Nicturia: (La incomodidad de levantarse a orinar en la noche)

nicturia
#procrastinfacil #nicturia
Son las 3 a.m y estás plácidamente dormido, pero de pronto… comienza una pugna entre tu inconsciente y la necesidad imperiosa de orinar; tu vejiga no puede esperar tres horas más, y lo que es peor aún: luego de media hora, quieres ir nuevamente al baño; de ahí en adelante el descanso no es el mismo.Y es que más de dos vaciadas nocturnas se consideran un problema médico significativo, con efectos negativos para la salud y el bienestar. De ahí que los urólogos y médicos generales están mostrando cada vez más interés en este trastorno del sueño conocido como Nicturia.

Te puede interesar:

Bacterias y problemas cardíacos


¿Qué es la nicturia?

 

nicturia
Cortesía: infotiti.

La Sociedad Internacional de Continencia define a la nicturia como la micción (acción de orinar) excesiva (más de dos veces) en horario nocturno, precedida y seguida por periodos de sueño. Este trastorno representa un gran impacto negativo en la calidad de vida y en el bienestar general, más aun si se presenta en la fase de sueño profundo, que ocurre en las primeras 3 a 4 horas de sueño.

El cuerpo humano está preparado fisiológicamente para producir menos orina y de mayor concentración durante la noche, de manera que una persona puede dormir 6 a 8 horas ininterrumpidas sin necesidad de levantarse a orinar. Sin embargo, si necesitas levantarte más de dos veces en la noche para vaciar tu vejiga, pudieras estar sufriendo de nicturia, y esto pudiera ser un signo de otras condiciones médicas subyacentes que van desde la diabetes hasta la depresión.

La nicturia ha sido considerada como una condición predominantemente masculina. No obstante, es tan frecuente en hombres como en mujeres. La condición es más común en adultos mayores, como lo demostró una encuesta poblacional de incontinencia urinaria, vejiga hiperactiva y otros síntomas del tracto urinario inferior, en cinco países europeos.

 

¿Cuáles son las causas de la nicturia?

 

nicturia
Cortesía: infobae.

La nicturia se ha considerado como un síntoma de los trastornos del tracto urinario bajo, que incluyen el síndrome de vejiga hiperactiva y la hiperplasia prostática benigna. También por la producción excesiva de orina, bien sea constantemente (situación conocida como poliuria), o simplemente como consecuencia de una reducción de la capacidad de la vejiga. Sin embargo, la nicturia no es solo un síntoma de estos trastornos urológicos, sino que es una condición en sí misma con causas muy variadas, tales como descontrol hormonal (diabetes mellitus), enfermedades cardíacas no controladas, trastornos del sueño e incluso,  estilo de vida, lo que incluye el consumo de abundantes fluidos próximo a las horas de sueño, o el consumo de bebidas diuréticas como el alcohol y la cafeína.


Te puede interesar:

Jovenes y cigarrillos electronicos


Un difícil diagnóstico

 

nicturia
Cortesía: enbuenasmanos

Es necesario una evaluación completa para determinar la causa de la nicturia, lo que incluye el número y tiempo de vaciado, además de la cantidad de orina producida.

Basándose en estos datos, un paciente puede ser clasificado dentro de una de las cinco categorías existentes para este trastorno: Poliuria global, poliuria nocturna, capacidad reducida de la vejiga, trastornos del sueño o trastornos de los ritmos circadianos.

La poliuria global, es definida como una producción de orina mayor a 3 litros (en un hombre de 75 kg.) durante las 24 horas del día. Lo que evidentemente resulta en un incremento de la frecuencia de micción durante todo el día; a diferencia de la poliuria nocturna donde el incremento en la producción de orina ocurre únicamente en la noche. Como ya mencionamos, la producción de orina disminuye sustancialmente durante la noche, por lo que se considera que existe poliuria nocturna cuando la producción de orina supera el medio litro (en el mismo hombre de 75 kg.).

La disminución de la capacidad de la vejiga puede deberse a diferentes factores, como cáncer de vejiga, cálculos, cistitis, o simplemente un efecto secundario de medicamentos como los betabloqueantes o diuréticos.

La nicturia puede además ser un indicativo de una patología mayor, como por ejemplo, por la ingesta de grandes cantidades de agua producto de una diabetes mellitus no controlada, o por una diabetes insípida, donde se pierde el balance hídrico debido a la disminución en la producción de la hormona antidiurética o vasopresina, que actúa directamente en los riñones concentrando la orina. Cuando esta hormona falta, el paciente presenta una pérdida rápida de agua en forma de orina diluida (hasta unos 20 litros por día), por lo que las micciones son de grandes volúmenes pero de poca concentración.

Entre los trastornos del sueño, una de las causas de la poliuria nocturna que finalmente conlleva a la nicturia es la apnea del sueño (interrupciones de la respiración), esta produce una presión interna en el pecho producto del esfuerzo inspiratorio que el corazón percibe como una señal falsa de sobrecarga de volumen, causando distensión cardíaca y disminución de la hormona vasopresina. Además de la apnea del sueño, trastornos como el sonambulismo, las pesadillas, y el síndrome de las piernas inquietas puede causar nicturia.

Existen otros trastornos del sueño como el insomnio, que han sido asociados con la nicturia, aunque no es fácil establecer si es producida por este trastorno o por otra patología. Se ha evidenciado por ejemplo, que muchos pacientes con insomnio indican que visitan frecuentemente el baño durante la noche, pero sus valores de volumen y frecuencia en las micciones se encuentran dentro de los rangos normales. Aún no está del todo claro si la frecuencia de vaciado nocturno es resultado de esta patología o simplemente por el desvelo, por lo que en este campo se requiere de más investigación.

En cuanto a los defectos en los ritmos circadianos, la nicturia pudiera ser consecuencia, una vez más, del descontrol diario en la producción de la hormona vasopresina, causando una reducción nocturna de esta, lo que conduce a una poliuria que se traduce en una mayor producción de orina menos concentrada; estas alteraciones en los ritmos circadianos, pueden ser efecto de patologías de base como Parkinson, esclerosis múltiple, o producto de lesiones en el eje hipotalámico-pituitario, sitio en el que se produce la hormona vasopresina.

 


Te puede interesar:

La vida de los daltónicos


Conclusión

Debemos estar alertas. Es necesario explorar en nosotros mismos, si esas levantadas frecuentes al baño son por causas “esperadas”, como lo sería el tomarnos varias cervezas antes de dormir, o por ingerir copiosas cantidades de líquido durante la cena (lo cual evidentemente demostraría hábitos poco saludables que tienen que ser eliminados) para descartar la presencia o ausencia de nicturia. Si las causas no nos resultan tan obvias, entonces debemos acudir indudablemente a un médico calificado, quien determinará si debemos visitar al urólogo, endocrinólogo, o al sicólogo, por ejemplo.

 

Nicturia: (La incomodidad de levantarse a orinar en la noche)
¿Qué tal te pareció el post?