Napoleón Bonaparte ha despertado todo tipo de críticas y elogios, incluso desde antes de ser emperador de los franceses. Su vida despierta curiosidad por lo rápido de su ascenso y caída. Comenzó siendo un niño apasionado a las matemáticas, que por pocos meses nació en Francia. Y acabó convertido en uno de los mayores genios militares de la historia. Acompáñanos en un recorrido por su vida. 

El joven Bonaparte

Bonaparte de Gros
Bonaparte sobre el puente en Arcole. Pintura de Gros. Fuente: Wikimedia Commons

Mientras la madre de Napoleón, Letizia Ramolino, estaba embarazada de él. Su padre, Carlo Buonaparte, se dedicó a organizar la resistencia durante la lucha por la independencia de Córcega. Ramolino solía acompañar a su esposo para ello y no dejó de hacerlo por su embarazo. Napoleón, nació el 15 de agosto de 1769, cuatro meses después de la anexión la victoria francesa sobre Córcega. Nacido Napoleone di Buonaparte, fue el cuarto hijo del matrimonio, aunque los primeros dos no sobrevivieron el año. Curiosamente, el primero también llevaba por nombre Napoleone, y el futuro conquistador fue nombrado en honor a este.

El dominio francés sobre Córcega influyó en que Napoleón tuvo una etapa en que apoyó la independencia corsa. En su juventud, no lograba dominar en idioma francés, sino que hablaba italiano, esto lo convirtió en la burla de sus compañeros de clase, o como se diría en la actualidad sufrió bullying. Sin embargo, se antepuso a ello con su carácter y logró obtener el respeto de sus compañeros y profesores. Sus mejores notas fueron en matemática, una de sus pasiones, y geografía. Al graduarse, a los 16 años, obtuvo el rango de teniente segundo de artillería.

Tras la muerte de su padre, habiendo cambiado de parecer en que su natal Córcega debía ser independiente y apoyando a los jacobinos, quiso abrir fuego contra las tropas de su antiguo ídolo Pasquale Paoli, quien nunca perdonó esto. Inclusive sus subordinados incendiaron la propiedad de los Bonaparte, la familia tuvo que huir y refugiarse en Marsella. Allí conoció a Désirée Clary, su primera prometida, a la que dejaría por Josefina, y la que se convertiría en Reina de Suecia.

Primeras Campañas

Capitulación de Madrid
Capitulación de Madrid el 4 de diciembre de 1808. Pintura de Antoine Jean Gros. Fuente: Wikimedia Commons

Napoleón hizo amistad con Augustin Robespierre, el hermano de Maximillien Robespierre, quien comenzó El Terror y acabó guillotinado. Por ello, se le dio la comandancia de artillería en el Sitio de Toulon. La ciudad de Toulon se había levantado contra El Terror, permitiendo la entrada de ayuda armada de Inglaterra y España. El ejército debía repeler su entrada. Cosa que Napoleón hizo muy bien, utilizando la artillería para obtener ventaja disparando a los fuertes ingleses y españoles. Bonaparte acabó convertido en héroe pero la caída de Robespierre causó su arresto, aunque no encontraron pruebas en su contra tuvo que empezar de cero.

Entonces comenzó a trabajar en el Departamento de Operaciones y codeándose con la gente correcta ascendió rápidamente. Barras, le puso a cargo de la defensa del Directorio y se ganó la confianza, pero sobre todo influencia en el Directorio, luego de una masacre contra manifestantes. En esta época se casó con Josefina de Beauharnais, quien era la amante de Barras, y continuó siéndolo durante la campaña de Italia.

Napoleón cruzando los Alpes
Napoleón cruzando los Alpes, de David. Fuente: Wikimedia Commons

Durante la campaña de Italia fue cuando Bonaparte obtuvo el apodo “El pequeño cabo” e incluso llegó a publicar dos periódicos en Francia. Allí derrotó a cuatro generales austríacos, cuyas tropas eran superiores en número y venció a los Estados Pontificios. También implementó la línea Chappe de semáforos, el antecesor al semáforo moderno. Las monarquías europeas se quejaron de inmediato porque sus tropas habían saqueado Italia y él obligó a Austria a firmar un acuerdo de paz. Luego conquistó Malta y marchó hacia Egipto, conquistándolo aunque eventualmente la lucha quedo estancada, cuando gracias a los ingleses su ejército quedó varado en Egipto, donde lo llamaban Sultán Kebir. En este período se descubrió la Piedra de Rosetta.

Primer Cónsul

Primer Cónsul Bonaparte de Gros
Primer Cónsul Bonaparte, retrato de Gros. Fuente: Wikimedia Commons

Napoleón Bonaparte utiliza este nombre en vez Napoleone di Buonaparte en sus informes desde el frente. Más tarde, abandona sus tropas en Egipto para ir a Francia, donde la instabilidad política y social le facilita dar un golpe de Estado. Esto se materializo el 18 de brumario o en el calendario que conocemos el 9 de noviembre de 1799. Napoleón tomó la Asamblea Nacional con la milicia, esto terminó con el Directorio y comenzó el Consulado. Muchos afirman que aquí acaba la revolución francesa.

El Consultado era una especie de triunvirato entre Napoleón Bonaparte, Roger Ducos y Emmanuel-Joseph Sieyès. Se escogió a quien sería el primer cónsul por orden alfabético, es decir Bonaparte. Supuestamente se turnarían en el poder cada año pero Bonaparte jamás dejó de ser cónsul y luego los reemplazó con Jean Jacques Régis de Cambacérès y Charles-François Lebrun. Ganó una amplia popularidad por sus medidas políticas y sus apariciones públicas.

Napoleón Bonaparte ante el consejo de los quinientos
El general Bonaparte ante el consejo de los 500, pintura de Bouchot. Fuente: Wikimedia Commons

También comenzó la era de los plebiscitos, ya que todo se consultaba pero igualmente era amañado en muchas ocasiones. Y fue por una votación, luego de extender el período de los cónsules de un año a 10, como Napoleón Bonaparte acaba convertido en cónsul vitalicio, cargo que se podía heredar. En este tiempo, sofocó una guerra civil e inició una política económica que permitió pagar las deudas dejadas por la revolución y Luis XVI.

El Emperador Napoleón I

Coronación de Napoleón, por David
Detalle de la Coronación de Napoleón, por Jacques Louis David. Fuente: Wikimedia Commons

Con el inmenso apoyo popular Napoleón Bonaparte también obtuvo una buena cantidad de enemigos, algunos que quisieron atentar contra su vida. Por ello, Joseph Fouché, le sugirió eliminar el consulado y formar un imperio. Acepta la idea y se proclama emperador el 28 de mayo de 1804. Poco antes de esto se promulgó el Código Civil de Francia, llamado también Código Napoleónico, en el que curiosamente Napoleón sólo participó en la redacción sobre el divorcio y la adopción, por interés propio. Lo demás fue compilado por Cambacérès. Abolía el feudalismo y la servidumbre, estableciendo la libertad de culto, el sistema administrativo y judicial.

Es famosa la coronación de Napoleón Bonaparte como Napoleón I en Notre Dame, estuvo presente el Papa pero Napoleón se coronó a sí mismo y luego a su esposa Josefina. Ambos fueron obligados a casarse ante la iglesia católica para que el papa aceptase ir a la coronación. Aunque su madre Letizia Ramolino se negó a asistir pero a petición de su hijo aparece en la célebre pintura de Jacques-Louis David. Durante este tiempo existió una fuerte censura a la prensa, en contraste cada estado disponía de una academia de ciencia que financiaba a los nuevos talentos e investigaciones, como el submarino. También decretó un bloqueo continental sobre Reino Unido, aunque Francia perdía más.

A medida que el Imperio Francés aumentaba en territorio, por las conquistas de Napoleón, dio las distintas coronas, principados y ducados de Europa a sus hermanos. En 1809 antes del comienzo de su declive se divorcia de Josefina con la que no pudo tener hijos.

Conquista de Europa

Napoleón en Berlín de Charles Meynier
Napoleón en Berlín de Charles Meynier Fuente: Wikimedia Commons

Una vez hecho emperador Napoleón comenzó a expandir territorialmente Francia. En primer lugar luchó y ganó contra Austria en Ulm, Alemania. Siguió con su ejército hasta Austerlitz, donde se produjo una de sus más brillantes victorias, contra el ejército ruso y austríaco, los tres emperadores de esas naciones estuvieron presentes en esa batalla. También conquistó algunos Estados de Italia para continuar con Holanda y Alemania, estableciendo la Confederación del Rin, gobernada por su hermano Luis.

Preocupados Rusia y Prusia se aliaron pero perdieron. Ante esto se firma un tratado entre Rusia y Francia, donde Rusia cedía Varsovia y Westfalia, y Francia parte de Prusia. Ambos emperadores firmaron el tratado en Tilsit, Napoleón y Alejandro I de Rusia mantuvieron una buena relación de amistad que se dice pudo haber sido algo más, e incluso existen pasquines.

Napoleón planeaba invadir Portugal pero para ello tenía que atravesar España. Así que pidió permiso al rey para cruzar el país con su ejército, el problema fue que invadió sus principales ciudades en el camino. Esto inició una serie de revueltas en España, para solventarlo envió a su hermano José como rey. Aunque nunca pudo ejercer el cargo y fue terriblemente impopular, tanto que su esposa la reina jamás piso el país. En mayo de 1809 rompió el pacto con Francia y casi destruye el ejército francés o Grande Armée. Napoleón se casa con María Luisa de Austria al año siguiente para solventar la crisis, aunque en realidad no sirvió de nada, y tiene a su hijo Napoleón II, a quien nombrará Rey de Roma.

La Campaña de Rusia

Incendio de Moscú por Mazurovsky.
El incendio de Moscú por Viktor Mazurovsky. Fuente: Wikimedia Commons

El genio militar de Napoleón parecía no tener fin, conquistando poco a poco Europa y así parecía que iba a continuar en Rusia. Nada más lejos de la realidad, aunque debemos aclarar, Napoleón no invadió en invierno sino el 23 de junio de 1812. Además el invierno se adelantó cuando la Grande Armée estaba dentro del imperio.

La invasión se inició porque Rusia se negó a continuar con el bloqueo a Reino Unido. Aunque el zar Alejandro y Napoleón se llevaban bastante bien, la aristocracia de Rusia presionaba para recuperar Varsovia. Cuando Napoleón invade Rusia, estos le dejan avanzar por su territorio. Sin embargo, quemaban la tierra que abandonaban para que le ejército francés no se reabasteciera. El último éxito napoleónico en Rusia fue la batalla de Borodinó, la batalla más sangrienta de toda la guerra. Si bien Napoleón entró a Moscú un incendio, que aún no se sabe si fue intencional o no, arrasó lo poco que quedaba obligando a las tropas francesas a retirarse. Napoleón huyó de incógnito hasta Francia pero alrededor de 570.000 soldados perecieron, la mayoría por el frío.

Las demás potencias viendo su derrota se levantaron contra él y formaron una coalición. Integrada por Rusia, Reino Unido, España, Austria, Suecia, y Portugal. Napoleón luchó contra esta en Alemania, ganó en Dresde y perdió en Leipzig. Esta última fue un punto de inflexión, su ejército ya no podía luchar y la coalición llegó hasta París.

Primer Exilio

Napoleón Bonaparte en Fontainebleau
Napoleón Bonaparte en Fontainebleau de Delaroche. La pintura capta el momento leugo de su primera abdicación. Fuente: Wikimedia Commons

Con los ejércitos de Europa en París, Napoleón se vio forzado a renunciar. Todo quedo escrito en el Tratado de Fontainebleau, que también le exigía el exilio en la Isla de Elba, donde gobernaría como príncipe y su guardia sería de 400 hombres. Desde la Isla de Elba, en Italia, podía ver a diario su natal Córcega. También podía recibir visitas, a menudo solía ver a su madre y una de sus amantes, la condesa polaca María Waleswka, con el hijo que tenían en común. Su esposa se fue a Austria y jamás lo visitó. Josefina de Beauharnais murió durante su exilio y Napoleón se aisló unos días por la tristeza.

Durante su gobierno en la isla construyó hospitales, teatros, caminos y potenció la agricultura. No obstante, un año después en febrero de 1815 escapó por las amenazas contra su vida que le notificaba su hermano José y/o por la impopularidad de los nuevos monarcas. El ejército pedía que Napoleón volviera o el poder podía ser reclamado por el Duque de Orleans. El 1 de marzo desembarcó en Cannes y siguió hasta París. Los regimientos del rey enviados para capturar a Napoleón no volvían porque se quedaban con su “El pequeño cabo.” Diecinueve días después Napoleón era emperador de los franceses por segunda vez, se alojaba en el palacio real, todo sin que hubiera un solo herido.

Los Cien Días

Napoleón I de Gerard
Napoleón I, de Francois Gerard. Fuente: Wikimedia Commons

Quienes conocieron a Napoleón relataron su cambió tras el exilio, estaba enfermo, aunque algunos lo atribuyeron a la presión de reinstaurarse como monarca. En política modificó la constitución para tener dos cámaras una hereditaria y otra electa democráticamente por el pueblo. Planeaba disolver ambas luego de su victoria, la cual nunca ocurrió. Gobernó durante cien días hasta la restauración de Luis XVIII.

El resto de Europa miraba con preocupación y formaron otra coalición, la séptima, sabían que Napoleón no iba a limitarse a gobernar Francia sino que expandiría su imperio de nuevo, y eso intentó. El 12 de junio de 1815 partió con su ejército hacia Bélgica, seis días más tarde comenzará la Batalla de Waterloo. Francia perdió en un día y su ejército huyó a París. Se cree que de estar en buena condición física Napoleón hubiese ganado, ya que solía mirar las batallas desde el frente pero una dolencia se lo impidió. Tuvo un buen plan, sorprendió a los aliados y los dividió pero su error fue no enviar a tiempo a la Guardia Imperial, además que cuando esta entró al campo y retrocedió, lo que fue un duro golpe para la moral francesa.

Segundo Exilio

Napoleon en St Helena
Exilio de Napoleón en Santa Helena, pintura de Paul Delaroche. Fuente: Wikimedia Commons

Tras la derrota de Waterloo ni Francia, ni Europa lo querían como emperador y aunque su hermano Luciano Bonaparte le sugirió que se proclamase dictador Napoleón reconoció que era ir demasiado lejos. Abdicó en favor de su hijo como una formalidad y aceptó el segundo exilio. Esta vez tenía condiciones más duras, sería un prisionero por el resto de su vida. Fue enviado a la Isla de Santa Helena ubicada en medio de la nada que pertenece a Reino Unido pero se encuentra entre África y Latinoamérica. Se dice que al conocer su destino Napoleón intentó suicidarse.

El clima de la isla no le ayudaba a su enfermedad y se especula que fue elegido de esa forma por los británicos para apresurar su muerte. Se le prohibieron las visitas, por lo que nunca volvió a ver a ninguno de sus hijos. Napoleón quedó a cargo de Hudson Lowe, quien constantemente lo privaba de cosas como libros, periódicos, la comunicación con las personas del exterior e incluso tuvo que vender las vajillas que llevo consigo para alimentar a quienes lo acompañaron al exilio. Pese a esto Napoleón logró dictar sus memorias. Curiosamente, sus partidarios planeaban a ayudarlo a escapar en submarino pero murió antes.

Muerte

Napoleón de Andrea Appiani.
Napoleón I de Francia, de Andrea Appiani. Fuente: Wikimedia Commons

Napoleón murió el 5 de mayo de 1821, de un cáncer como su padre, aunque en su cuerpo se encontraron restos de arsénico. En sus últimas palabras recordó lo más importante en su vida “Francia, el ejército, Josefina.” Su último deseo de ser enterrado cerca del río Sena fue ignorado, su cuerpo permaneció en Santa Helena y su lápida vacía, ya que no hubo consenso sobre que debían escribir, unos decían Napoleón Bonaparte y otros Napoleón I. Su cuerpo volvió a Francia en 1840, cuando se le hizo un funeral apropiado. Desde entonces permanece en Los Inválidos de París.

En conclusión, Napoleón Bonaparte fue uno de los hombres que marcó su época. Teniendo una brillante carrera militar y política que sólo la unión de las grandes potencias europeas pudo frenar, incluso tuvieron que hacerlo dos veces. Aunque el final de su vida no fue justo para haber sido uno de los hombres más grandes de su tiempo y de la historia.

¿Qué tal te pareció el post?