El análisis de cuatro cuerpos helados descubiertos en nuestro Sistema Solar externo revela que no existen señales que indiquen que estos reciben influencia gravitacional de algún cuerpo masivo, es decir, algún planeta grande y oculto mas allá de Neptuno. Este supuesto planeta desconocido que recibe el nombre informal de “Planeta nueve” o “Planeta X”, ha sido predicho por algunos astrónomos, pero jamás ha sido descubierto por ningún tipo de telescopio de espacio profundo tal como el Hubble, y estos nuevos hallazgos probablemente podrían cambiar las probabilidades y posibilidad de descubrir su existencia tal y como es actualmente planteada.


Estos objetos Transneptunianos, o TNO’s por sus siglas en inglés, fueron descubiertos por los científicos que lideran la Investigación Orígenes del Sistema Solar Externo (OSSOS) que estudian la región del espacio más allá de Neptuno, encontrándose los mismos cerca de los límites exteriores del Cinturón de Kuiper.

Objetos trasneptunianos
Objetos trasneptunianos mayores, a escala. Imagen tomada de Wikimedia Commons

Estos objetos forman parte del llamado Acantilado de Kuiper, y fueron descubiertos por el medio del uso del telescopio de 3,6 metros de diámetro operado en conjunto por Francia y Canadá y ubicado en Mauna Kea, Hawai.

Dichos objetos se encuentran girando en órbita elíptica a una distancia de aproximadamente 250 Unidades Astronómicas (UA). Recordemos que una UA, equivale aproximadamente a la distancia media entre el planeta Tierra y el Sol, y para tener una idea aproximada de la lejanía de estos TNO’s, Neptuno se encuentra a 30 UA de distancia. Ya junto a estos 4 objetos descubiertos por OSSOS, se habían descubierto seis objetos Transneptunianos.

sistema solar
Imagen que nos permite tener una noción clara de la conformación de nuestro Sistema Solar:
(1) Sistema solar interior: desde el Sol hasta el cinturón de asteroides. (2) sistema solar exterior: desde Júpiter hasta el cinturón de Kuiper. (3) la órbita del planeta menor Sedna en comparación con la imagen (4), la nube de Oort, límite exterior del sistema solar.
Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Estos 6 objetos descubiertos previamente son: Sedna, 2012 VP113, 2007 TG422, 2013 RF98, 2004 VN112 y 2010 GB174. Estudiados por sendos equipos de investigación, los mismos concluyeron que sus órbitas se veían afectadas por la presencia de la gravedad de un planeta invisible, que tendría alrededor de diez veces la masa terrestre.

 

Orbitas de TNOs y Planeta Nueve
La conceptualización artística de la órbita de dichos TNO’s comparada con la órbita del supuesto Planeta Nueve. Tomado de Wikimedia Commons

Lanzamiento de WFIRST: Un telescopio 100 veces más potente que el Hubble


Pero era necesario estudiar estos clusters por separado

TNOs y la Tierra
Comparación de tamaños entre dos objetos TNO’s; Sedna y Quaoar con respecto a la Tierra, la Luna y Plutón. Tomado de Wikimedia Commons

Cory Shankman, un astrónomo de la Universidad de Victoria en Canadá confirma el hecho que otros científicos se encontraban investigando. Estas agrupaciones o clusters de TNO’s tuvieron deficiencias o sesgos en la investigación de sus características elípticas preliminares debido a hechos sucedidos en la Vía Láctea. Debido al mal tiempo en algunas temporadas, los astrónomos tuvieron dificultades para detectar los cuerpos en determinados lugares, lo que los llevaba a inferir, que los objetos tenían una posición elíptica distinta cuando en realidad se encontraban distribuidos de forma uniforme.

sistema solar a escala
Nuestro Sistema Solar. Tomado de Wikimedia Commons

Pese a que estos sesgos pudieron haberse evitado por medio del uso de herramientas estadísticas, las mismas no fueron reportadas en el estudio. “Estaban construyendo toda esta discusión en torno a seis objetos con sesgos desconocidos en la forma en que se detectaron” afirma Samantha Lawler en el Consejo Nacional de Investigación de Canadá que funciona en Victoria.


Telescopio Espacial Hubble: 8 Fantásticas Imágenes Captadas


OSSOS concluyó que pese a que inicialmente estos objetos podrían agruparse según su órbita y comportamiento al mismo grupo en el que se encontraban los seis TNO’s anteriores se puede explicar y demostrar el hecho de que estos objetos se pueden encontrar en determinadas partes del cielo en determinadas épocas del año lo cual hace que desaparezca la evidencia de una posible agrupación uniforme.

¿Cómo este descubrimiento podría cambiar el futuro de la investigación del Planeta Nueve?

Este estudio publicado en Nature (ver), Renu Malhotra, astrónomo de la Universidad de Arizona en Tucson, luce asombrada ante tales hallazgos y dice lo siguiente: “Realmente estamos trabajando al margen de lo que es técnicamente factible con las observaciones del sistema solar exterior, estamos empujando los límites de lo que es posible detectar”.

kuiper y oort
Como se cree esta conformado el Cinturon de Kuiper y la Nube de Oort. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Aunque dicha investigación debilita las formas, es decir, tamaño y distancia aparente del planeta nueve, no debilita su posible presencia. Es decir, como dice Konstantin Batygin, un astrónomo del Instituto de Tecnología de California en Pasadena y miembro de otro equipo que propuso la existencia del Planeta Nueve “los descubrimientos de los objetos del cinturón de Kuiper que no están atados a Neptuno, y otros con órbitas casi perpendiculares a los de la mayoría de los objetos del sistema solar, se explican más fácilmente por la presencia de un gran planeta en el sistema solar exterior”.

Planet Nine Animation

Todas estas aseveraciones nos replantean muchas de las incógnitas con respecto a la presencia o no de un Planeta nueve o Planeta X (ver). Posiblemente, con la entrada en servicio de telescopios como el James Webb, podremos obtener datos y observaciones más precisas acerca de la existencia real de lo que vendría a ser este nuevo planeta en nuestro Sistema Solar externo.


TRAPPIST-1: Sistema planetario capaz de albergar vida


Aunque quizás no estemos en presencia de una Super-Tierra, dado que el sistema solar en su conjunto está gravitacionalmente aislado, cabría esperar que las órbitas de los TNO’s tengan una orientación similar al plano donde orbitan todos los planetas de nuestro sistema. Sin embargo, las orientaciones orbitales de los TNO’s recién descubiertos se inclinan unos 8 grados desde el plano invariable, y esto podría ser irremediablemente causado por la atracción gravitacional de un planeta desconocido que quizás tenga un tamaño como el de Marte, y que puede ser la solución de uno de los enigmas más grandes de los estudiosos del espacio exterior: ¿Realmente existe el planeta nueve en nuestro Sistema Solar?

No te olvides de visitar nuestra sección de Ciencia y Tecnología

Por Wilmer J. Villegas R

¿Realmente existe el planeta nueve en nuestro Sistema Solar?
5 (100%) 1 vote

  •  
    16
    Shares
  • 8
  •  
  • 8
  •