¿Probióticos? Los gérmenes buenos

En el ser humano habitan más de un trillón de microbios (bacterias, virus, levaduras y hongos) repartidos en diferentes zonas del cuerpo, tales como el intestino, la piel, la mucosa oral y la vagina; con un importante papel en la absorción de nutrientes, así como en la protección contra patógenos mediante mecanismos de resistencia y el entrenamiento de nuestro sistema de defensas para poder diferenciar los microorganismos malos de los buenos y así inducir un estado ideal de salud a través de una flora intestinal con concentraciones y especies de microorganismos beneficiosos, lo que incluye la dieta de los probióticos. Sigue procrastinando y te contaremos de qué se trata.
 

Te puede interesar: Dieta cetogénica para perder peso


 

Los tipos de microbios y su abundancia varían dependiendo de la zona del cuerpo donde se encuentren y lo más interesante es que también difieren entre individuos (esta puede ser tan única como las huellas dactilares), debido a factores como la dieta, el medio ambiente e incluso la genética.

¿Qué función cumple la microbiota en el aparato digestivo?

 

probióticos
Fuente: revivanutricao.

 

El intestino, es donde la microbiota lleva el primer lugar en cuanto a abundancia y diversidad genética de los organismos, formando todo un ecosistema complejo con importantes funciones, de hecho, algunas veces se refieren a éste como el “órgano olvidado”.

Esta flora intestinal se encuentra principalmente en el colon (última parte del sistema digestivo), aquí la microbiota se encarga de la síntesis de aminoácidos y vitaminas y la digestión de componentes no digeribles de la comida para la obtención de energía.

El origen beneficioso de la microbiota

 

probióticos
Fuente: mx.emedemujer.

 

De hecho, en una versión del Antiguo Testamento hay evidencia que apunta hacia el uso beneficioso de ciertos microorganismos incluidos en la dieta; así mismo, en el apartado de el Génesis se refieren a la longevidad de Abraham como producto del consumo frecuente de “leche agria”. Incluso la longevidad de poblaciones balcánicas era atribuida al consumo de lácteos fermentados. El premio Nobel Elie Metchnikoff lo atribuía a la presencia de lactobacilos que disminuían la concentración de toxinas intestinales.

¿Qué son los probióticos, prebióticos y simbióticos?

 

probióticos
Fuente: biotrendies.

 

  • Probióticos

La Asociación Científica Internacional de Probióticos y Prebióticos (ISAPP) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) definen a los probióticos como

Microorganismos vivos, bien sea bacterias, levaduras u hongos, que al ser administrados en cantidades adecuadas resultan beneficiosas para la salud del individuo, ya que son capaces de mejorar el balance microbial en el intestino.

La mayoría de los probióticos comerciales consisten en cepas de Lactobacilos y Bifidobacterias. También se encuentran en productos fermentados como el yogurt, el kéfir, suero de leche, la col ácida (chucrut), el kimchi (repollo fermentado), los quesos madurados como el queso azul, la salsa de soya y los vinos entre otros.

  • Prebióticos

probióticos
Existe un prebiótico natural en la leche materna humana, el galactooligosacárido (GOS), acentuando el papel irreemplazable de la lactancia materna.Fuente: materna.com.

 

Compuestos (oligosacáridos) no digeribles de la dieta, que causan cambios específicos en la composición y actividad de la microbiota intestinal, ya que estimulan el crecimiento selectivo de microorganismos benéficos; debido a su composición, los prebióticos no son absorbidos hasta que alcanzan el colon, donde son fermentados por microbios específicos produciendo ácidos grasos y lactato. Los prebióticos se pueden obtener a partir de legumbres, frutas y granos enteros.

  • Simbiótico

Se refiere a aquellos productos que contienen tanto probióticos como prebióticos, siendo diseñados específicamente de esta manera para que el componente prebiótico favorezca selectivamente al probiótico.

Mecanismos de acción

 

Existen tres mecanismos mediante los cuales los probióticos parecen ejercer sus efectos benéficos sobre la salud, sin embargo, dependerá de las especies y cepas específicas de microorganismos presentes en los probióticos:

  • Efecto antimicrobial

Los probióticos tienen la capacidad de alterar el microambiente intestinal al producir moléculas antimicrobiales que inhiben el crecimiento de especies patógenas. Por otra parte, la colonización de especies beneficiosas para nuestra salud, promueve la competencia por los sitios de adhesión en el intestino y la captación de nutrientes, evitando la invasión celular.

  • Integridad de la barrera de la mucosa intestinal

Los probióticos incrementan la producción de moco en el intestino a través de la habilidad de metabolizar carbohidratos y producir ácido láctico (estimula la síntesis de mucina) una glicoproteína que junto a la secreción de agua y la interacción entre células, mejoran las funciones propias del epitelio intestinal y favorecen la integridad de la barrera mucosal y por ende, menos entrada de patógenos.

  • Modulación de la respuesta inmunitaria

Se ha demostrado que los probióticos modulan la respuesta inmunitaria en la mucosa intestinal de manera favorable, ya que son capaces de interactuar con los componentes celulares del sistema inmunitario, favoreciendo la producción de anticuerpos, disminuyendo la muerte celular y generando un efecto anti inflamatorio, beneficioso y conveniente en el tratamiento de enfermedades inflamatorias como la enfermedad de Crohn, (enfermedad inflamatoria crónica del tracto gastrointestinal).

Beneficios para la salud

 

probióticos
Fuente: hsnstore.

 

El consumo adecuado de probióticos puede ayudarnos en muchos problemas de salud tales como gases, distensión abdominal, alergias, intoxicación alimentaria, enfermedad inflamatoria intestinal, intolerancia a la lactosa e incluso en problemas alérgicos como la dermatitis.

De hecho, uno de los mayores beneficios de los probióticos consiste en restaurar la microbiota, cuando por el uso de ciertos medicamentos (antibióticos, quimioterapia, radiación, estrés, mala alimentación) nuestra flora intestinal se ve comprometida y causa un desbalance o disbiosis.

En pacientes con intolerancia a la lactosa, donde el cuerpo posee bajos niveles de la enzima lactasa, necesaria para digerir la lactosa, un tipo de azúcar que se encuentra principalmente en la leche. Estudios han demostrado que el consumo de ciertos tipos de probióticos pueden ser usados para aliviar los síntomas clínicos de la intolerancia, ya que pueden facilitar la digestión de este azúcar.

En estudios aleatorizados y controlados, se ha evaluado la absorción de calcio tras la administración de probióticos, obteniendo un incremento tanto en la absorción cálcica como en la densidad mineral ósea. Así como en distintas alteraciones metabólicas.

Aun cuando se desconoce cómo funciona el eje intestino-cerebro y la función de la microbiota, cada vez son más los estudios de probióticos en el tratamiento de enfermedades mentales y en autismo, ya que en estudios con animales de experimentación, se ha demostrado la influencia positiva de los probióticos en los trastornos del neurodesarrollo, ejemplo de ello es que el desbalance en la microbiota intestinal promueve la sobreproducción de neurotoxinas que conducen a cuadros característicos de autismo.

La importancia de los probióticos durante el nacimiento

 

probióticos
Fuente: elenabeser.

 

Los probióticos no solo se obtienen a partir de la comida y otros suplementos comerciales, nuestro cuerpo comienza a convivir con ellos desde que nacemos; el recién nacido durante su paso por el canal de parto, es expuesto a diferentes bacterias de la mucosa vaginal de la madre, entre ellas bifidobacterias, lactobacilos e incluso Escherichia coli que comienzan a colonizar el intestino del bebé

La exposición a los priobióticos no sucede cuando el parto es por cesárea, de ahí que ciertos problemas de salud como alergias, un sistema inmunitario deprimido sean atribuidos a los bajos niveles de flora bacteriana en el recién nacido.

Riesgos

 

probióticos
Los niños, ancianos y pacientes inmunosuprimidos son la población de mayor riesgo. Fuente: iaasgrupo4 (wordpress).

 

Se debe tener especial cuidado en el suministro de probióticos en personas inmunosuprimidas, (cáncer o VIH/sida), debido a que pudieran tener un crecimiento descontrolado de microorganismos, y estos, al igual que otras bacterias, liberan ciertas toxinas que pueden ser perjudiciales.

De igual manera en el caso de niños, mujeres embarazadas y personas mayores de edad, que poseen un sistema inmunitario comprometido.

El consumo no controlado de estos microorganismos puede resultar en bacteriemia (bacterias en la sangre) o sepsis.

¿Debo tomar o no un probiótico?

 

Por otra parte, en la actualidad existen en el mercado muchos suplementos de probióticos y simbióticos disponibles, pero hay que recordar que estamos hablando de organismos vivos que requieren ser cuidadosamente monitoreados, almacenados y combinados para que sean beneficiosos en lugar de convertirse en serios dolores de cabeza.

Los probióticos, prebióticos o simbióticos los puedes obtener también de suplementos comerciales, sólo asegúrate que se traten de casas comerciales con buena reputación. La ingesta regular de probióticos en tu dieta te ayudaran a mantener una buena salud intestinal.

Te puede interesar:

Bacterias resistentes a antibióticos


Conclusión

 

La microbiota intestinal tiene un papel más que protagónico en la salud del ser humano, de ahí la importancia de entender cómo trabaja este micro ecosistema y saber cuáles son los microorganismos beneficiosos y aprovecharlos conservando los criterios comunes para la selección de cepas probióticas: tolerancia a la condiciones gastrointestinales, capacidad de adherirse a la mucosa intestinal y la exclusión competitiva de patógenos; teniendo esto en cuenta, los prebióticos, probióticos y simbióticos pueden ser aliados perfectos para el tratamiento y prevención de diferentes enfermedades; la eficacia de los mismos dependerá tanto del tipo de enfermedad, la microbioma del paciente y de la cepa probiótica utilizada, premisas de la medicina personalizada, que aún deja un largo y excitante camino por recorrer.

¿Probióticos? Los gérmenes buenos
5 (100%) 1 vote

Comparte en tus redes si te gustó.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Prof. Fac. Medicina ULA (Mérida-Venezuela), meritócrata liberal, agnóstico panteista, biólogo, inmunólogo básico, bioestadístico accidental, daltónico, ISTJ, esposo de Nubia Silva.

Sliding Sidebar

Danos un Like en Facebook

Siguenos en Google+

Instagram Slider

No images found