resumen de alicia en el pais de las maravillas

En esta ocasión le toco el turno a un resumen del cuento clásico Alicia en el país de las maravillas, resumen que no tiene desperdicio, tan bueno como el cuento entero.

Comienza por el comienzo y sigue hasta que llegues al final. Entonces, paras

Alicia

Resumen:

Advertisement

Era un día caluroso como cualquier otro, la pequeña Alicia se encontraba con su hermana bajo la sombra de un robusto árbol cerca de un riachuelo, mientras ambas leían un libro, la joven e imaginativa Alicia comienza a distraerse cuando de pronto ve pasar un conejo de gran tamaño y muy bien vestido, con un elegante chaleco; ella se le queda mirando con curiosidad y nota que saca un hermoso reloj dorado de su bolsillo y, hablando solo, dice que se le hace tarde y sale corriendo. Alicia lo sigue hasta su madriguera, al entrar ésta se convierte en un profundo hoyo vertical, por el cual cae inevitablemente.


Al llegar al fondo se da cuenta que ha perdido de vista al conejo y que se encuentra en un largo pasillo con múltiples puertas, una diminuta llama particularmente su atención ya que logra divisar un hermoso jardín, pero la puerta está cerrada y Alicia se entristece al darse cuenta que ella es muy grande y no puede pasar a través de ella. De pronto se percata de una botella cuyo cartel dice “bébeme y te harás más pequeña”, ella bebe de la botella hasta quedar del tamaño indicado para entrar por la puerta. Luego, Alicia se da cuenta que la llave que abre la puerta ha quedado encima de una mesa y ella es muy pequeña ahora para alcanzarla, triste comienza a llorar, entre lágrimas detecta un pastel cuyo cartel dice “cómeme”, al hacerlo se vuelve tan, pero tan grande que de nuevo es incapaz de entrar por la puerta, esto desata la desesperación de Alicia, quien estalla en llanto.

El conejo pasa corriendo delante de ella, asustándose al ver su tamaño y se le caen sus guantes y su abanico, Alicia sale tras él para devolvérselos, mientras tanto usa el abanico para quitarse el calor y se da cuenta que al usarlo mágicamente va reduciendo su tamaño. De nuevo es demasiado pequeña y las lágrimas que derramó cuando era gigantesca ahora forman un mar, debe nadar para no ahogarse, con ella nadan múltiples animales, también desesperados por tierra firme; al conseguir llegar a tierra comienzan un juego sin sentido para secarse, mientras tanto hablan con Alicia y debido a su inocencia y sinceridad excesiva, va quedando sola nuevamente.

Alicia mar de lágrimas
Alicia en el mar de sus propias lágrimas

El conejo vuelve a pasar deprisa y al ver a Alicia la confunde con su sirvienta pidiéndole que vaya hasta su casa y busque sus guantes y abanico. Ella no quiere contradecirle y va hasta una casa que dice “B. Conejo”, llega a la alcoba del conejo y encuentra una botella que dice “bébeme”, Alicia prueba de la botella y aumenta de tamaño hasta quedar atorada dentro de la habitación.

“¡Qué desconcertantes son todos estos cambios! ¡Nunca estoy segura de lo que voy a ser un minuto después!”

El conejo al ver que Alicia demoraba va a buscar él mismo sus guantes y abanico, quedando sorprendido al ver que los brazos de la muchacha sobresalían por las ventanas. Con ayuda, el conejo comienza a idear diversos métodos para sacar aquella monstruosidad de su morada, de repente comienzan a lanzarle piedras que al llegar a su cuerpo se convierten en pequeños pasteles que disminuyen el tamaño de Alicia al comerlos. Sale corriendo al bosque, mientras se pregunta qué hará ahora se consigue una oruga muy peculiar, la cual le habla sobre temas sin sentido, además le explica que si quiere volver a su tamaño original, debe comer los hongos que le indica. Efectivamente, al comerlos recupera su estatura original y se aleja contenta de ahí.

Conejo, Alicia en el país de las maravillas

Alicia sigue caminando hasta llegar a una casa, donde entra debido a su curiosidad y escucha a un emisario leer una carta de la reina a la duquesa en donde la invita a jugar croquet; la duquesa tiene un niño en brazos que no para de llorar, además hay un gato con una gran sonrisa que le mira. Alicia siente miedo, toma al niño en brazos y sale de la casa, conforme se aleja el niño se convierte en un cerdo y decide dejarlo libre, siguiendo su camino. En el proceso Alicia se encuentra nuevamente al Gato de Cheshire, quien le dice con su gran sonrisa que todos están locos, incluida ella misma, le dice que vaya hasta la casa de la Liebre de Marzo donde podrá tomar el té con sus amigos, dicho esto desaparece y solo queda su gran sonrisa flotando en el aire.

 Alicia llega a casa de la Liebre de Marzo donde el Sombrerero y el Lirón están tomando el té, al darse cuenta de sus conversaciones sin sentido y su falta de modales Alicia decide marcharse.

Alicia toma el té en casa de la liebre de Marzo

En su camino, Alicia se topa con la entrada al llamativo jardín que había visto al inicio de su travesía, dicho jardín estaba custodiado por naipes que estaban asustados porque la reina les cortaría la cabeza: habían plantado rosas blancas donde la reina las había pedido rojas y estaban pintándolas para que no les descubriesen. De pronto, se acerca la Reina y se sorprende al ver a Alicia y la invita a jugar croquet; la partida es un caos, los implementos del juego son seres vivos, las reglas son un sinsentido, solo puede ganar la Reina y esta amenaza a diestra y siniestra con cortar la cabeza a todo el que le lleve la contraria.

“Quiero decir lo que digo y digo lo que quiero decir”

Siguen pasando cosas cada vez más caóticas y sin sentido, Alicia es convocada a presenciar un juicio contra la Sota de corazones, la cual está siendo juzgada por robarle unos pasteles a la reina. El juicio no tiene lógica, solo busca condenar a la Sota de corazones con pruebas falsas con el único propósito de satisfacer a la Reina. Alicia cada vez más altanera y cuestionadora sobre este mundo extraño, es llamada a declarar y, mientras lo hace, se va enojando cada vez más y aumenta de tamaño en el proceso. La Reina ordena que le corten la cabeza y los naipes se acercan a ella para condenarla, Alicia replica que no le consigue lógica a que unas cartas le decapiten; todo se vuelve muy caótico y ensordecedor cuando, de pronto, Alicia se despierta súbitamente en el regazo de su hermana, mientras unas hojas caían sobre su adormitado rostro. Alicia le narra a su hermana el disparatado sueño que acaba de tener y luego se va a prepararse un té, dejando a su hermana bajo el árbol recordando la historia que ella acaba de contarle.

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.