Pinocho

La historia de Pinocho es un cuento infantil lleno de valores que relatan la historia de un padre amoroso y un hijo que deberá aprender una lección. El cuento original fue escrito por el italiano Carlo Collodi.

En este articulo te mostraremos la versión corta del cuento de Pinocho

Advertisement

Erase una vez un humilde carpintero llamado Geppetto que vivía muy solo y no tenía hijos. Geppetto estaba tan triste de estar tan solo que decidió hacerse un muñeco de madera. El carpintero se dijo a sí mismo:

Pinocho

-Lo llamaré Pinocho.


Geppetto estaba muy contento mientras creaba a Pinocho. El muñeco era tan bonito y lo había hecho con tanto cuidado que parecía un niño de verdad. Pero sin embargo Geppetto sabía que el muñeco no aliviaría su soledad y dijo:

-Ojalá Pinocho tuviese vida. Con los ojos llenos de lágrimas.

Cuando llegó la noche, mientras Geppetto dormía un Hada de los deseos fue a la casa del carpintero y como recompensa a su trabajo y a su buen corazón decidió darle vida a Pinocho.

En la mañana Geppetto se sorprendió:

-¡Hola papá! –Exclamó Pinocho.

Geppetto se convirtió en el hombre más feliz del mundo porque ya no estaba solo. El carpintero le enseñó a Pinocho a caminar, a hablar, incluso vendió sus enseres para que Pinocho pudiese ir a la escuela. Aun así Pinocho no era de carne y hueso por lo que el Hada le encomendó ser un niño y para asegurarse de eso le regaló un grillito llamado Pepe Grillo para que fuese su compañía.

Pinocho quería ser muy inteligente para crecer y ganar dinero para ayudar a su padre, pero de camino a la escuela se encontró a un lobo malvado que a cambio de unas monedas logró llevarse a Pinocho a un teatro de títeres. Pepe Grillo le advirtió que no lo hiciera pero Pinocho siendo tan inocente no hizo caso.

-¡Vengan, señores, al teatro de títeres!- Gritaban desde la plaza.

El niño de madera empezó a bailar y siendo inocente aun no sabía distinguir del bien y mal. El malvado lobo encerró a Pinocho en una jaula para sacar provecho de Pinocho ya que era un niño de madera con vida que llamaba la atención. Entonces Pinocho lloró y lloró con la compañía de Pepito Grillo.

Ese llanto llegó hasta el Hada de los deseos, quien se conmovió con su llanto y le preguntó cómo había llegado hasta allí.

-¡Me atraparon unos malvados camino de la escuela y me encerraron en esta jaula! –le dijo Pinocho.

Pero el Hada sabía la verdad, así que le hizo crecer la nariz a Pinocho por decir mentiras. Como el Hada de los deseos era buena, le dio a Pinocho otra oportunidad y con su magia abrió los barrotes de la jaula para que pudiese escapar.

Cuando estaba libre Pinocho volvió a desobedecer los consejos del Hada y de Pepito Grillo así que se dejó tentar por unos niños que iban a la isla de los juguetes. Cuando estaban ahí Pinocho jugó por muchas horas con los montones de juguetes hasta que de pronto le empezaron a crecer orejas de burro. ¡Qué avergonzado se sentía Pinocho por tener las orejas de burro! Y comenzó a llorar al recordar a su padre.

Mientras todo eso sucedía, Geppetto estaba desesperado por encontrar a Pinocho, así que se fue a la Isla de los juguetes. En su travesía el carpintero fue tragado por una ballena gigante.

Cuando Pepito Grillo le avisó a Pinocho que a su padre se lo había tragado una ballena, se echó al mar para rescatarlo. Entonces Pinocho nadó con sus pequeños bracitos de madera y fue tragado también por la ballena. Cuando el padre y el hijo se encontraron dentro de la ballena se conmovieron mucho y se contaron su historia.

Mientras tanto Pepito Grillo planeaba su escape de la ballena, y encendiendo una fogata hicieron estornudar a la ballena. Sin embargo tras todo eso Pinocho más nunca volvió a desobedecer a su padre ni a Pepito Grillo y el Hada de los deseos al ver que Pinocho se portaba bien, le concedió el deseo de convertirse en un niño de carne y hueso.

FIN

Advertisement

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.