Mesalina era una chica de familia patricia que fue desposada con un pariente, el Senador Tiberio Claudio César Augusto Germánico, quién tras el asesinato de su sobrino Calígula, se convertiría en el cuatro emperador de Roma. Su tercera esposa, Mesalina, pasó a la historia por su desenfrenada vida sexual y por ser ejecutada tras cometer bigamia. He aquí una biografía sobre ella.

Mesalina ninfomana
Su increible belleza era atractiva a los ojos de numerosos hombres. Cortesía: Blog Locuriosox

Familia y matrimonio

Hija de Marco Valerio Mesala quien pese a estar emparentado con la familia real, no era ni un político prominente ni rico. Por otra parte Domicia Lépida, su madre, despilfarró la poca fortuna familiar. Su única salida era encontrar un pretendiente muy rico, al que no le importase la indigna dote, el candidato fue su tío Claudio, quien también era tío del emperador.


Te va a gustar: Conoce la evolución del arte en la historia


Claudio tenía una fama de ser de un hombre rico, viejo, desgarbado, enfermizo, cojo, tartamudo y poco brillante. Tras dos divorcios le atrajo la belleza y juventud de Mesalina, 36 años menor que él. Contrajeron nupcias el año 39 d.c, se dice que tras consumar el matrimonio espero a que Claudio durmiese para tomar aire fresco y al ver a un esclavo en su jardín le ofreció tener relaciones sexuales con él. Esta sería la primera de las muchas infidelidades.

Claudio esposo de Mesalina
El emperador Claudio (Lugdunum, 1 de agosto de 10 a. C.​ — Roma, 13 de octubre de 54 d. C) fue el primer esposo, y quien permitió la ascensión al poder de Mesalina. Cortesía: Wikimedia Commons

Sin embargo, tuvieron una vida en común corriente, una hija, Claudia Octavia y un hijo llamado Tiberio Claudio Germánico, más tarde conocido como Británico. Ella parecía aceptar la vida tranquila de esposa de un Senador romano.


Te puede interesar: La vida de Hipatia: una visión adelantada para su época


Nuevo gobierno, nuevos excesos

En el año 41 d.c, Mesalina se convierte en la emperatriz de Roma. Tras el asesinato de Calígula a manos de la guardia pretoriana, su tío Claudio es nombrado emperador de Roma. Con ello, Mesalina a sus 18 años de edad, conseguía un poder ilimitado. Por ello empezó a mostrar un comportamiento libertino, pasó de ser la primera mujer de Roma a ser considerada la primera meretriz. Sus fiestas eran calificadas como las más depravadas de Roma pero su esposo hacía oídos sordos a las habladurías debido al amor que le profesaba.

Algunos amantes y aventuras

Lucio Vitelo: fue un político romano, le aburrió rápidamente porque se humillaba a sí mismo para estar bien con ella.

Sabino: Mesalina se obsesionó con él solo por su cabellera y su perfume. Sin embargo, no fue el único amante escogido por razones similares, motivos como tener las manos calientes, o por una piel lisa y suave era suficiente para ella.

Tito: Fue su favorito hasta que pregonó libremente sus amoríos con la emperatriz, en represalia, ella ordenó que fuese envenado.

Cayo Apio Junio Silano: Senador y posteriormente cónsul. Este fue su amor platónico pero nunca le correspondió, ya convertida en emperatriz, lo hizo volver desde Hispania para que contrajese matrimonio con su madre y seguir insistiendo en un amorío. Él se negó nuevamente y fue ejecutado por traición.

Narciso: Amante de una sola noche y liberto del emperador. Le tenía un profundo rencor a Mesalina, pues tras pasar una noche con ella, comenzó a mofarse de sus pocas habilidades en la cama.

Mnéster: Actor, estaba enamorado de otra mujer, la que fue calumniada y obligada a suicidarse. Mesalina ahora tenía el camino libre. Mnéster también solía llevarle hombres que la complacieran, se convirtieron en grandes amigos.

El barrio de Suburra: Por idea de Mnéster, cada noche la emperatriz iba a Suburra, el barrio más peligroso y depravado de Roma, con el fin de prostituirse. Usaba el nombre de Lyscisca (mujer loba), nadie la reconoció.

El concurso: Aprovechando la ausencia de Claudio, Mesalina tuvo la idea de retar a las prostitutas de Roma, quien estuviese con más hombres en una noche ganaría. Escila fue la representante de las prostitutas y solo logró 25 hombres respecto a los 200 de Mesalina.

Caída en desgracia

En uno de los viajes de Claudio, Mesalina contrajo matrimonio con su nuevo amante Cayo Silio, un cónsul, juntos planearon asesinar a Claudio y coronar a Silio como nuevo emperador. Narciso, uno de sus amantes de una noche avisó al emperador y este volvió rápidamente a Roma, dando la orden de matar a todos los amantes de su esposa. Mesalina intentó ver a Claudio para hacer que este se calmara pero Narciso lo impidió, más tarde el emperador dio la orden de que se suicidase.

Mesalina y su hijo británico
Mesalina y su hijo Británico. Cortesía: Wikimedia Commons

Mesalina solo pudo rasguñarse con el puñal, así que fue decapitada por un centurión. Claudio, quien tenía problemas de memoria y no recordó haber ordenado la muerte de su esposa, se enteró de su muerte cuando ella no cenó con él la noche siguiente.


Es genial: Italia y el renacimiento: Las familias más poderosas de la época


Luego de su muerte, Claudio ordenó que los bustos y el nombre de su esposa fuesen retirados de todo lugar público en Roma, debido a la humillación, también pidió a su guardia que lo matase si volvía a contraer matrimonio. Sin embargo, se casó nuevamente con su sobrina Agripina la Menor. Su nueva esposa puso en duda la paternidad de Claudio sobre el hijo que tuvo con Mesalina, desheredándolo en favor de su hijo, Nerón, quien la mataría una vez convertido en emperador.

Mesalina, la emperatriz caída en desgracia por su libido.
5 (100%) 1 vote

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here