Rebelión en la granja

Rebelión en la Granja de George Orwell, publicada en el año 1954, es una sátira distópica característica del escritor. Al igual que sus otras novelas de gran renombre como 1984, es una expresión de crítica al régimen soviético de la época y de la corrupción que formaba parte del gobierno socialista de Stalin. Estas novelas satíricas tienen un componente humorístico característico de su género, así como también tienen un componente de profundo análisis de la sociedad.

Es común que la novela Rebelión en la Granja sea tomada como estudio escolar, ya que su desarrollo y ambientación, se presta para que sea entendido fácilmente, incluso por niños. Cabe destacar que esta novela no es para nada infantil. Al contrario. La profundidad de su critica social y de su relación directa con hechos históricos sucedidos en el pasado, hacen de esta novela una obra merecedora de análisis y lectura.

Resumen de Rebelión en la Granja

Resumen

Advertisement

La historia comienza con una reunión de los animales de granja, que guiados por el Viejo Major y sus ideas, deciden formar un grupo para llevar a cabo una revolución. Esta revolución ocurre en contra de los humanos, y la finalidad de ellos es expulsarlos de la granja.

Esta escena expresa los sucesos ocurridos durante la revolución bolchevique en contra de los Zares:

En el discurso del Viejo Major, un personaje anciano representado por un cerdo que está a punto de fallecer, le deja a los demás animales de la granja un análisis sobre la actitud de los humanos como dueños de la granja. “El hombre es el único ser que consume sin producir. No da leche, no pone huevos, es demasiado débil para tirar del arado y su velocidad ni siquiera le permite atrapar conejos. Sin embargo, es dueño y señor de todos los animales. Los hace trabajar, les da el mínimo necesario para mantenerlos y lo demás se lo guarda para él…”

Este discurso es el inicio de la novela, cuya idea principal es la defensa de los derechos de los animales. Luego de esa reunión de los animales en el establo, se inician los movimientos de rebeldía para expulsar a los dueños de la granja de su hogar.

Los animales se organizan y el anciano cerdo ordena colocar una “serie” de reglas o mandamientos imprescindibles en la granja bajo el nuevo sistema.

  1. Todo lo que camina sobre dos pies es un enemigo.
  2. Todo lo que camina sobre cuatro patas, nade, o tenga alas, es amigo.
  3. Ningún animal usará ropa.
  4. Ningún animal dormirá en una cama.
  5. Ningún animal beberá alcohol.
  6. Ningún animal matará a otro animal.
  7. Todos los animales son iguales.

Durante el transcurso de la novela el Viejo Major, principal idealista del plan, muere poco después de haber iniciado la revolución de la granja. Y el puesto de mando es asumido por dos cerdos llamados Napoleón y Snowball. A medida que pasa el tiempo, algunos de los mandamientos imprescindibles van siendo olvidados y eliminados. La discordia entre los cerdos al mando se evidencia en la historia cuando Napoleón se deshace de Snowball por medio de los perros que están a sus órdenes.

Con la desaparición Snowball, la granja cae en una dictadura orquestada por Napoleón, quien pone bajo acoso a los demás animales de la granja. A medida que la dictadura de Napoleón se desenvuelve en la sociedad animal, van surgiendo grupos de animales favorecidos. Algunos alegaban ser los dueños del conocimiento para evitar trabajar, y otros evadían el trabajo escabulléndose. Napoleón no solo desapareció a Snowball, sino que expulsó a los animales que entraban en disputa con él o que ponían trabas a sus planes.

Aunque el humano intenta recuperar la granja por la fuerza, no lo consigue. Y se lleva a cabo la elección de la república de la granja.

Rebelión en la Granja

Aquí el escritor relata los eventos de corrupción que fueron característicos del gobierno de Stalin durante su mandato en la Unión Soviética.

Cuando el totalitarismo de Napoleón se ve completo, la granja empieza a tener grandes beneficios económicos en base a la sobreexplotación del resto de los animales. Quienes trabajan aún más horas al día de lo que hacían antiguamente. Los animales trabajadores de la granja comienzan a percibir con cierta particularidad de sumisión, la disminución de las raciones de comida. La conducta animal dentro de la granja va cambiando, hasta el punto de que los animales empiezan a caminar en dos patas y a usar las ropas abandonadas por los humanos.

Napoleón el jefe de la granja quien ahora vive dentro de la casa familiar que era de los humanos, es felicitado por los humanos de las granjas vecinas, debido a sus logros productivos. Por lo que organiza una reunión entre los animales y humanos para celebrar esos logros. En eso, los animales se sorprenden de verse similar a los humanos, usando las mismas ropas y caminando del mismo modo.

El totalitarismo del cerdo y sus secuaces fue impuesto igual o incluso peor que la del humano y la confusión de los animales de la granja fue tan grande que dejaron de diferenciar quien era hombre y quien era el cerdo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.