Música: Cómo afecta a nuestro cerebro

Probablemente seas una persona que le gusta la música. Este sutil elemento que  forma parte de nuestro día a día obliga a nuestro cerebro a realizar funciones complejas que ni imaginas, y estoy seguro que eres uno de esos que escucha música para relajarse, sentirse feliz, despecharse en situaciones cuando te deja tu pareja, hacer ejercicio, estudiar e inclusive dormir. Es por ello que en este articulo intentaremos abordar este tema desde una mirada un poco más científica  de cómo la música afecta a nuestra mente.

Mantente leyendo…


la musica es mi vida

¿Qué es la música?

Desde la prehistoria, época en la que nuestros primitivos ancestros realizaron los primeros instrumentos musicales a partir de huesos de animales, y de ellos la emisión de sonidos en intervalos de tiempo regulares (ritmo), se podría decir que son los inicios de la música en la historia de la humanidad. En las antiguas civilizaciones la música comenzó a  tomar mayor relevancia en las actividades humanas como lo son los eventos sociales, culturales e inclusive médicos. En la antigua Grecia se consideraba que la música “activa el alma, las emociones y actúa sobre la voluntad”.

¿Qué es lo que convierte sonidos en música? es la primera pregunta que debemos formularnos. R. Scruton  (Filosofo y compositor)  dice que los sonidos son un tipo especial de entidad diferente a las cosas y las propiedades. A diferencia de las cosas, el sonido no ocupa espacio, tampoco está hecho o acabado, y son el resultado de un acontecimiento físico pero no una propiedad de la fuente que lo genera.

Según Roger Scruton la estructura del sonido no lo convierte en música, es decir que la armonía, tono, frecuencia y ritmo que son propiedades intrisecas del mismo no lo transforma en música, entonces ¿que genera la música?, la respuesta a eso es que se debe a una propiedad extrínseca, que se debe buscar, y que depende de la percepción subjetiva del oyente.  La música existe solamente cuando nosotros la reconocemos o aceptamos como tal.

“La música existe como un producto de la consciencia humana, forma parte de nuestra esencia, es un reflejo de nuestras almas”


También puedes leer: Como reconocer todos los géneros de Metal (Guía definitiva)


La emoción musical

Es de cultura general saber que las canciones pueden evocar sentimientos y recuerdos. Esto a ha sido descubierto y usado durante muchos siglos por eruditos de la música, y esto es confirmado por diversos estudios que han estudiado la relación entre la estructura musical y las emociones humanas. Desde hace mucho tiempo se ha descrito  que en muchas partes del mundo las claves mayores y tiempos rápidos causan alegría y los tiempos lentos producen tristeza o que la disonancia produce ansiedad y miedo, pero todo esto depende de los gustos musicales de cada persona.

La emoción musical es una reacción individual que está determinada por factores como el interés, la educación, el aprendizaje, la cultura y la personalidad; todos ellos contribuyen de manera íntima y única a la experiencia musical, por lo que una pieza musical puede evocar emociones y sentimientos en algunas personas, pero pueden dejar indiferente a otras. A pesar de la universalidad de la música, esta no es una necesidad biológica, y en contraste con el lenguaje verbal  u otras funciones cognitivas, existe una gran variación para la sensibilidad musical.

Si te sientes triste te puedo asegurar que con una pieza musical de tu preferencia cambiaras de estado de ánimo tal como lo indica la imagen de abajo.

como afecta la musica a nuestras emociones
Emoción musical

La comprensión musical en nuestro cerebro y la plasticidad neural

La música realiza demandas únicas al sistema nervioso central, además los distintos componentes de la música se procesan en zonas específicas en ambos hemisferios. El tono se procesa primariamente en el hemisferio cerebral izquierdo. El ritmo, la métrica y el tiempo en la base del cerebro, el timbre en  la región posterior superior, la melodía y el contorno melódico se procesan en ella región posterior inferior, los intervalos y la semántica  en la región posterior, la sintaxis musical en la región anterior del encefalo.musica y la plasticidad neuronal

En el hemisferio derecho tiene una dominancia para la percepción de melodías, pero con diversos estudios se demostró que la corteza temporal derecha no solamente cumple con esta función, sino que además está implicada en el procesamiento, reconocimiento y discriminación del timbre y del tono. Asimismo se le atribuye al hemisferio derecho las funciones como memoria musical, entonación, memoria tonal y preservación del contorno melódico.

En el Hemisferio Izquierdo, considerado como el encargado del reconocimiento del habla y procesamiento del lenguaje, función que depende de áreas anteriores de la corteza auditiva, está involucrada también en el procesamiento de estímulos musicales, aunque también se le atribuyen las funciones del reconocimiento de estructuras rítmicas, temporales y secuenciales,  se le relaciona con las representaciones semánticas del estímulo musical.

Diversos estudios en personas que desde la niñez tuvieron instrucción musical, demostró un aumento de la sustancia gris en el área motora y somato-sensorial, área parietal superior y giro temporal inferior, de los cual se puede inferir en una mayor cantidad de nuevas conexiones entre las neuronas de esas zonas, que se evidencia más en las personas que recibieron instrucción musical en los periodos críticos junto con un aumento de la habilidades cognitivas para la compresión musical.

La compresión de los distintos componentes de la música se realiza a través de una compleja red neuronal cortical y subcortical que además están relacionas con la actividad motora, memoria, afectividad y la conducta. La compresión musical se realiza en muchos casos en una vía neuronal única y distinta a las demás implicadas en los procesos de recordar nombres, rostros familiares, memorizar palabras,  discriminación de objetos en el entorno, sentido de la orientación y dirección en distintos lugares y también para el conocimiento semántico.



Quizás te pueda interesar: Aprende a memorizar con “los palacios de la memoria”


La enfermedad de Ravel

Maurice Ravel, uno de los músicos más influyentes del siglo XX, sufrió una forma de demencia progresiva (degeneración subcorticoganglionar), esta enfermedad en muchos casos afecta primariamente al lóbulo izquierdo ocasionando afasias (incapacidad de comunicarse) y apraxias (incapacidad de realizar movimientos ya aprendidos con fluidez), y que en casos más avanzados afecta en menor grado al lóbulo derecho. La enfermedad fue diagnosticada en 1927 cuando él tenía la edad de 52 años, pero fue 2 años después que ya avanzada la enfermedad, él pudo componer bolero e inclusive 4 años después compuso obras de piano, como lo son Concierto para la Mano Izquierda y Concierto de Sol Mayor.

Maurice Ravel a pesar de haber tenido una enorme dificultad con la coordinación de los movimientos finos de sus manos, incapacidad para leer y escribir y su dificultad para encontrar palabras para expresarse, él era capaz de dictar música, e inclusive entonar y tocar de memoria sus compases y tonos favoritos. Maurice también pudo reconocer las piezas musicales que había compuesto anteriormente a la enfermedad.

Aquí una de sus mejores piezas.

Bolero – Maurice Ravel

    La música como terapia para enfermedades neurodegenerativas

La música Influye sobre diversas funciones vitales en nuestro cuerpo; crear música y escucharla, activa a muchas estructurales cerebrales al mismo tiempo relacionadas con la cognición (pensar), procesos emocionales, sensorio-motores, fisiológicos (aumento del ritmo cardíaco), la memoria y la integración multisensorial.

Algunos autores colocan a la música como una estrategia para promover la salud y rehabilitación, pues se ha demostrado que sus efectos positivos sobre el organismo pueden ayudar a combatir ciertas enfermedades por lo que se ha convertido en una posible herramienta para mejorar la calidad de vida de la personas.

Música como terapia para enfermedades neurodegenerativas

Para Stefan Koelsch  (Fisiólogo músico) la música puede ser empleada como terapia para reducir el dolor, las preocupaciones y la ansiedad. Así, determinadas actuaciones que evocan emociones a través de la música, podrían ser el punto inicial de futuras terapias musicales. Otro ejemplo de uso de la música en rehabilitación es la estimulación auditiva rítmica, la cual en la actualidad se utiliza para mejorar los parámetros de la marcha en pacientes con Parkinson, secuelas de evento vascular cerebral, lesión medular, trauma craneoencefálico y parálisis cerebral.

Finalmente.. La compresión de la música que escuchamos cada día, es un proceso que requiere de compleja interconectividad intrahemisferica e interhemisferica, jerarquización neuronal, plasticidad neuronal, especialización estructural y funcional y de una compleja cooperación entre distintas partes del encéfalo. Toda esta vía neuronal única en el cerebro es respetada y en muchos casos se mantiene indemne en enfermedades neurodegenerativas, y es importante tener en cuenta  que es un tema fascinante con muchas interrogantes, pero ¿Que hace tan especial esta vía neuronal para que sea elegida por el cerebro como reserva cognitiva en vez de las demás? ¿Habrá límites para lo que la música puede hacer con nuestras mentes? ¿La música tendrá la llave para la cura de enfermedades como el Alzheimer? Son preguntas que aún quedan por responder y cada vez parece que las respuestas están más cerca..


Te puede interesar leer:


Si te gustó compartelo con tus amigos.

Música: Cómo afecta a nuestro cerebro
¿Qué tal te pareció el post?

Comparte en tus redes si te gustó.
  • 26
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
    27
    Shares
  •  
    27
    Shares
  • 26
  •  
  • 1
  •  

Estudiante de tercer año de medicina de la escuela Luis Razetti de la UCV, preparador del Programa Samuel Robinson.

Sliding Sidebar

Danos un Like en Facebook

Siguenos en Google+

Instagram Slider

No images found