Oración a la Santa Muerte

Cuando nos referimos a Santa Muerte estamos hablando de un cristiano que termina sus días en la gracia de Dios. La muerte siempre será un misterio, un acontecimiento definitivo y límite. Implica una despedida radical de todo lo que hay este mundo, incluido el cuerpo físico. Es la entrada a una dimensión desconocida. Morir implica que la vida que llevamos tiene un término, hay unas fronteras infranqueables que sólo Dios conoce. Todos los seres vivos mueren, cumplen un ciclo y pasan, pero el ser humano vive su muerte, la experimenta y le causa un profundo escalofrío. Se puede hablar con cierta frialdad sobre la muerte pero cuando se siente produce esa sensación de miedo y de estremecimiento ante el vacío y el silencio de morir. Es un trance que nadie puede hacer por nosotros, nos toca enfrentarlo solos y lo único que llevamos es lo que hemos vivido, lo que somos. Es humano sentir el temor a la muerte.

TE PUEDE INTERESAR: ORACIONES DE SANACIÓN

Morir en Cristo

Advertisement

Sólo la fe en el Dios de la vida y del amor ilumina la muerte del hombre.  El deseo de viva plena y abundante enraizado en nuestro ser se explaya en la creencia cristiana de la vida eterna, de la resurrección. Jesucristo, nuestro Señor, verdadero Dios y verdadero hombre ha sido el único que nos ha revelado que después de la muerte viene la resurrección y la gloria. Morir santamente es morir en Cristo, entregar la propia vida en las manos del Todopoderoso, confiando en su amor que rescata y levanta del sepulcro. Vivir de espaldas a Dios y sin amor es la peor tragedia del hombre, ésa si es considerada la muerte eterna. Pero el cristiano confía, se esfuerza cada día en ser de Jesús, en  hacer el bien, para que la muerte lo alcance preparado, lleno de buenas obras.

JESÚS

La mejor oración para la Santa Muerte

Orar no es recitar fórmulas estáticas y repetitivas al estilo del ritual mágico o seudoespiritual. Orar es estar en conexión con Dios, orar implica una vida que hace sonreír al Señor. Por lo tanto, la mejor oración para una santa muerte es vivir nuestra vida de la mano de Jesucristo, la mejor oración ante la muerte nos la enseña el mismo Cristo en la Cruz: “Padre a tus manos encomiendo mi Espíritu”. Morir en Cristo es entregar la vida como una ofrenda en las manos de Aquel que me ama y que es mi Padre. La mejor oración para la buena muerte es prepararnos cada día, es entender que la vida es de Dios que él nos al presta y que se la devolvemos enriquecida y en ganancia.

Amar profundamente al Señor rebaja la tensión ante la muerte, incluso los santos más profundos han considerado la muerte como un regalo, como una oportunidad  de entrar en comunión con Cristo y su gloria. Cuando se comprende y se vive la grandeza de Dios y de lo que nos tiene preparado la muerte se vive como una puerta de entrada a la casa del Padre. Dice San Francisco de Asís: “El tiempo de encontrar a Dios es la muerte. El tiempo de poseer a Dios es la eternidad”

Oramos

Advertisement

Padre del cielo, alabado seas. Confío en ti. Cúbreme con tu gracia el día de mi muerte, que cierre los ojos para este mundo y los abra para ti. Más que a la muerte temo Señor tu partida y prefiero perder la vida antes que perderte, pues la inmortal que tú das, sé que alcanzarla no puedo, cuando yo sin ti me quedo, cuando tú sin mí te vas. Amén.

Artículo anterior120 Adjetivos con la letra “V”
Artículo siguiente9 Tipos de SONRISAS
Estudiante de medicina, ULA. Librepensadora, lectora empedernida, amante de la ciencia y de la música.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.