El paciente de Berlín, ganador de la lotería contra el VIH

Ante la pregunta cotidiana de miles y miles de personas sobre si ya existe la cura contra la infección por el VIH, la respuesta es siempre la misma: lamentablemente aún no existe. Pero, cuando preguntan si existe alguna persona curada de la infección por VIH, la respuesta sorprende a todos: sí existe y su nombre es Timothy Ray Brown, quien ha sido, sin lugar a dudas, la persona con VIH más celebre y afortunada de la historia de la epidemia; y como se ha dicho innumerables veces, su suerte se debió a otra desgracia: enfermarse de leucemia. Pero antes de profundizar en su apasionante experiencia, tenemos que recordar algunos aspectos actuales de la epidemia de VIH-SIDA.
 
 
 

¿Qué hay de nuevo en VIH?

 

Timothy Ray Brown
Fuente: mobieg.

 

Mucho y nada. Afortunadamente, se han hecho enormes avances en el entendimiento de cómo afectan al organismo, tanto la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana como el síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA; también se ha avanzado mucho en las terapias que se utilizan para evitar la progresión de la infección hacia la fase sida, lográndose controlar, en la mayoría delas personas, el deterioro del sistema inmunitario o de defensas. Estos avances han permitido el adecuado manejo clínico y terapéutico de los pacientes, lo que ha repercutido en que, a nivel mundial, cada vez sean menos las personas que mueren por complicaciones asociadas al VIH. Tales logros le han cambiado la cara a la epidemia, sumados al hecho de que, en la mayoría de los países, también han sido controladas las nuevas infecciones, gracias a campañas de prevención exitosas; convirtiendo de esta manera a la infección por VIH, en una enfermedad crónica manejable, con moderado o bajo impacto en la calidad de vida de las personas infectadas.

Lamentablemente, aún no se logra una cura que elimine por completo la infección y que evite las nuevas transmisiones, y peor aún, esa cura o terapia milagrosa aún está muy lejana.

Son muchos los factores que entorpecen la obtención de esta cura, principalmente la capacidad del virus de esconderse dentro del organismo humano, viviendo en “reservorios” que son inaccesibles para las drogas. También el virus posee una gran capacidad de cambiar o mutar constantemente, lo que le genera una alta resistencia contra los fármacos.

¿Y entonces, cómo se curó Timothy Ray Brown?

 

Timothy Ray Brown
Fuente: Guillermo Terán (autor del artículo).

 

Timothy fue un conejillo de indias en uno de los experimentos más fascinantes en la investigación contra el VIH. Desde hacía varias décadas, se sabía que ciertos grupos poblacionales poseían genes que les conferían resistencia natural a la infección y al avance del VIH.

La mutación genética conocida como delección del gen CCR5, había protegido del VIH por años a las personas de origen vikingo en el norte de Europa. Muchos científicos se habían abocado desde entonces a estudiar y a tratar de replicar artificialmente estas condiciones de resistencia.

Con la llegada del siglo XXI, se conjugaron en Berlín (Alemania) algunos eventos, unos afortunados y otros no tantos, pues un joven norteamericano, estudiante de letras, descubrió que estaba enfermo de leucemia (era Timothy Ray Brown). La única alternativa para él, como para la mayoría de los pacientes con este tipo de cáncer (enfermedad que implica una incapacidad para desarrollar un adecuado sistema inmunitarioo de defensas) era el trasplante de medula ósea. Pero Timothy además de leucemia, tenía varios años viviendo con VIH, afortunadamente nunca había desarrollado SIDA y había logrado controlar virológica e inmunológicamente a la infección. Esto planteaba retos adicionales al trasplante original, y para aumentar la incertidumbre del proceso, el equipo médico logró conseguir un donante de medula ósea, compatible con Timothy y que además, poseía la mutación en CCR5 que confería protección frente al VIH. Lo que significaba, que si todo salía según lo previsto, el paciente de Berlín, como se conoce mundialmente a Tim, debía ser curado de la leucemia, y también del VIH. Y así sucedió.

Si estás interesado en los detalles científicos, puedes revisar los siguientes artículos en inglés:

Luego de un largo proceso médico, el paciente de Berlín logró obtener un nuevo sistema inmunitario derivado del donante, y como dichas células donantes eran resistentes a la infección por el VIH, sus células originales infectadas no pudieron transmitir el virus y desaparecieron.

De esta manera, eliminó por completo la infección, se curó del VIH. Luego de varias décadas, la ciencia médica continua evaluando y corroborando que Timothy Ray Brown sigue libre de VIH en su organismo.

 


Te puede interesar:

Sin pensar en colores: la vida de los daltónicos


¿Por qué no se aplica la cura del Paciente de Berlín a otros infectados?

 

Timothy Ray Brown
Fotos personales de Timothy Ray Brown. Facebook: https://www.facebook.com/TimothyRayBrown

 

La experiencia del paciente de Berlín fue extraordinaria e inusual. En un segundo trasplante con la mutación protectora en otro paciente con VIH, el resultado no fue el deseado, pues no logró eliminar al virus ya que éste mutó y contrarrestó la protección conferida por CCR5. De hecho, el paciente murió.

Sin embargo, este abordaje abrió el camino para una estrategia que se conoce como cirugía molecular contra el VIH, que consiste en silenciar genes como CCR5 u otros, para evitar la infección. Se han obtenido resultados alentadores, no obstante por limitaciones experimentales, la aplicación de estas terapias a nivel poblacional aún es muy improbable.

Y ante la pregunta de por qué no masificar el trasplante de medulas óseas resistentes en pacientes con VIH, la respuesta es simple: por una parte el riesgo de la intervención en su relación costo y beneficio es desfavorable, y por la otra, la probabilidad de conseguir donantes compatibles, y que además posean la mutación sería como ganar a la lotería en toda Norteamérica, y en dos oportunidades consecutivas. Las probabilidades son infinitamente pequeñas, y Timothy Ray Brown ya las agotó.

 


Te puede interesar:

Consiguen eliminar el VIH/SIDA en ratones


Conclusión

El paciente de Berlín significa y representa la posibilidad, casi utópica, de vencer al VIH. Pero su caso fue excepcional por razones aún inexplicables, que van desde explicaciones médicas más o menos racionales, hasta posibilidades esotéricas y divinas. Lo que sí es una realidad, es que Timothy Ray Brown está bien, perfectamente sano y que se ha sensibilizado como activista, participando día a día como testimonio de vida y éxito, tanto así que colabora en la respuesta frente al VIH, fomentando la única y verdadera opción con la que contamos actualmente para detener al virus: la prevención.

 

El paciente de Berlín, ganador de la lotería contra el VIH
5 (100%) 2 votes

Comparte en tus redes si te gustó.
  • 20
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    20
    Shares
  •  
    20
    Shares
  • 20
  •  
  •  
  •  

Prof. Fac. Medicina ULA (Mérida-Venezuela), meritócrata liberal, agnóstico panteista, biólogo, inmunólogo básico, bioestadístico accidental, daltónico, ISTJ, esposo de Nubia Silva.

Sliding Sidebar

Danos un Like en Facebook

Siguenos en Google+

Instagram Slider