Conoce la planta que reciclará desechos para convertirlos en químicos

planta convertidora de desechos
Planta de reconversión de desechos en Metanol desarrollada por Enerkem en en Edmonton, Canadá. Cortesía: Waste360

En Rotterdam, en los Países Bajos, se abrirá una instalación que convertirá los desechos no reciclables en biocombustibles y productos químicos para uso industrial. Esta será la primera instalación europea de conversión de residuos en reactivos que tiene como meta proporcionar soluciones para plásticos no reciclables que han creado gran contaminación ambiental como por ejemplo, las islas de plástico sobre el planeta tierra como consecuencia de las actividades propias de la vida humana.

El acuerdo de desarrollo del proyecto fue firmado por Air Liquide, AkzoNobel Specialty Chemicals, Enerkem y el Puerto de Rotterdam, con una inversión inicial de 9 millones de euros (11 millones de dólares). La cuota final de inversión, por un valor de 200 millones de euros, se realizará a finales del año 2018. Hasta 300,000 toneladas de desechos, que es el total anual de desechos provenientes de 700,000 hogares, se desviarán de vertederos e incineradores y en su lugar, se usarán como materia prima para producir 220.000 toneladas de metanol (CH3OH) como indica en su página web la revista web The Chemical Engineer.


Te gustará: La fabricación de Smartphones esconde una historia contaminativa


El metanol representa el miembro más sencillo de la familia de los alcoholes, y el enfoque actual de su uso va dirigido hacia los biocombustibles. Se trata de un compuesto que a temperatura ambiente se presenta como un líquido ligero (de baja densidad), incoloro, inflamable y tóxico que suele emplearse como anticongelante, disolvente y combustible. Pese a que el exceso de la exposición a él podría provocar daños irreversibles para la salud ya está comenzando a ser utilizado como alternativa a los combustibles tradicionales, puesto que el metanol puede reducir drásticamente el impacto ambiental de la huella del carbono.

¿Dónde se ubicará y cómo funcionará esta planta de procesamiento de desechos?

La instalación se construirá dentro del Puerto de Rotterdam y será la primera de su tipo en Europa. Enerkem, cuya tecnología patentada se utilizará para producir el metanol, ya opera una planta a escala comercial en Edmonton, Canadá. La misma, comenzó a funcionar en 2016, y también ha estado produciendo etanol desde 2017. Las instalaciones previstas a construirse en Rotterdam tendrán el doble de capacidad de entrada de la planta de Edmonton.


Es interesante: El grafeno puede ser la alternativa a la falta de agua


El proceso de Enerkem convierte los residuos en metanol a través de la gasificación, el acondicionamiento del gas de síntesis (que contiene CO Y H2) y la síntesis catalítica. Los residuos no reciclables y no compostables se clasifican y trituran antes de ser añadidos al gasificador junto con el oxígeno y el vapor. Esto convierte alrededor del 90% del carbono en la materia prima residual en un gas de síntesis, que luego se purifica. El gas de síntesis se hace reaccionar con un catalizador para producir el metanol.

planta convertidora de desechos
Planta de reconversión de desechos en Metanol desarrollada por Enerkem en Edmonton, Canadá. Cortesía: Waste360

Air Liquide suministrará el oxígeno para la producción de gas de síntesis. El hidrógeno será proporcionado por Air Liquide y AzkoNobel, y se usará en la etapa de conversión catalítica. Tanto Air Liquide como AzkoNobel tienen planes en marcha para producir hidrógeno (que es realmente costoso de producir industrialmente) través de métodos ecológicos.

Este proyecto de conversión de residuos en química no solo reducirá las emisiones de CO2 normalmente asociadas con la eliminación de residuos, sino que también proporciona un método para producir metanol “verde”.

¿Qué otros proyectos ecológicos involucran la producción de metanol?

Graham Hutchings y su grupo de científicos miembros del Instituto de Catálisis de Cardiff han logrado convertir en un mecanismo más sencillo la producción de metanol. Este proceso utilizaría oxígeno y lo combina con peróxido de hidrógeno a temperaturas suaves que requieren menos energía y que reduce los gastos provenientes del método actual de producción de metanol: descomposición de gas natural a altas temperaturas en hidrógeno gaseoso y monóxido de carbono siendo un proceso que requiere una gran cantidad de energía y que es llamado “reformado de vapor”

IChemE Awards 2016 Finalist – 'Waste derived green methanol' – Cardiff University and Greenergy, UK

Proceso de producción de glicerol a partir de Bio-Diesel, reactivo que funcionará como base para la producción de metanol ecológico o verde. Proceso diseñado por Cardiff University y Greenergy International Ltd.

Por su parte, investigadores del departamento de Ingeniería Química de la Universidad Rovira i Virgili (URV, Tarragona), liderados por Ricard Garcia-Valls, lograron diseñar un dispositivo capaz de absorber CO2 a alta velocidad y transformarlo en productos como el metanol, que es también uno de los ingredientes del biodiésel. El prototipo realiza una especie de fotosíntesis artificial que, en algunos aspectos, mejora el proceso de las plantas, consiguiendo energía limpia diez veces más rápido que con la biomasa.


Es interesante: Tesla alimenta de energía verde a un condado australiano


Esta membrana con poros artificiales absorbe el CO2 del aire y así como las plantas lo convierten en materia orgánica, este dispositivo aprovecha esta concentración de CO2 para conseguir un compuesto concreto: ácido fórmico o metanol, que pueden entrar a formar parte de combustibles limpios con la ayuda de placas solares, sin ningún impacto medioambiental. Pese a que investigaciones de este tipo ya se han realizado, este aparato consigue obtener más energía con mayor velocidad y eficiencia que los dispositivos existentes.

combustibles verdes
Los combustibles verdes o alternativos progresivamente deberían sustituir a la gasolina como comburente preferido para dotar energía a los motores automovilísticos. Cortesía: Muy Virtual

Pese a que el metanol, también por sí mismo es bastante tóxico sí se consume directamente ya poco a poco está comenzando a ser comercializado como un combustible ecológico y viable tanto en sustentable producción como a su vez, cumplidor con las normas regulatorias ambientales que existen actualmente y que será parte de una solución innovadora que satisfaga las necesidades de la industria y contribuya a un futuro más sostenible.

Conoce la planta que reciclará desechos para convertirlos en químicos
5 (100%) 1 vote