9 Poemas para dedicar a mi hija

Ya es conocida la frase “no hay amor más puro que el de los padres a los hijos”, me parece maravilloso el hecho de amar a un pequeño ser que no conoces y que de pronto, al verlo, el ferviente amor que sentías en tu pecho por simplemente conocer de su existencia, se multiplica a niveles nunca antes experimentados. Es simplemente maravilloso, además que es un sentimiento solo disponible para el “club de los padres”. Así que los que no tenemos hijos, solo podemos llegar a entenderlo gracias a los versos de los poetas, que nos han regalado hermosas frases que pueden funcionar para dedicar a la pequeña de sus ojos en algún día especial.

En Procrastina Fácil nos hemos dado a la tarea de recopilar algunos de estos poemas para que no tengas que indagar mucho para hacer feliz a tu pequeña.

Ejemplos de poemas para mi hija

1. “A Juana, mi hija” de Ernesto Mejías Sánchez

Giras como la luna, criatura,
entre mis manos. Tan dulcemente
giras que la velocidad de la mirada
no eclipsa el yo pequeño que brilla
en tus pupilas; girasol de mi alma,
dulce mordisco rosa de mi entraña,
niña de mis ojos, fervor de carne
más querido, más antiguo, más alto
que tú misma inocencia. 

Espuma
de la dicha, brasa, chispa de amor
que siempre no quema y regocija.
Estoy al pie de la escalera, pero
tú no me ves. Me pierdo en tu mirada
como los polvillos de la luz.

Brillo,
brillo por ti no más, y para ti,
heliotropo, sol cambiante, tornasola
mi alma, torna, sol, a mirarme.

2. “Extrañarla” de Juan Ortiz

Cuando ella estaba aquí,
me era fácil escuchar a Silvio.

Ella,
con su amor presente,
hacía posible soportar el dolor de la trova cubana;
las heridas eran de jabón
y de sonrisas inocentes llenando la sala.

Cuando ella estaba aquí,
la casa era amplia,
un médano de colores bajo su andar apresurado;
lo poco era mucho,
y cada cosa simple andaba de fiesta en la alborada.

Hoy por hoy,
ella ya no está cerca,
no como yo quiero;
aunque a veces creo ver su silueta correr
por los pasillos tras el gato que quedó huérfano sin su presencia,
no se encuentra.

Lo cierto es que,
a raíz de su partida,
la casa ha vuelto a ser chica,
las nostalgias me esperan detrás de los platos,
los jarrones,
los muebles,
la repisa;
me es imposible escuchar a Silvio,
sí,
y si suena mientras estoy desprevenido,
algo del cristal que soy se parte,
y quedo allí,
resquebrajado,
llorando por un amor que no esperé,
poco más que un naufragio olvidado.

Te extraño, hija.

3. “Para mi hija” de “Sagui”

A ti mi pequeño retoño quisiera regalarte el mundo entero,
bajarte las estrellas y hasta el mismo universo,
crearte la canción más hermosa con una simple tonada de mi voz.
a ti mi pequeña princesa lo mejor quiero regalarte.

Tu eres la luz de mis ojos,
eres mi motor para seguir cada día,
ilumíname con tu sonrisa, 
con tu alegría, 
lléname de tu inocencia,
corro a la puerta de la casa para verte dormir en las tardes,
me siento a tu lado y te platico de mis días a tu lado.

Tu mi pequeña bendición que hace latir a mi corazón,
quiero regalarte la perfección de la vida y compartirla a tu lado,
quiero mostrarte las cosas bellas y lindas que nos conllevan día a día,
a ti mi pequeña muñeca mis mejores tesoros te entregare.

Deseo cada día verte despertar y sonreír,
quiero guardar de ti cada instante,
cada momento en los que te veo feliz,
eres tú mi mayor felicidad, 
eres mi triunfo y mi verdad
para ti, mi pequeña hija,
te daría mi vida entera,
te quiero princesa.

4. “Mi adorada bailarina” de María Eugenia Reyes

Gira que gira,
Vuelta que viene,
Vuelta que va,
Con la gracia de una gacela
Tus piecitos vienen y van.

Expandes con tus manitas el aire,
Haciendo olas de colores vibrantes,
En las que se sumergen
Las almas de los mortales.

Tu dulce rostro muestra gozosa
Una danza juguetona,
De la mano de Terpsícore.

Será acaso que mis ojos te mirarán
Triunfante en la duela
Con un ramo de rosas como cetro
Cual coronada reina.

Mi alma desea verte mi niña
Con un vestido de luz etérea
Iluminando tu belleza.

Danzando alegre por el mundo,
Centelleando como una estrella,
Apoderándote del maná
Del batir de manos
Con que se alimentan
Los virtuosos de la tierra.

5. “Poema para mi hija” de Zol Larice

El día en que naciste,        
el mundo se detuvo y solo existíamos tú y yo,
tu mirada abrió la puerta hacia mi interior,
esa puerta que un día cerré y me permitió protegerme del dolor,
ya que, ya tantos habían causado una pena en mi corazón.

Llegaste tú, como una luz que todo ilumino,
impregnaste mi ser, de amor, esperanza y devoción. 
Y empecé a creer,
empecé a soñar que el mundo podría ser mejor.

Imaginé arcoíris, días soleados,
donde bajo ese cielo, bailábamos las dos;
mi niña Preciosa,
mientras pasan los días y creces,
cuanto más me dejas conocerte,
más segura estoy, que el día que Dios te diseño,
quiso bendecirme y sorprenderme.

Ahora llevo casi un año amándote
y me faltan mil más, para cumplir mi misión de mamá
pero antes de que sea tarde,
por qué, aunque quiera al tiempo no he podido
comprarle.
 
Quiero hoy escribirte, decirte, gritarte
que te ame, te amo y te amaré. 
Hasta que Dios decida llevarme
inventaré mil vidas más, 
porque mi alma nunca va a olvidarte.

Tienes ahora que saber,
que nunca dejaré de decirte, recordarte, y prométeme no olvidarte, 
que estás aquí,
 para ser feliz,
 para reír, 
cantar, soñar, amar y bailar, 
incluso bajo un cielo gris.

Poemas de feliz cumpleaños hija

6. “Hija mía, es la primera vez que escribo un poema” de anónimo

Hija mía,
es la primera vez
que escribo un poema,
pero por este hermoso día
quería sorprenderte
con algo especial y diferente,
porque la ocasión lo merece, 
¡cumples un año más!

Sigues creciendo,
sigues aprendiendo,
sigues sabiendo cuál es tu lugar,
descubriendo que necesitas
para ser feliz,
guardando en tu corazón
hermosos recuerdos 
que te acompañarán
en cada uno de tus días,
demostrándome que eres fuerte,
valiente y muy resistente, 
y que yo de ti también puedo aprender.

¡Feliz cumpleaños, hija!

7. “Hija” de anónimo

Hija preséntate al mundo como eres, 
no debes cambiar nada, 
ni cómo piensas, 
ni cómo te ves, 
ni la manera en la que te presentas. 
Siempre ten la certeza que
tú eres suficiente y maravillosa, 
y no dejes que nadie te diga lo contrario.

8. “Soneto at home” de Carlos Guido Spano

¡Hijos queridos! En la paz bendita
del heredado hogar hallad defensa
contra el violento entorno que nos tensa
contra el combate cruel que nos agita.

Como en vuestros abuelos se condensa
reconoced caballeresca cita
con la conciencia que a lo heroico invita
y rechazad vivir en la vergüenza.

Ejemplo es vuestra madre de la entrega.
Servid a los demás. Es su camino.
Intransitado y viejo al cielo llega.

Esto de mi docencia me imagino
que de un padre a sus hijos se trasiega:
que cada cual sea fiel a su destino.

9. “Mi niña” de Ricardo Álvarez

¡Duerme mi niña!
Cuando despiertes,
el día festejará la mañana en tus ojos, y
la mañana celebrará en tu risa.
Duerme tranquila,
en mis brazos de cuna y cama.
Brazos de hierro y cobre,
de madera dulce moldeada.

Donde los témpanos helados no pueden rozarte, y
las mariposas volando tu ombligo,
haciendo piruetas y cosquillas en tu vientre.
¡Bebe mis sueños, mi niña!
Bebe. Que si tu sed de nubes húmedas te supera
mi cántaro tiene un espacio de agua clara para ti.

Duerme y sueña,
Que sobre tu frente vuelan palomas blancas y
que tus palmas de seda acarician tu muñeca y
los ramos de las rosas más puras rondan en tus sueños de papel.
Y de tus labios de algodón, mi niña,
beben el néctar dulce sorbido de tu suspiro mínimo.

Duerme mientras mis ojos pasean
por tus ventanas cerradas en el tejido oscuro de la noche.
Duerme en paz,
que cuando despiertes
compartiremos el pan, el agua y
la miel que fabricaron las abejas con tu mirada interna,
zumbando la noche, mientras tus párpados suaves reposaban.

El ángel divino nadaba en tus sueños de agua, y
el laurel triunfante te relataba una historia infante, sumergido en tu oído.
Con voz de susurro y sigilo, mientras dormías en mis brazos.
¡Duerme y sueña mi niña!
Con los panales soleados abriendo la mañana,
en los balcones de tus pestañas mimadas.
Artículo anterior80 Maneras originales de copiar en clase
Artículo siguiente9 Mejores Poemas de Frida Kahlo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí