La pequeña Annette, una LEYENDA escalofriante

Pequeña
Fuente: johnschottphotography

La Pequeña Annette era una niña de tan solo 6 años de edad, de cabello cobrizo liso hasta la cintura, ojos de color verde y una piel que era similar a la porcelana. Ella vivía con su poderosa madre Zuleim y su hermosa hermana Zury, aunque ciertamente, tales detalles no son tan relevantes en estos momentos.

 

 


Te puede interesar:

Leyendas de Latinoamérica


 

Aquella mañana

Pequeña
Fuente: cronicalaroda

La pequeña Annette fue llevada una mañana al colegio “La Aldea de las Ánimas Benditas”, como de costumbre. En eso, ella despide a su querida madre con un fuerte abrazo y también a su preciosa hermana con un dulce beso en la mejilla, para tomar próximamente la mano de su agradable tutora, la cual le guiaría a su aula de clases. Por consiguiente, debemos destacar que la pequeña Annette conocía muy bien el camino hasta su lugar de estudios, pero la compañía de la profesora se debía a la gran simpatía de la niña. A su vez, ya existía entre la maestra y Annette un vínculo de cariño muy particular.

Aquel día el sol penetraba por los ventanales e iluminaba agradablemente la estancia. El profesor a cargo de la clase de matemáticas asumía el tema con mucho entusiasmo, como si hablara de recetas de comida, a pesar de su energía y carisma, a los niños les costaba entender. Por otro lado, dada las nueve con cincuenta minutos de la mañana, la alarma contra incendios se encendió.

 

Fuego

Pequeña
Fuente: nafpaktia

El profesor asumió el llamado de un modo muy sereno y organizó a los pequeños a su cargo para que ellos salieran tranquilamente y en fila. Pasados unos minutos más, los pasillos del colegio ya se encontraban abarrotados de pequeñines de diferentes clases, y hasta entonces los profesores guiaban a sus alumnos lo más ordenado posible hacia la salida del colegio. De repente, un cable de electricidad que atravesaba un lado del pasillo chispeo y se encendió consecutivamente. El profesor a cargo de la clase de educación física, diligentemente, tomó un extintor de fuego para rociarlo sobre el cable.

En este preciso instante, otro cableado ubicado en el ángulo opuesto del pasillo se encendió, y los niños comenzaron a entrar en pánico. La angustia tomó los rostros de los pequeños angelitos, ya que se escuchaban algunos gritos aquí y allá, además de llantos casi inconsolables. Los maestros pedían calma para continuar con la evacuación, cuando inesperadamente una fuerte explosión expandió su honda desde la entrada del colegio hasta veinte metros dentro del pasillo.

La pequeña sala se llenó de niños que golpeaban violentamente contra las paredes, sangre chispeó y manchó los rostros del resto de los inocentes. Fue inevitable, ahora los niños gritaban y se deshicieron de las filas que les conducían hacia “la salida”, el llanto ingenuo se desbordo sin contención, todos corrieron en dirección contraria movidos por el instinto lógico de supervivencia. A su vez, la dulce profesora de Annette, quien estaba bastante alejada de la pequeñita, rompió un ventanal, otros profesores consecutivamente intentaron repetir la hazaña, pero en segundos, una segunda explosión abrazo a los pequeñines que intentaban salir por el ventanal quebrado, el impacto alcanzo fatalmente a la querida profesora de Annette.

 

La pequeña Annette

Pequeña
Fuente: cgvdt

La pequeña, acorralada por el pánico, no quitaba la mirada de encima a quien ella consideraba una heroína, y presenció el momento justo en el que la profesora fue degollada por un vidrio que despegó del ventanal a causa de la explosión.

Annette estaba aterrada, y gritaba frenéticamente mientras se mantenía pegada a la pared, viendo correr con desespero a tantos niños, así como a sus profesores. Una vez más, chispeó un cable y este ardió rápidamente, se trataba del cable que cruzaba la pared justo encima de la pequeña Annette. La niña estaba sumida en un Shock, y sin embargo, subió su mirada y notó de inmediato el peligro que la asechaba, ella cobró la razón instantáneamente, y se apartó de inmediato.

Ciertamente, el cable se despegó de la pared cayendo al suelo chispeante y ardiente. Annette tomó el ejemplo de los demás y echó a correr por adentro del pasillo. A su vez, una explosión tras otra la perseguía y la aterraban aún más.

Era como si la muerte estuviera tras ella, susurrándole al oído o SOPLÁNDOLA en la nuca.

 

La muerte llegó

Pequeña
Fuente: blogspot

Annette veía sin remedio como uno a uno sus compañeros comenzaban a caer, algunos asfixiados por el humo, otros electrocutados, desmembrados por el impacto de los estallidos, y otros consumidos por las malévolas llamas. Ahora la pequeña se veía tan perdida como si no conociera en lo absoluto su lugar de estudio, sin embargo, tal cual conejito que se encuentra asustado, ha echado de nuevo a correr. Las detonaciones se daban en todo lugar, y parecían perseguirla, puesto que mientras ella más se adentraba en aquel lugar, más cercanas se escuchaban.

La pequeña descendió por una escalera hacia el sótano del colegio, un lugar que estaba totalmente escuro, ella quería sobrevivir de algún modo así que no tuvo opción, finalmente, una siguiente explosión la alcanzó y la pequeña niña fue bombeada con fuerza hacia una pared. Annette se hirió, más no murió ahí, la pequeña se desmayó durante unos segundos, pero cuando volvió en sí… sintió que alguien la arrastraba por el suelo húmedo.

 

Una figura

Pequeña
Fuente: escalofrio

La persona le tiraba de su precioso cabello, y ante el dolor insoportable que sentía, intentó sujetarle las manos a quien la tenía tomada, mas esta hazaña no se le hacía nada sencilla. La pequeña sentía que su cuero cabelludo ardía como si las llamas del fuego la hubieran abrazado, y a pesar de lo mucho que se movía, gritaba y suplicaba, la persona no la complacía, y ella no conseguía zafarse.

Al cabo de media hora, la niña ya estaba sumamente exhausta y su cabeza hormigueaba como si esta no tuviera sangre en los vasos sanguíneos.

La media hora que transcurría entonces se convirtió en una completa y aquella persona no cesaba de caminar por lo que parecía una caverna oscura… ¡Muy oscura! El cuerpo de la niña estaba mojado por la humedad, y el frío fue entonces una nueva perturbación para ella.

 

 


Artículo del mes:

Tu empleo ideal te espera en Computrabajo


 

Conclusión

 Finalmente, se detuvo quien andaba; la pequeña creía que ahora si estaría a salvo, pero inesperadamente, fue tomada de vuelta y sumergida con brutal violencia en lo que se podría considerar como un pozo. Ella luchó y luchó con lo que restaba de sus fuerzas, pero aquella mano era aún más poderosa, y cruel, así que inevitablemente, sus pequeños pulmoncitos, ya agotados y agitados, comenzaron a llenarse de agua, y la luz de sus nobles ojitos verdes se fue desvaneciendo.

La pequeña Annette, una LEYENDA escalofriante
¿Qué tal te pareció el post?