Matusalén: El 2do árbol vivo MÁS ANTIGUO del mundo

¡Quien es matusalen? un arbol?

Nombrado, obviamente, en honor a la figura bíblica que vivió durante 969 años, el árbol de Matusalén crece en la arboleda del mismo nombre, que se encuentra en el “Bosque de los Antiguos” del Bosque Nacional de Inyo en Utah, donde está rodeado de otros árboles antiguos. Sin embargo, la ubicación exacta del árbol se mantiene en secreto para protegerlo contra el vandalismo.

Este árbol pertenece al grupo de los Pinos Bristlecone (Pinus longaeva y Pinus aristata) cuya distinción biológica se basa en el número de conductos de resina por aguja, que son difíciles de ver incluso con una lente de microscopio de alta potencia.

El árbol de Matusalén posee una historia interesante

Cuando Edmund Schulman y Tom Harlan tomaron muestras del famoso árbol en 1957, descubrieron que tenía 4,789 años de antigüedad. Schulman informó de sus hallazgos a la National Geographic Society en 1958 y este artículo trajo mucha fama al ahora llamado “bosque de Schulman” e hizo que el área fuera de inmediato protegida por el Servicio de Parques Nacionales Estadunidense.

Se estima que el árbol germinó en 2832 a. C., haciendo de Matusalén uno de los árboles vivos más antiguos y de los organismos no clonales  más conocidos en todo el mundo. Su fecha de germinación hace que Matusalén sea más antiguo incluso que las pirámides egipcias.

arbol mas antiguo del mundo
Bosque de pinos Bristlecones en White Mountains, Inyo County en California, lugar donde se encuentra sembrado Matusalén. Cortesía: Wikimedia Commons

Ya es bastante difícil aceptar que un árbol que era una plántula antes de que subieran las pirámides egipcias siga vivo hoy en día, como es el caso del árbol de Matusalén, un pino erizado de más de 46 siglos de antigüedad. Pero es realmente desconcertante observar las condiciones en las que ha logrado esta extraordinaria hazaña.

Sino pregúntenle a Robert Mohlenbrock quien hace aproximadamente una década, siendo un profesor de botánica de la Southern Illinois University en Carbondale, visitó el antiguo bosque de pino de Bristlecone, parte del Bosque Nacional Inyo de California. “En ese momento pensé que cualquier organismo que viviera más tiempo de lo normal tenía que tener condiciones óptimas”, escribió en su libro Historia natural.

Para las plantas, eso significaría una temperatura moderada, refugio del clima extremo y mucha humedad y nutrientes.

Pero Mohlenbrock estaba totalmente equivocado…

“Cuando me quedé mirando a Matusalén, sabía que me había equivocado” relató en su libro.

Matusalén vive en un lugar desagradable para un árbol (Bosque de Inyo), en donde sopla un viento adormecedor de huesos, y las escasas manchas de suelo en la elevación de aproximadamente 3000 metros sobre el nivel del mar en donde crecen Matusalén y otros venerables bristlecones, parecían contener poca humedad.

Entonces, ¿cuál es el secreto de Matusalén?

Después de décadas de intenso estudio, iniciados en la década de 1950 por el legendario dendrocronólogo Schulman, los científicos están comenzando a conocer lo que hace que los pinos de bristlecone sean tan parecidos a Matusalén. Resulta que el pino bristlecone ha desarrollado estrategias de supervivencia que podrían hacer que otras plantas menos resistentes se conviertan en un foco de envidia. Estas estrategias lo ayudan a enfrentar uno de los entornos más hostiles para la flora del planeta.

Aquí, a los pies de la cumbre de la poderosa Sierra Nevada, que bloquea el viento que se aproxima desde el oeste, la precipitación promedio anual es de menos de 12 pulgadas, y la mayor parte cae en forma de nieve en invierno. En verano, que puede proporcionar tan solo seis semanas de calor para que los pinos de bristlecone generen crecimiento y reservas para el invierno, la humedad precipitable se ubica entre las más bajas registradas en la Tierra.

En ese momento pensé que cualquier organismo que viviera más tiempo de lo normal tenía que tener condiciones óptimas”

Además, la tierra a la que se adhieren los bristlecones no es tierra como la mayoría de las plantas lo saben, sino dolomita, un sustrato de piedra caliza con pocos nutrientes. Con tan poco tiempo para obtener energía del sol, y tan poca energía que se puede obtener del suelo, el crecimiento es extremadamente lento. Un pino bristlecone puede agregar a su circunferencia no más de una pulgada por siglo.

Su secreto radica en que a diferencia de los humanos, el estrés en estos pinos fomenta su longevidad. Conservan sus agujas de cepillo hasta 40 años, cuatro veces más que otros pinos, por lo que necesitan menos nutrientes cada año para un nuevo crecimiento.

Además, su tejido vivo es de solo una tira que en el caso de Matusalén, tiene una pulgada de espesor y seis de ancho. Sus troncos comienzan a morir alrededor de 1.000 años y lo que queda (sus coronas y la tira de tejido vascular) crecen extremadamente lento: una centésima de pulgada en un buen año, y con frecuencia hasta menos. Para tener un buen contexto, las secuoyas gigantes, algunas de ellas con 2,000 años de antigüedad, crecen una pulgada de diámetro en un buen año.

Los expertos creen que la reducción del tejido vivo de los bristlecones es una estrategia de estos pinos para equilibrar su crecimiento con los nutrientes disponibles. Pero también esto puede contribuir a su longevidad de otra manera: las bristlecones que crecen más rápido en condiciones realmente áridas son menos susceptibles a los agentes patógenos (¡casi como en una tierra extraterrestre!).

¿Dónde podemos conocer a Matusalén?

Con el fin de proteger a Matusalén de los cazadores de recuerdos, de las personas que simplemente “lo amarían hasta la muerte” o de correr la misma suerte que Prometheus, otro espécimen de bristlecones que tenía 4.844 años (ahora tendría más de 4900 años) cuando fue destruido accidentalmente en 1964, el servicio forestal estadounidense no revela su ubicación. Solo insinúa que Matusalén está en uno de los árboles a lo largo del sendero en el Bosque Antiguo por lo que cualquiera de las imágenes que aquí mostramos podría ser o no este milenario árbol digno de récords.

Matusalén es ahora el segundo árbol más antiguo del mundo tras perder el sitial de honor con el reciente descubrimiento de un pequeño abeto noruego en el Ártico sueco que se ha demostrado que tiene aproximadamente 9500 años de antigüedad, y se le conoce como Old Tjikko.

Matusalén: El 2do árbol vivo MÁS ANTIGUO del mundo
5 (100%) 1 vote

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.