Recomendaciones para abordar la sexualidad con los niños

La asertividad es clave para hablar con tus hijos sobre la sexualidad. Cortesía: Pixabay

El presente artículo forma parte de una trilogía sobre la sexualidad y la educación sexual infantil. Inicialmente se hace una introducción breve para luego exponer un conjunto de recomendaciones para facilitar a los adultos un abordaje adecuado de las manifestaciones sexuales de los niños y niñas.

Se recomienda la lectura de los anteriores artículos de la trilogía aquí para sacar un mayor provecho de éste artículo.

¿Como hablar o qué hablar en lo que respecta a la sexualidad con los niños?

La asertividad es clave para hablar con tus hijos sobre la sexualidad. Cortesía: Pixabay

Los valores negativos y el desconocimiento respecto a la sexualidad infantil que se expresan en tabúes y prejuicios, generan angustias, culpas, dudas en los adultos que terminan en actitudes y conductas indeseables (ambivalencias, prohibiciones extremas, descalificaciones, maltrato psíquico y físico, entre otras). Producto de estos valores negativos y de sus historias personales muchos adultos presentan conflictos y desajustes en su sexualidad.  


No sigas sin saber lo que es la sexualidad infantil

Es por ello que no les resulta fácil a los padres y docentes responder las preguntas que hacen los/las niños/as sobre las diferencias anatómicas, los genitales, el embarazo, las relaciones sexuales.  Mi experiencia como facilitador en cursos y talleres sobre  el tema me ha permitido observar como adultos de buen nivel sociocultural, con formación profesional, admiten que les es más fácil responder la pregunta infantil ¿por qué la luna no se cae? que responder ¿cómo se hacen los niños? También les resulta difícil comportarse adecuadamente cuando observan a un niño masturbándose, o fisgoneando, o buscando un contacto que los padres consideran inapropiado.

Entre las recomendaciones para un abordaje adecuado de la sexualidad infantil cabe mencionar las siguientes:

Reconocer que somos portadores de valores conservadores, sexistas, censurantes y creencias erróneas respecto a la sexualidad infantil.

Este reconocimiento nos permite ser comprensivos con nuestras limitaciones como educadores, aceptarlas y tratar de superarlas a nuestro propio ritmo. Deconstruir estos valores y creencias a partir de la búsqueda de información científica y el trabajo personal orientado al cambio.

Tomar en cuenta el criterio evolutivo del desarrollo psicosexual infantil

De esta manera se podrá discriminar qué es lo esperable y qué puede ser motivo de alerta en la conducta sexual infantil. Por ejemplo, entre los 2 años, 6 meses y los 6 años los juegos sexuales entre niños y niñas es algo normal como parte de su desarrollo. Podemos decir lo mismo de la masturbación que se observa a estas edades. Si esto es así no es necesaria intervención alguna. Sin embargo, a veces estas conductas pueden ser sintomáticas y ameritar orientación.

Cuando el sexo es extraño: descubre las Parafilias

Si un/una niño/a se masturba con mucha frecuencia en el día o deja de hacer cosas como jugar por tocarse, lo hace fuera de contexto (en vez del baño o en su cuarto lo hace en lugares públicos) o lo hace como mecanismo defensivo ante sentimientos negativos (angustia, depresión) o compensatorio de carencias y no por placer, en estos casos debemos preocuparnos e intervenir.

Establecer un equilibrio entre la permisividad y el poner límites

Los estilos y pautas de crianza en buena medida son parte de la educación sexual informal, no sólo en lo referente a la regulación del deseo y del placer, así como a la construcción de la identidad de género, sino también respecto a los hábitos de alimentación, sueño e higiene.

Realizar el destete a más tardar al año

hasta cuando amamantar a los niños
Existe polémica entre pediatras y psicólogos (relacionando este tema con la sexualidad) sobre el tiempo correcto para el amamantamiento materno. Cortesía: Pixabay

Sin el ánimo de caer en posturas rígidas recomiendo, basándome en el psicoanálisis, que el/la niño/a debe ser destetado a más tardar al año. En mi experiencia de 41 años atendiendo infantes he observado que cuando la relación afectiva del bebé con su madre es buena el destete se da entre los 6 y 8 meses, en gran parte por iniciativa del bebé.

La supresión del tetero debe hacerse a más tardar a los 2 años y 6 meses.

En relación al sueño los/as niños/as deben dejar la habitación de los padres máximo a los 3 meses. En torno a la higiene no es conveniente que los padres se bañen con el/la niño/a desnudos como una práctica habitual. Si bien es importante que el infante tenga la oportunidad de ver los cuerpos desnudos de los padres pues le permite conocer su anatomía y establecer diferencias con la propia, someterlos a una percepción habitual de esa desnudez lo que lograría es mantenerlos erotizados en un grado no deseable. 

Las repuestas a las manifestaciones sexuales de los niños deben tener la menor carga emocional negativa posible en una atmósfera de comprensión y serenidad.

El lenguaje al responder las preguntas de los/las niños/as debe ser claro, veraz, preciso y ajustado a la edad. Esto no está reñido con el vocabulario técnico si es el que mejor recoge la realidad. Por ejemplo, en vez de responder que los bebés salen por donde uno hace pipí, lo correcto es decir que salen por la vagina. Asimismo, en vez de decir que el bebé está en la barriga, lo acertado es responder que se encuentra en una cavidad que se llama útero. Los/las niños/as están en capacidad de entender muchos conceptos y palabras si se les explica bien.

Cuando hablar con los niños sobre la sexualidad

Respecto a lo oportuno de nuestras intervenciones, la guía para actuar no sólo es por las iniciativas de los/las niños/as. Muchas veces podemos intervenir antes con base en el conocimiento del desarrollo psicosexual infantil o cuando intuimos, por indicios indirectos, que el/la niño/a está buscando una respuesta a sus inquietudes.

En ocasiones debemos tener claro lo que el/la niño/a pregunta para no irnos por las ramas (muchas veces como mecanismo defensivo) o responder otra cosa. Por ejemplo, si el infante lo que pregunta es sobre cómo se hacen los niños, no tiene sentido darle una charla sobre la fisiología de la reproducción humana. Cuando un/una niño/a hace esta pregunta es porque generalmente tiene hipótesis que quiere verificar.

Interés de los niños sobre el sexo: Explicar o no explicar sobre el coito

sexualidad de los niños
Hasta que Sigmund Freud publicó sus Tres ensayos sobre teoría sexual en 1905, los niños a menudo se consideraban asexuales, sin sexualidad hasta su posterior desarrollo .Cortesía: Pinterest

La respuesta es sencilla si no estamos cargados de prejuicios: ”tu papá introduce su pene en la vagina de mamá y deposita semen que producirá el embarazo”. Para un infante entre 3 y 5 años esta respuesta satisface su curiosidad. Podemos complementarla de acuerdo a nuestros valores de la sexualidad hablando que el coito se hace con amor, precisando el lenguaje que el/la niña desconoce o ampliando la respuesta si el infante lo solicita.

Lo que no es conveniente es biologizar la información contestando: “cuando tu papá y yo nos queremos mucho el deposita una semillita que luego se convierte en un bebé”. Los humanos no somos plantas que germinan por semillas. Por otra parte, este tipo de respuestas elude lo que por lo general desea el/la niño/a que es que le expliquen cómo es el coito. Por supuesto la fantasía de la cigüeña es una respuesta peor.

Descubre la psicología tras el contacto visual humano

En lo atinente a los valores, las actitudes y las conductas que deben evidenciar los adultos durante el proceso de construcción de la identidad sexual y de género así como el de la orientación de la sexualidad infantil, es oportuno señalar que estos procesos se inician desde el nacimiento pero se van a consolidar en etapas diferentes: ya antes del segundo año de vida los/las niños/as saben a qué género pertenecen.

Saliendo de la etapa genital primaria (entre los 6 y 7 años) ya los niños tienen una definición de sus preferencias sexuales que se estabilizarán de una manera más definitiva en la adolescencia. De manera que la construcción de la identidad y las preferencias sexuales son procesos de varios años que puede tener variaciones en cuanto a tiempo y características según la historia personal de cada niño/a y a la influencia de factores históricos, sociales y culturales. Hoy en día los roles de género son diversos en una misma persona.

¿La homosexualidad la pudo abordar como una enfermedad con los niños?

Descubre aquí todo lo que Procrastina Fácil te trae acerca de la homosexualidad

La homosexualidad no es considerada por la psiquiatría, la psicología y el psicoanálisis como una patología sino como una opción más. Estos aspectos identitarios y de orientación sexual deben ser tomados en cuenta por los padres a la hora de intervenir en las manifestaciones sexuales infantiles para evitar maltratos, excesos, descalificaciones que pueden generar deterioro de la autoestima y trastornos emocionales (depresión, angustia, temores, agresividad, problemas psicosomáticos, entre otros).

Conclusión

En este artículo se expusieron una serie de recomendaciones que pueden ser útiles para abordar las manifestaciones sexuales infantiles que, sin desconocer las dificultades que tienen los adultos en esta área, por su desinformación, falsas creencias, prejuicios y sus propios problemas sexuales, su abordaje sea adecuado (científico, contextualizado, veraz, oportuno y preciso).

Estas recomendaciones pueden ser controversiales por criterios de pediatras (opinan que el amamantamiento debe durar hasta los dos años) o de psicólogos de concepciones liberales que las verían conservadoras. Sin embargo, es bueno aclarar que apuntan a fomentar el desarrollo integral autónomo y armonioso de los niños y las niñas.

Esto último requiere la desconstrucción de los valores, actitudes, hábitos y conductas negativas que pueden generar desajustes sexuales y emocionales en los/las niños/as y también exige un trabajo personal de padres y docentes.

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.