sinfín de encuentros sexuales que mantenían feliz a la fogosa pareja. Después de un tiempo, Margaretha resultó en una dulce espera que provoca un matrimonio apresurado e incómodo. Luego de que su primogénito naciera, a un tiempo no tan prolongado, un segundo bebé estuvo en camino, dando a luz a una niña.

En el momento en que su segundo bebé naciera, los problemas de la futura Mata-Hari comenzaron cuando ella se interesó enormemente por las danzas locales de las Indias Orientales Holandesas

 

Tomando en cuenta que estas actividades le brindarían grandes horas de desatado placer a Margaretha, su esposo se hallaba horrorizado pensando que un demonio sexual estaba desatado en su hogar, afirmando que desearía sacarse de encima a una mujer tan viciosa que solo el dinero podría comprar. Después de un tiempo, se separaron, dejando a su ex marido con la custodia de su hija, ya que su primogénito había fallecido en circunstancias que permanecieron bajo la sombra del misterio.

 

La bailarina deseada

 

Danza
Fuente: focusonwomen.

 

Pasados unos años, Margaretha reapareció en París bajo el nombre de Mata-Hari, una bailarina Hindú con un pasado impensable. Para aclarar un poco esta nueva cara que mostraba la interesante bailarina, debemos citar unas palabras salidas de sus propios labios (El Mundo):

Mi madre, gloriosa bayadera del templo de Kanda Swany, murió a los catorce años, el día de mi nacimiento. Los sacerdotes me adoptaron y me pusieron Mata-Hari, que quiere decir `pupila de la aurora´, contaba impávida. Decía que en la pagoda de Siva aprendió los sagrados ritos de la danza.

Con una historia tan mística y trágica, era más que obvio que su nombre rodara por toda la ciudad, junto con sus danzas hipnóticas en los teatros, hicieron que no hubiera una persona en todo París que no conociera a esta polémica mujer. Llegó un momento en el que no se sabía con certeza cuál era la historia original de la bailarina, ya que, si un rumor se riega en los oídos de muchos, lo más probable es que se distorsione. Del mismo modo, había algunos teatros y locaciones que la buscaban a montones, otros se negaban a admitirla por sus extravagantes y escasos ropajes, a la par de bailes eróticos para nada aptos en todas las clasificaciones de edad; así como sus conocidos encuentros y relaciones furtivas con militares, alegándola como la bailarina con más amantes de toda Europa. Definitivamente, la lujuria podía mucho más que la idea de ser aclamada de otra manera.


Te puede interesar:

Curie: un ejemplo de mujer para mujeres


La guerra y una discreción perdida

 

Mata Hari
Fuente: El País.

 

Fue una gran y desagradable coincidencia que justo cuando Mata Hari estuviera debutando en Berlín el 28 de julio del año 1914, explotara la primera guerra mundial, obligándola a retirarse hacia Francia. Para ese entonces, la ya no tan joven mujer estaba enamorada de un oficial ruso mucho menor que ella, herido en combate y reclutado en un hospital. Para lograr visitarlo, debía pedir un permiso especial que se le tendría que otorgar por parte de las autoridades francesas.

El capitán Georges Ladoux, quien vió en ella una oportunidad para lograr conseguir secretos bélicos y así lograr vencer en la guerra, dada su fama como una amante empedernida con un gusto peculiar hacia los hombres con uniforme del ejército.

El plan principal era espiar a un embajador de Alemania que se encontraba por esos momentos en Madrid, y sacarle, por los medios que fueran necesarios, información valiosa. Una vez en Madrid, la talentosa del baile y la seducción tomaron afinidad con este hombre, que curiosamente le ofreció ser una doble agente y brindar a Alemania secretos por parte del gobierno francés. Esta aceptó y así comenzó el descenso para Mata-Hari. Se dice que en los últimos años de su vida, mantuvo relaciones íntimas con más militares y hombres con cargos altos en el ejército de los que se puede contar, y que por supuesto, pasaban por París, a lo cual ella no negaba. Su frase más típica dentro del interrogatorio pre-ejecución era que ella se había acostado con todos esos hombres por mero placer y no para sacarles información, lo cual la convertía en una mentirosa innata, pues lograba mezclaba el placer con el trabajo a la perfección.

Fue hallada culpable luego de los interrogatorios, siendo fusilada el 15 de octubre de 1917, con polémicas posteriores a su muerte, ya que todo rastro de sus acciones había sido borrado por ella misma, dejando a su paso miles de interrogantes e hipótesis sobre su trabajo como espía y la incertidumbre sobre el hecho de si su trabajo solo fue una cortina para disfrazar a una vil trampa por parte de los franceses, o un truco de los Alemanes con demasiada información.

 

Conclusión

 

Al igual que en cualquier hecho histórico con demasiados misterios, el nombre de Mata Hari aún pesa con muchas dudas, pero si algo es seguro es que se trató de una mujer que siempre será recordada como la espía bailarina más famosa del siglo XX.

 


Te puede interesar:

Doña Bárbara: todo lo que debes saber


 

 

 

 

 

 

 

Mata Hari, la bailarina misteriosa de la I guerra mundial
5 (100%) 1 vote