Somos monos inteligentes que solo recientemente hemos dejado los árboles, viviendo en el tercer planeta de una estrella menor, en un brazo espiral menor de una galaxia menor, en un grupo menor de galaxias cerca del supercumulo de Virgo. Michio Kaku

Creíamos que la energía nuclear, los reactores de fisión, se convertirían en una panacea que solucionaría la necesidad de energía para nuestra civilización, una energía barata que nos podía crear una independencia del petróleo y otros combustibles fósiles. Sin embargo, la energía nuclear se ha convertido en un riesgo que supera con creces sus ventajas. Por otra parte sus costes, ocasionados por el cierre de centrales nucleares obsoletas y problemas de residuos radioactivos, convierten esta energía en algo cada vez más caro.

Pero no se trata solo de costes, sino de riesgos derivados de accidentes y la custodia que precisan los residuos radioactivos para evitar que caigan en manos de terroristas. Por otra parte cada día existen más lugares donde el peligro de radiactividad se hace evidente. Chernóbil, es el ejemplo más palpable de todos. Su explosión fue cientos de veces más radioactiva que Hiroshima y Nagasaki, dieciocho mil kilómetros cuadrados quedaron seriamente contaminados, así como el 40 % de los bosques de Ucrania. También se contaminaron del isotopo cesio 137 unos ciento sesenta mil kilómetros cuadrados de Ucrania, Bielorrusia y Rusia.

desastres nucleares
Ciudad de Prípiat abandonada por la radiación de Chernóbil. Es clave para la humanidad progresar hacia otras formas de energía para evitar tanta barbarie. Cortesía: Wikimedia Commons

La radiactividad producida por esta central ha producido doscientos setenta mil casos de cáncer de los que noventa y tres mil son y serán mortales. Y aun se corre riesgos de más escape, ya que el núcleo del reactor continúa activo y su sarcófago puede ser inestable si no se renueva nuevamente en unos trabajos que pueden durar hasta el año 2065.

Pero Chernóbil no es el único accidente nuclear que se ha producido, ha habido muchos más accidentes que valen la pena que recordemos. En 1957 hubo incidentes en las centrales de Mayak, Rusia y Windscale en Inglaterra; en 1979 se produjo la fusión parcial del núcleo del reactor de Three Mile Island en Estados Unidos, en 1986 el ya referido caso de Chernobil que fue el más grave de todos los casos, en 1989 se produjo un incendio grave en Vandellos I, España: 1993 se produjo una explosión en la central Tomsk-7, en Siberia que contamino mil kilómetros cuadrados, en 1999 un incidente en To-kaimura produjo dos muertos y seiscientas personas expuestas a la contaminación, en el 2008 se produjo Asco-1 en España un escape de partículas radioactivas al exterior, y finalmente en 2011 el grave terremoto y tsunami de Fukushima en Japon.

Todos estos lugares han quedado, en menor y mayor parte, afectados por la radiactividad, pero no son los únicos lugares en el mundo. Palomares, España, quedó afectado por la radiactividad por la caída de cuatro bombas nucleares en un accidente aéreo, afortunadamente las bombas nucleares no detonaron, pero dejaron esparcido su letal contenido radioactivo.

También están contaminados todos aquellos lugares en los que se realizaron experiencias nucleares, como es el caso del desierto de Álamo Gordo, en Estados Unidos, lugares secretos de Siberia, un lugar desierto del Sahara argelino, la isla de Muroa y lugares en Asia que desconocemos. Adicional a lo anterior, existen varios submarinos nucleares hundidos en accidentes, y la flota de submarinos nucleares obsoletos que están amarrados en puertos del norte de Rusia, barcos que además están expuestos al robo por parte de grupos terroristas. Y añadir los restos de uranio enriquecido que Ucrania tiene como herencia de la URSS.

Cinco Reactores Nucleares sobre el Infierno

Centrales y centrales obsoletas, y lugares en los que movimientos sísmicos pueden producir nuevos accidentes irremediables. ¿Quién nos garantiza que el Etna no entra en erupción y produce un tsunami que afecta a las centrales de las costas españolas? Por otra parte en Japón, concretamente, a unos cientos de kilómetros de Tokio, se encuentra el complejo de cinco reactores de Hamaoka, construido sobre la confluencia de tres placas tectónicas, la placa de  Filipinas, la placa de Ojotsk y la placa Eurasiática, ¡Una de las peores zonas sísmicas del mundo! Es como construir encima del infierno.

Tras el incidente de Fukushima, el 6 de mayo de 2011 se decidió cerrar estos reactores situados a doscientos kilómetros de Tokio. Pero el problema es que estos reactores no tienen barrera anti-tsunami, están sobre una duna, y construir una barrera costara dos o tres años, en un lugar que tiene el 87% de probabilidades de un seísmo de magnitud 8 en los próximos 30 años.

Fukushima, desastre nuclear – Documental

Vídeo que explica la catástrofe de Fukushima producto de la actividad sísmica

Las centrales nucleares de fisión son un gran riesgo para nuestro planeta. Y solo pensamos en riesgos por accidente, ya que no calculamos los riesgos terroristas y los ocasionados por ataques en caso de guerra. Tal vez un día, cuando se pueda desarrollar las centrales de fusión, todas las centrales nucleares actuales terminaran desmanteladas y cubiertas con sarcófagos. Por ahora la energía nuclear se ha convertido en un mal menor del que dependemos y de difícil modo de erradicar.

¿Cuál es el futuro de producción energética? Al margen de las energías limpias, como la solar o eólica, se está investigando en los reactores de fusión, y otras materias como el litio. Concretamente, este último elemento, existe para 10 millones de años con el actual ritmo de consumo, considerando que el litio que contiene una batería de un solo móvil puede generar tanta energía como la que consume un europeo en 20 años.

Para progresar: Un Sol en la Tierra

Otra fuente de producción son las centrales de fusión, entre ellos el Reactor Internacional de Fusión (ITER), ubicado en Cardache, en la Provenza francesa. El objetivo de esta central es producir energía eléctrica por medio de la fusión, proceso que tiene lugar en el interior de las estrellas, entre ellas nuestro Sol.

Sepamos que hay dos tipos de reacciones nucleares: fusión y fisión. Ambas liberan la energía que mantiene unido al núcleo del átomo. La fisión nuclear se produce si un neutrón se rompe en dos núcleos más pequeños. Pero también salen despedidos otros neutrones que pueden chocar contra otros núcleos de uranio produciendo una reacción en cadena tal que todo el planeta podría explotar. Hoy este tipo de reacciones se controlan en las centrales nucleares para producir energía, no sin riesgo de escapes de radiactividad.

reactor del ITER
Visión interna a escala de lo que será el ITER. Cortesía: Wikimedia Commons

En cuanto a la fusión nuclear esta se produce cuando se fuerza a que los núcleos de átomos ligeros se unan, cosa que origina un nuevo núcleo más pesado y se desprende energía. Es el caso del Sol, donde los átomos de hidrógeno se fusionan para formar helio que produce el calor que proviene del Sol.

El ITER ocupa diecinueve hectáreas y, según los últimos datos, sus costes será de quince mil millones de euros, cinco mil más de lo proyectado inicialmente. El ITER está diseñado para calentar hidrogeno gaseoso hasta cien millones de grados centígrados. Su tecnología a grandes rasgos, se basa en que la reacción de fusión crea plasma que se aislara en las paredes del reactor por un campo magnético. El plasma radiara rayos X, partículas cargadas de neutrones de alta energía, que generan varios megavatios que calentaran las paredes de 440 bloques de acero de medio metro de espesor. Las tuberías de las paredes, llenas de agua a alta presión, neutralizan el calor. Y, finalmente, el calor producido se convierte en vapor y mueve turbinas y retroalimenta al plasma.

reactor de un diseño de fusion
Diseño de una planta europea de fusión nuclear. Cortesía: EUROfusion

Se trata de un reactor experimental pero abre las posibilidades, de cara al futuro, de una energía limpia que sustituya a las centrales de fisión. En definitiva, sería tener “pequeños” soles en la Tierra.

Para poder progresar la humanidad tiene que correr riesgos
5 (100%) 1 vote

  •  
    2
    Shares
  • 2
  •  
  •  
  •