Oración de serenidad (con explicación)

La serenidad nace de la paz del alma. Cuando estamos en paz con nosotros mismos, con los demás y con Dios surge espontáneamente en nuestro interior una sensación de tranquilidad, sosiego y paz que se le conoce como Serenidad.

La serenidad es un don, un regalo de Dios y una tarea de cada uno de nosotros. El don que Dios da es su gracia, su fuerza, su luz en nosotros, el esfuerzo nuestro es corresponder con una fe auténtica al amor de Dios recibiendo sus gracias y aceptando las dificultades y pruebas.

TENEMOS PARA TI: ORACIÓN DEL PADRE NUESTRO EXPLICADA

Cuando comienzan las dudas, cuando falla la fe y la confianza en Dios nuestro interior se va agitando poco a poco y se pierde la serenidad y la paz. Son precisamente las resistencias, la no aceptación de lo que acontece  lo que causa el descontrol. Cuando aprendemos a confiar en Dios y en su gracia y a aceptar lo que no podemos cambiar resurge la serenidad.

serenidad

La Serenidad como una decisión

Por otro lado esta nuestra participación, no todo lo hace Dios. Cada quien tiene sus responsabilidades y debemos ir creciendo como personas. Aprender a confiar en nuestras capacidades y hacer todo lo que esté en nuestro alcance para que las cosas funcionen. El pesimismo, la apatía y el conformismo van abonando crisis y problemas que no permiten alcanzar la serenidad.

Hay serenidad cuando confiamos en nosotros mismos, en los demás y en Dios. Hay serenidad cuando nos esforzamos con paciencia por crear un mundo mejor. Hay serenidad cuando tenemos la conciencia tranquila. Hay serenidad cuando somos realistas y aceptamos que la vida no es color de rosa. Hay serenidad cuando cultivamos una espiritualidad.

Partiendo de estas reflexiones, se puede aprovechar mucho más el contenido de la oración de serenidad que iremos comentando a continuación

Oración comentada

serenidad
  • Señor Dios, concédeme la serenidad… Se trata de un don que viene de Dios, él nos da su gracia para vivir serenos.
  • …para aceptar las cosas que no puedo cambiar… Implica aceptar nuestra limitación, somos seres humanos, no súper héroes. Hay muchas cosas que se nos escapan de las manos y es ahí cuando debemos tener la humildad y la sensatez de reconocer nuestra pequeñez aceptando las realidades que nos superan.
  • …Valor para cambiar las cosas que puedo… Dios nos ama y nos acompaña pero no nos sustituye, hay que cosas que nos pertenecen y que están a nuestro alcance y que nadie hará por nosotros. Aunque sean tareas o situaciones duras nos invitan a crecer, a superarnos y dar lo mejor que tenemos para que así poder decir con serenidad: Hice todo lo que pude hacer.
  • …Sabiduría para conocer la diferencia… Es un momento clave de la oración pues muchas veces no es fácil darse cuenta qué es lo nuestro y qué es lo de Dios. Por ello hay que pedirle a Dios la luz del Espíritu Santo para poder discernir en los momentos más oscuros.

TE PUEDE INTERESAR: ORACIONES PARA CADA NOCHE

Las líneas que hemos comentado son el núcleo para  comprender la importancia de la serenidad y el sentido de la oración que hacemos. Orar no es repetir palabras mágicas o decir frases sin comprenderlas. Hablamos con Dios desde el corazón y apropiándonos las palabras escritas en la oración.

La vida es don y debemos disfrutarla, valorando lo bueno y hermoso que se nos brinda aprendiendo a aprovechar lo que tenemos. Da mucha serenidad ser agradecidos con la vida y no ambicionar cosas que nos superan o son innecesarias, sabiendo que el rico no es el que más tiene sino el que menos necesita. La sencillez y la humildad también producen serenidad y paz en el corazón.

Artículo anteriorEl don del espíritu santo
Artículo siguienteJUAN 3,16
Estudiante de medicina (ULA), escultor y trovador. Redactor y Editor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí