12 Narraciones cortas ¡Muy atrapantes!

Narraciones y relatos

La narración es la lectura de un suceso que puede ser real o ficticio. Es una acción que existe desde que el hombre tiene conciencia y logra dominar el lenguaje, expresar historias increíbles, o momentos importantes para la vida de un hombre. Esto se logra con el arte de narrar. Siempre se debe mantener una relación con la historia que se esté relatando para mantener atrapado al espectador y que quede grabado. Es un arte que puede ser tanto oral (contar la historia) como escrita (plasmar la historia en papel). Aquí te traemos unas narraciones cotas que de seguro te llamarán la atención.

Advertisement

1 La broma Final

Advertisement
broma final

Faltaba media hora para las doce cuando el timbre irrumpió. «La broma», de esa manera la habían nombrado sus compañeros nuevos, debía estar lista antes de las doce de la noche. En ese mismo momento la puerta se abrió. Al otro lado apareció un pasillo negro como la noche. En el fondo surgió una figura con un traje que se arrastraba y con una mano cadavérica hizo señas haciendo referencia de que pasara. Solamente hizo falta que pasara el marco de la puerta, como si de un umbral tratase, para que se cerrara a sus espaldas. El misterioso ser que solo demostraba una figura en la obscuridad comenzó a acercarse lentamente hasta que era posible distinguir su rostro. Fue en ese momento cuando pudo oír unas voces a la distancia y haciéndole comprender al momento que había llegado demasiado pronto.

Autor: Ozymandias

2 Historia corta

Nadie tiene la más mínima idea de que pasado la media noche baja de su trono y en las cercanías de la plaza Italia se entretiene y danza con los santos. Nadie tiene nociones de que acercándose el amanecer regresa a toda velocidad al cerro jadeando de cansancio y vuelve a su posición original. Nadie ha notado que con las veces que ha subido y bajado, la virgen al pasar de los días se va poniendo más flaca y sus vestimentas cada día se le hacen más grandes.

Autor: Francisco Navarro

3 Terror Real

Era una tarde tranquila, cuando Carlos recibió una llamada de su novia.

»-Carlos no me ha llegado la regla desde hace dos semanas-»

Autor: @FSYS

4 La carta suicida

Carta suicida

Al lado del cadáver se encontraba una nota suicida, que explicaba lo sucedido con las siguientes palabras: Sr. Juez. En esta situación nadie tiene la culpa de mi partida, no soportaba ni dos días más en mi martirio, un poco de tiempo más y me perdería incluso de saber quién soy en realidad, y en este valle de lágrimas sería una tortura seguir viviendo. Tuve la mala suerte de contraer matrimonio con una mujer viuda, la cual tenía una hija, si hubiera sabido de su existencia nunca me habría casado. Para continuar explicando los sucesos trágicos que llevaron a todo este desenlace, quiero comentar que mi padre era también viudo, conoció y se enamoró e incluso le pidió patrimonio a la hija de mi esposa, motivo por el cual mi esposa era suegra de su suegro, mi hijastra termino siendo mi madrastra, mi padre se convirtió en mi propio yerno. Paso el tiempo y mi madrastra dio a luz un niño que era mi hermanito, pero a su vez era nieto de mi esposa, por lo que mi hermano era también mi nieto, mi esposa era suegra de su hija, yo soy entonces padre de mi madre y mi papa y su esposa son mis hijos al mismo tiempo y para colmo soy mi propio abuelo. Con todo este relato me despido por que no tengo ni la más mínima idea de quién soy.

ATT: el cadáver    

AUTOR: DESCONOCIDO

5 El hombre invisible

Aquel hombre si era invisible, pero absolutamente nadie se dio cuenta.

Autor: Gabriel Jiménez Imán

6 La piedra

El distraído tropezó con ella.

El agresivo la utilizo como arma.

El diligente construyo y edifico con ella.

El campesino, buscando descanso, la utilizo como asiento.

Al niño, sirvió de entretenimiento.

Para David, fue su suerte contra Goliat.

A Miguel Ángel, le sirvió como material para esculpir arte.

En todos los casos lo que marcó la diferencia no fue la piedra sino el hombre mismo, por ello no veas la piedra como una adversidad en tu camino, sino como un instrumento para avanzar en el mismo.

Autor: Anónimo

7 Amputaciones

Amputaciones

Por estar jugando con el ventilador, la pequeña niña tiene su última falange amputada de su pequeño meñique.

A partir de ese momento las tres pequeñas muñecas, como un castigo, tienen sus pequeños meñiques amputados con tijeras.

Autor: Dalton Trevisan

8 El sabio y el escorpión

Érase una vez un monje muy sabio que se encontraba deambulando en conjunto de sus discípulos en las cercanías de un rio. Mientras se encontraba caminando pudo percatarse que un escorpión se había precipitado al agua y estaba ahogándose. Sin dudarlo tomó la decisión de salvarle la vida retirándolo del agua. Pero al mismo tiempo que rescataba al escorpión del agua, este mismo lo acúleo.

El dolor que habría producido la aculeada del escorpión obligo al sabio monje a soltarlo nuevamente y que este volviera a precipitarse al agua. Al percatarse de que el escorpión se encontraba nuevamente en el agua el sabio monje volvió a intentar rescatarlo, pero el pequeño escorpión volvió a picarlo provocando que este volviera nuevamente a caer. Esta situación ocurrió una tercera vez, situación que incomodó al discípulo del monje. Demostrando preocupación se dirigió al  monje y le pregunto por qué motivos seguía intentándolo salvar si el escorpión continuaba picándolo.

El sabio monje le respondió con una agradable sonrisa. Le comento que la naturaleza del escorpión era la de defenderse, mientras que la de él era simplemente querer ayudarlo. En ese momento el monje busco una hoja con la cual consiguió sacar al escorpión sin tener esta vez otra picadura y así colocarlo en un lugar seguro.

Juntos vieron como el escorpión se adentraba en los matorrales. Enseñándole de una manera muy peculiar al joven discípulo que siempre debemos ser quienes somos y ayudar a los demás, siempre tomando en cuenta que hay que tener  precauciones, pero sin perder el rumbo.

Autor: anónimo 

9 El perro y el medico

El perro y el médico

Un perro se acercó a un entierro y logro visualizar a un médico que presenciaba la sepultura de su paciente quien era adinerado, el perro lo miro fijamente y dijo:

  • ¿En qué momento esperas desenterrarlo?
  • ¿Qué motivos hay para desenterrarlo? Respondió el médico con una gran incógnita.
  • Cuando entierro un hueso lo hago con la finalidad de que más tarde regrese y pueda roerlo – dijo el perro.
  • El médico lo miro fijamente y respondió – los huesos que yo entierro son los que ya no puedo roer más.

Autor: Ambrose Bierce

10 El dinosaurio

Cuando despertó. El dinosaurio aún seguía allí.

Autor: Augusto Monterroso

11 Arropando a mi hijo

Mientras arropaba a mi pequeño hijo y le deseaba un buen descanso, mi hijo me suplico «Papá, mira por favor debajo de la cama, quiero que veas si no hay monstruos».

Quise cumplirle su deseo para que durmiera tranquilo, pero al mirar debajo de la cama solo encontré a mi hijo que me decía aterrorizado «Papá, hay algo arriba de mi cama».

Autor: desconocido.

Arropando a mi hijo

12 Un nuevo rey

El viejo rey tiró la copa de vino. Vio con rostro de terror a su hijo. ¡Traición! Grito con ira, odio y decepción. Perdió el equilibrio junto a la mesa mientras intentaba alcanzar sin éxito la puerta, cayó al piso y no se volvió a mover.

Con ojos victoriosos alzo la copa, y el hijo del difunto rey miró a sus súbditos y gritó con júbilo. – ¡VIVA EL NUEVO REY! –    

Conclusión

Las narraciones son capaces de llevarnos a lugares inexplicables con tan solo unas simples líneas de texto, acto que no solo permite que el estrés del día a día salga de nuestro cuerpo, si no que trasciende, para viajar sin límites por los parajes de las ideas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.