9 Mejores Poemas de Frida Kahlo

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón, conocida mundialmente como Frida Kahlo fue, en resumen, una pintora mexicana. Sus obras transmitían una sensibilidad exaltada inspirada en sus vivencias (por lo que una gran parte eran autorretratos): amores, tragedias y desilusiones. Sus cuadros estaban cargados de metáforas sobre la vida y lo que tenemos que pasar al ir creciendo, por lo que más de uno se puede sentir identificado con alguna de sus creaciones.

A parte del poderío y genio que poseía con el pincel, Kahlo también destacaba en el don de la palabra: poemas, relatos y citas surgidas a partir de escritos, cartas o entrevistas, dejaban entrever la fuerza que manejaba esta mexicana. Es una de nuestras artistas favoritas de todos los tiempos, por ello, le dedicamos este articulo y en su honor, una recopilación de algunos de sus más recordados escritos.

Ejemplos de poemas de Frida Kahlo

1. “La persona más extraña del mundo”

Yo solía pensar que era la persona más extraña en el mundo, 
pero luego pensé, 
hay mucha gente así en el mundo, 
tiene que haber alguien como yo, 
que se sienta bizarra y dañada de la misma forma en que yo me siento. 

Me la imagino, 
e imagino que ella también debe estar por ahí pensando en mí. 
Bueno, yo espero que si tú estás por ahí 
y lees esto sepas que, sí, es verdad, 
yo estoy aquí, soy tan extraña como tú.

Cita #1

“Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Solo entonces te darías cuenta de lo especial que eres para mí”.

2. «Mereces un amor que te quiera despeinada»

Mereces un amor que te quiera despeinada,
incluso con las razones que te levantan de prisa
y con todo y los demonios que no te dejan dormir.

Mereces un amor que te haga sentir segura,
que pueda comerse al mundo si camina de tu mano,
que sienta que tus abrazos van perfectos con su piel.

Mereces un amor que quiera bailar contigo,
que visite el paraíso cada vez que ve tus ojos
y que no se aburra nunca de leer tus expresiones.

Mereces un amor que te escuche cuando cantas,
que te apoye en tus ridículos,
que respete que eres libre,
que te acompañe en tu vuelo,
que no le asuste caer.

Mereces un amor que se lleve las mentiras,
que te traiga la ilusión,
el café
y la poesía.

3. “Libre de mí”

Te dejo libre, libre de mí
Libre de mi carácter tan cambiante
Libre de mis ganas locas por amarte
Libre de mi afán de cuidarte como a nadie.
Te dejo libre
Libre de mi gran amor protector
Libre de mí por completo
Pero te ruego que no vuelvas, cuando te des cuenta que nadie podrá amarte como yo.
No vuelvas por favor.

Cita #2

“Estoy bien… Bien hundida, bien decepcionada, bien vacía. Bien harta, bien rota. Bien fracasada, bien inestable, bien cansada… Definitivamente: Estoy bien”.

4. “Te cielo”

¿Se pueden inventar verbos? 
Quiero decirte uno: yo te cielo, 
así mis alas se extienden enormes para amarte sin medida.

Siento que desde nuestro lugar de origen hemos estado juntos, 
que somos de la misma materia, 
de las mismas ondas, 
que llevamos dentro el mismo sentido. 
Tu ser entero, tu genio y tu humildad prodigiosas son incomparables 
y enriqueces la vida; 
dentro de tu mundo extraordinario,
 lo que yo te ofrezco es solamente una verdad más 
que tú recibes y que acariciará siempre lo más hondo de ti mismo. 

Gracias por recibirlo, 
gracias porque vives, 
porque ayer me dejaste tocar tu luz más íntima 
y porque dijiste con tu voz y tus ojos lo que yo esperaba toda mi vida.

Cita #3

“Yo lo veía… y puedo jurar que no me quedaban ganas de ver a nadie más. En ese preciso momento comprendí, que los ojos siempre les pertenecen a las personas que los hacen brillar”.

Poemas para mujeres

5. Extracto de una carta de Frida a Diego

Recuerda que siempre te amaré
aunque no estés a mi lado.
Yo en mi soledad te digo,
amar no es pecado a Dios.

Amor aún te digo si quieres regresa,
que siempre te estaré esperando.

Tu ausencia me mata,
haces de tu recuerdo una virtud.

Tu eres el Dios inexistente
cada que tu imagen se me revela.

Le pregunto a mi corazón porque tú y no algún otro.
Suyo del alma mía.

6. “Nada comparable a tus manos” (extracto de una carta)

Nada comparable a tus manos,
ni nada igual al oro-verde de tus ojos.
Mi cuerpo se llena de ti por días y días.

Eres el espejo de la noche.
La luz violeta del relámpago.
La humedad de la Tierra.
El hueco de tus axilas es mi refugio.

Toda mi alegría es sentir
brotar la vida de tu fuente-flor
que la mía guarda para llenar
todos los caminos de mis nervios que son los tuyos,
tus ojos, espadas verdes dentro de mi carne,
ondas entre nuestras manos.
Solo tú en el espacio lleno de sonidos.

En la sombra y en la luz;
tú te llamarás auxocromo, el que capta el color.
Yo cromóforo, la que da el color.

Tú eres todas las combinaciones de números. La vida.

Mi deseo es entender la línea, la forma, el movimiento.
Tú llenas y yo recibo.

Tu palabra recorre todo el espacio y llega
a mis células que son mis astros y va
a las tuyas que son mi luz.

7. “He sido una afortunada”

No reniego de mi naturaleza, 
no reniego de mis elecciones, 
de todos modos,
he sido una afortunada.

Muchas veces en el dolor se encuentran los placeres más profundos,
 las verdades más complejas,
 la felicidad más certera.
Tan absurdo y fugaz es nuestro paso por el mundo, 
que solo me deja tranquila el saber que he sido auténtica,
 que he logrado ser lo más parecido a mí misma que he podido.

Cita #4

“Aprenderé historias para contarte, inventare nuevas palabras para decirte en todas, que te quiero como a nadie”.

8. “Una vida no vivida”

Me siento como un gato.
He vivido más de una vida contigo; 
sin ti, 
juntos, 
separados, 
alejados 
y cercanos; 
con café y tequila, 
limones y heridas, 
sal en las llagas y amor en los labios…
¿Y preguntas si le temo a la muerte?
Amor, témele a una vida no vivida.

Cita #5

“No quiero un amor a medias, rasgado, partido a la mitad, he luchado y sufrido tanto, que me merezco algo entero, intenso, indestructible”.

9. “Nunca fue mío”

Nunca fue ni será mío.
Es de él mismo.
La vida callada dadora de mundos,
lo que más importa es la no ilusión.
La mañana Nace,
los rojos amigos,
los grandes azules,
hojas en las manos,
pájaros ruideros,
dedos en el pelo,
nidos de palomas,
raro entendimiento de la lucha hermana,
sencillez del canto de la sinrazón,
locura del viento en mi corazón.
Dulce xocolatl del México antiguo,
tormenta en la sangre que entra por la boca.
Compulsión,
augurio,
risa
y dientes finos,
agujas de perla
para algún regalo de un siete de julio.
Lo pido,
me llega,
canto,
cantando,
cantaré desde hoy
nuestra magia, amor.

Cita #6

“Y una cosa puedo jurar: yo, que me enamore de tus alas, jamás te las voy a querer cortar”

Artículo anterior9 Poemas para dedicar a mi hija
Artículo siguiente9 Poemas del Renacimiento

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí