Desde hace algún tiempo se ha visto que algunas mujeres primerizas, luego de parir, se comen su placenta, alegando que es beneficioso en esta nueva etapa como madres lactantes. Incluso, otras mujeres creen ciegamente en sus beneficios estéticos y efectos rejuvenecedores. En este artículo ahondaremos sobre las maravillas detrás de la placenta materna. Para comprender este artículo es necesario que comencemos explicando algunos detalles básicos.
 
Los mamíferos incluyendo a los herbívoros, luego de parir o culminando el proceso de alumbramiento de sus crías, procedían a comerse su placenta, esto con fines de evitar la presencia de depredadores sobre estos seres indefensos en la naturaleza, y así disminuir el riesgo de muerte.
 

Te puede interesar:

¿Conoces el sistema inmune fetal?


 
Placenta
Fuente: naturalbeginnings.

 

La placenta, básicamente, constituye la conexión vital entre la madre y el bebé.

Tiene varios objetivos: por un lado, se encarga de transmitirle al feto los nutrientes necesarios, pero también filtra y retiene todo tipo de sustancias nocivas para el futuro bebé (mercurio, cadmio, solanina, dioxinas).

Funciones de la placenta

 

Placenta
Dentro de las funciones de la placenta, la más destacada es la de proporcionar el aporte de nutrientes al feto. Fuente: magnet.xataka.

 

  • El feto está unido a la placenta a través del cordón umbilical, que hace función de un conducto vascular encargado de llevar desechos y sangre sin oxigeno desde el feto hasta la madre, posteriormente  retorna la sangre rica en oxígeno y nutrientes para el desarrollo fetal.

 

  • Lo más resaltante en cuanto a la función de la placenta reside en su capacidad de servir como “filtro selectivo”, pues no permite la mezcla de la sangre del feto con la materna, aunque realmente existe un vínculo muy estrecho entre ambos.

 

  • Aporte de nutrientes y elementos necesarios, entre ellos tenemos: Oxígeno, aminoácidos (proteínas), ácidos grasos (grasas) y glucosa (carbohidratos).

 

El intercambio entre feto y madre es un proceso tan sorprendentemente complejo, que el feto nunca pasará hambre así la madre no haya comido, pues los alimentos pasan por varios procesos antes de que esto suceda.

  • Eliminar desechos, ya que el feto no puede hacerlo por sí solo debido a la inmadurez de sus órganos.

 

  • Producir hormonas que permiten el mantenimiento del desarrollo fetal y modifican el metabolismo de la madre, para prepararla ante el estado de gravidez, la hormona placentaria más conocida es la Gonadotropina Coriónica Humana (hCG).

 

La Gonadotropina Coriónica Humana (hCG) es precisamente la hormona que aparece en sangre y por este medio la prueba de embaraza sale positiva, debido a que está presente en altas dosis en la sangre de la futura madre.

 

  • Protección inmunológica, manteniendo al feto protegido del sistema de defensa de su propia madre, la protección biológica como anteriormente mencionamos actúa como un filtro que no permite el acceso de virus, parásitos o bacterias que quieran perjudicarle.

 

Pero como nada es perfecto, al contrario, de lo que muchos pensarían, la placenta no puede impedir las enfermedades como la rubeola, toxoplasmosis, sífilis e igualmente el daño causado por el consumo de cigarrillo, alcohol, fármacos o drogas que la madre ingiera.

  • Protección física de la placenta, el liquido amniótico o también llamado comúnmente “bolsas de agua”, le proporciona al feto un ambiente cerrado, estéril y a temperaturas adecuadas, para así evitar daños físicos como golpes, cambios de temperatura o infecciones.

Prácticas y algunos mitos de la placenta humana

 

Placenta
El consumo de placenta humana se ha popularizado en los últimos tiempos, incluso hay “cápsulas de placentas”, de los cuales hay muchas personas en contra. Fuente: .supermadre.

 

  • Al momento inmediato del parto, la placenta es generadora de energía luego de la pérdida de sangre de la madre.

 

  • Afianza el vínculo madre-hijo.

 

  • Al comer la placenta se dice que posee grandes concentraciones de vitamina K que ayuda de manera preventiva  a la madre a  hemorragias postparto.

 

  • Concentración de lactogeno placentaria humana, que jugaría un papel importante en la lactancia materna.

 

  • Presencia de las hormonas hipofisiarias que ayudarían a evitar la depresión postparto.

 

  • Ayuda a la infertilidad.

 

  • Propiedades estéticas y de bienestar corporal.

 

  • También algunas mujeres luego de comer parte de su placenta, los trozos restantes son enterrados en un jardín  para dignificar dicho órgano.

 

Famosas que se han comido sus placentas

 

Placenta
Kim Kardashian quedó maravillada con su experiencia al comer su placenta. Fuente: lecturas.

 

En el mundo de las actrices y empresarias de Hollywood esta práctica causa más auge cada día. Una de las personas que lo hizo y lo manifestó por sus redes sociales fue la actriz Alicia Silvestone, conocida por la película “Ni Idea” y el videoclip “Crazy” de Aerosmith, quien también mencionó recetas sobre cómo preparar la placenta; su esposo quedó tan satisfecho con que ella la consumiera también en forma de pastillas, que las llamó “Las píldoras de la felicidad”.

La empresaria y una de las protagonistas del reality show Keeping Up with the Kardashians, Kim Kardashiam, manifestó que se comió la placenta de su segundo hijo (Saint) para evitar la depresión posparto. Anteriormente, en un capítulo del reality, ella le preguntó a su chef si había preparado placenta alguna vez, Kim fue mucho más practica y para evitar conocer la textura y sabor de la placenta la mandó a encapsular.

La hermana mayor de Kim Kardashian, Kourtney Kardashian también encapsuló su placenta.

Otra de las actrices que comió su placenta fue January Jones, quien dijo que es lo mejor para evitar la depresión postparto.

Holly Madison, la ex-conejita Playboy también encapsuló la placenta luego de traer al mundo a su hija Aurora.

Gaby Hoffmann mostró en redes que se preparó su placenta en batidos.

Jennifer López también se unió a dicha práctica en busca de rejuvenecimiento.

¿Debo comerme mi placenta?

 

Lo primero que  se debe hacer es hablar con el médico tratante sobre esta práctica y pedir su autorización para poder llevarse la placenta, ya que se deben cumplir ciertos requisitos dado que se trata de un material biológico de desecho. Incluso, en los hospitales no está permitido sacar dicho material, ya que puede constituir peligro de contaminación si no se destruye de forma adecuada.

Tiempo atrás, las mujeres practicantes daban a luz en sus casas, de este modo es más fácil la manipulación de la placenta, pero en tiempos actuales debes consultarlo con tu médico gineco-obstetra, quizás más adelante y después de este auge que viene desde Hollywood las mujeres se animen a nuevamente comer su placenta.

Formas de preparación de las placentas

 

Placenta
Fuente: sipse.

 

La preparación de la placenta es variada, algunos se atreven a comerla cruda o en batidos, otros no son tan valientes y prefieren prepararla con vegetales y condimentos para ocultar su sabor y textura.

Están los valientes que se atreven a consumir un pedacito crudo, y dicen que su sabor no es tan lejano al de la carne de res y su textura es elástica, también lo preparan en estofados, con vegetales, y en presentación picante.

Se preparan batidos y se le agregan frutas como cambur, fresas, naranjas, frutos rojos, melón, manzana, remolacha, apio.

Muchas personas como personajes públicos dicen a voces que comieron su placenta, otros quizás no tan famosos prefieren hacer las ¨placenta party¨, mientras otros prefieren pasar desapercibidos con dicha práctica.

Las placentas en el mundo actual

 

En Oregón (Estados Unidos) ha entrado recientemente en vigencia una ley que da el derecho de las mujeres a llevarse sus placentas del hospital (cumpliendo determinados requisitos).

En el Reino Unido existe incluso la Red de Encapsulación de Placenta (IPEN, por sus siglas en inglés) dicha compañía se encarga de encapsular las placentas de sus clientes.

Otra empresa llamada Brooklyn Placenta Services, se encarga de transformar placentas en cápsulas para luego venderlas a precio de oro. Las cuecen al vapor con ají jalapeño, limón y jengibre, siempre en recipientes y superficies lavadas con agua, jabón y lejía, y las venden en packs de entre 80 y 125 cápsulas (una placenta entera) por 350 $.

No hay ningún estudio clínico que indique que la placentofagia (término científico) proporcione beneficios para la madre y el hijo, a través del tiempo se ve más como una práctica de moda, que es dada a conocer por famosos.

Te puede interesar:

5 libros de Judith Vigna para niños (o no)


Conclusión

 

Ciertamente la placenta es el árbol que inicia nuestra vida, pero también tiene mucha controversia detrás de su función primordial. Si te interesa usar la placenta para fines de salud, recuerda que precisamente no debes poner en riesgo tu salud en esa búsqueda. Antes de poner en práctica algo que no está científicamente comprobado, es mejor que investigues y consultes con tu médico. De hecho, estamos en tiempos de evolución farmacológica donde existen una gran cantidad de medicamentos que pueden ayudarte a mantener un embarazo sano y feliz, preparada para traer al mundo un niño sano junto con los nutrientes necesarios.  Por otra parte, si eres fiel creyente que la placenta es milagrosa, puedes intentar usarla a conveniencia, especialmente comerla si tu estómago es lo suficientemente fuerte.

Sara Sánchez.

 
La placenta (todo lo que debes saber)
5 (100%) 5 votes

  •  
    18
    Shares
  • 18
  •  
  •  
  •