Cuando la medicina es peligrosa: escándalos médicos

Escándalos médicos
#procrastinfacil #escándalosmédicos
Basta con 5 minutos de una acción ruin y déspota para acabar con una reputación construida a través de muchos años de trabajo, ya que por algún mecanismo concreto, el ser humano pareciera enfocarse de una manera mucho más visceral y atenta en las fallas y errores cometidos por sus semejantes. En la historia del hombre los escándalos han sido la demostración más representativa de todo lo anterior, y como ha de esperarse, la medicina, los médicos y los campos de investigación asociados a esta ciencia, no han escapado de eventos donde la moral e integridad de muchos de sus personajes históricos ha sido comprometida o puesta a prueba.
Remarcaremos detalladamente algunos de los casos más llamativos y particulares, ya que como muchos pensadores diferentes han expresado, quien no conoce su historia está seguramente destinado a repetirla.
 

Te puede interesar: 

10 casos curiosos de la Medicina


 

Paolo Macchiarini y sus órganos sintéticos (2011)

 

escándalos médicos
Fuente: thatladydownintexas.

Oriundo de Italia, el Dr. Macchiarini se encontraba entre los mejores galenos del mundo especializados en el área de cirugía. En el año 2011, se hizo leyenda por realizar el primer trasplante de un órgano sintético (una tráquea plástica), lo cual suponía un avance rotundo en la ciencia de los trasplantes, al dar una esperanza a los pacientes de nunca jamás tener que estar años en una lista de espera por una cirugía que salvara sus vidas.

Radicado en el Instituto Médico Karolinska y el Hospital Universitario homónimo, Paolo Macchiarini realizó este mismo procedimiento a unos nueve pacientes. Los órganos sintéticos utilizados combinaban materiales artificiales potenciados con implantes de células madre, los cuales tenían como fin replicar las células traqueales y evitar los rechazos. Esencialmente se trataba de hacer crecer una nueva tráquea dentro de los pacientes.

Sin embargo, todo esto resultó en la muerte de 7 pacientes y el despido de Macchiarini junto a 11 jurados del Comité del Premio Nobel en Medicina.

Muchos atribuyeron la falla irresponsable al no haber realizado previamente ensayos clínicos en animales de experimentación con los órganos sintéticos, lo cual pudo haber prevenido la muerte de los pacientes.

Hasta los momentos, Macchiarini no ha querido hacer comentarios sobre el tema a la prensa.

Los hijos no informados de Cecil Jacobson (1989)

 

Escándalos médicos
Fuente: timetoast.

 

Cecil Jacobson es un antiguo médico estadounidense, ganador del Premio Nobel Ig en Biología y especialista en fertilidad.

Pasó a la infamia por haber usado su propio esperma en procedimientos de embarazo asistido en una clínica de genética reproductiva en el condado de Fairfax, Virginia.

Se centraba en el tratamiento de mujeres con elevadas dificultades de concepción y mantenimiento del embarazo, mediante el uso de algunos agentes biológicos como la hormona gonadotropina-coriónica humana (hCG).

Durante el año 1989, Jacobson fue acusado por múltiples pacientes de perjura, fraude por correo y telefónico, debido al reporte de embarazos falsos y gran número de falsos positivos.

A esto se le sumó la acusación más crítica: la falsificación de un programa de donantes de esperma, lo cual culminó con alrededor de 75 niños engendrados por las donaciones no aleatorias del mismísimo doctor. Entre ellos, se encontraba inclusive un niño que supuestamente debió ser concebido con esperma donado por el esposo de una de las pacientes.

Finalmente, después de una larga batalla legal, fue sentenciado a 5 años de prisión por fraude y sometido a pagar una multa de 120.000 dólares estadounidenses.

La catástrofe de la Talidomida (1957-1963)

 

Escándalos médicos
El uso de talidomida se relaciona con ausencia de miembros. Fuente: noticiasgalicia.

 

Este fármaco sintetizado por la compañía alemana Grunenthal en 1957, fue la herramienta de primera elección para el tratamiento de la hiperémesis gravídica (constantes vómitos sufridos por las mujeres embarazadas en los primeros meses de gestación), además de ser un potente sedante, que no causaba efectos secundarios, ni muerte por ingestión masiva.

Sin embargo, lo que la industria farmacéutica no pudo anticipar fue que la Talidomida tenía la pequeña propiedad bioquímica generadora de focomelia (anomalía congénita donde hay carencia o ausencia completa de las extremidades superiores o inferiores) en los fetos gestantes de las madres que utilizaban la droga.

Y como si se tratase de un castigo divino, el fármaco no causaba estas anomalías si era únicamente usada por la madre, ya que casos de focomelia fueron observados posteriormente en hijos cuyo padre era usuario crónico de Talidomida.

Miles de bebés (se estima alrededor de 10.000 a 20.000) en estadios tempranos del embarazo fueron afectados por el fármaco. Después de meses de investigación, se determinó que este no causaba problemas mayores, si la gestación era superior a los 42 días. El caso más llamativo fue el de la señora Sherri Finkbine, residente de Arizona, (USA) cuyo hijo sufrió de deformación masiva dentro del útero y recurrió forzosamente a un aborto costoso en Suecia.

Después de meses de deliberaciones legales en países de Occidente, Grunenthal pagó una indemnización de 150 millones de euros a las víctimas.

 


Te puede interesar: 

¿Cómo es el sistema inmune fetal?


 La “mancha de sangre” HIV-Positiva de Japón (1985-1989)

 

Escándalos médicos
Fuente: static.independent.

 

El país nipón no tuvo reportes de contagio de HIV hasta 1985, muchos años después de que los primeros casos fueran detectados en Los Ángeles. La polémica empezó cuando el Ministerio de Salud japonés fue informado de un producto sanguíneo/plasmático y tratado con nuevas técnicas de calor, importado desde Estados Unidos, el cual era libre de las partículas virales del HIV.

En tiempo récord, se realizaron los trámites correspondientes para legalizar el producto en Japón, lo cual tuvo una objeción (por no decir una rotunda resistencia) por parte de la poderosa compañía farmacéutica Green Cross Corporation.

A fin de cuentas, las influencias no permitieron el ingreso del producto en el país, y la corporación se apropió del mercado de derivados hematológicos, introduciendo la política de no-tratamiento por calor, e ignorando la solicitud del ministerio de analizar obligatoriamente los derivados/donaciones sanguíneos en búsqueda de potenciales productos contaminados con HIV, en especial aquellas destinadas para pacientes hemofílicos.

Esto culminó en un total desastre epidemiológico, en el cual se estima que más de 2000 pacientes afectados por hemofilia contrajeron HIV a través de transfusiones de sangre no tratada. La Green Cross Corporation y ejecutivos del Ministerio de Salud japonés fueron posteriormente acusados de homicidio culposo.

Conclusión

 

Después de conocer todos los escándalos anteriores, nos podemos hacer una idea de cómo las acciones irresponsables o erradas en el mundo médico han sido capaces de destruir carreras y organizaciones enteras.

A modo de reflexión, cabe destacar que más allá de esto el mensaje es claro, muchas veces quién sufre el mayor de los daños por una mala práctica o un escándalo no es el profesional de la salud, sino el paciente, el individuo que menos se lo espera. ¡Así que, a fomentar la conciencia, futuros profesionales médicos!

Cuando la medicina es peligrosa: escándalos médicos
5 (100%) 2 votes