La maldición de la llorona

Las leyendas populares forman parte de las diversas tradiciones de los países de Latinoamérica, mezclando acontecimientos reales con lo fantástico y lo humano con lo paranormal, con el objetivo de marcar un comportamiento aceptable en niños y adultos, a través del miedo. Son muchas las historias que se narran, pero una que ha pasado barreras es “La llorona”. La leyenda de esta espectral mujer varía dependiendo del país, pero se mantienen detalles como su largo vestido blanco, velo, cabello negro y su perpetua maldición de vagar por los ríos y caminos en busca de sus hijos.

A pesar de los diversos detalles y orígenes, hemos recopilado un conjunto de información en este resumen de la leyenda de la Llorona, que te llevará a conocer el inicio de esta historia, la tristeza y la rabia de una mujer. Además, las razones por la que “la llorona” sigue asustando incluso a las personas más valientes.

Advertisement

Orígenes

Advertisement

Como el relato en sí, su génesis varía dependiendo del país en que se narre, pero uno de los más viejos y documentados es el origen mexicano.

Los historiadores asocian a nuestra protagonista con Cihuacóatl, la diosa recolectora de almas y protectora de las fallecidas al dar a luz, de origen azteca. Según relata la historia, antes de la llegada de los conquistadores, se le dieron un conjunto de presagios a Montezuma advirtiéndole la caída de su imperio. Entre ellos, la llegada de la diosa vestida de mujer.

Resumen de la Leyenda de la Llorona

El espectro de largos cabellos negros, surgiría del lago de Texcoco, vagando por los alrededores, mientras gritaba con dolor “Ay mis hijos, ¿dónde los llevaré para que escapen de tan funesto destino?”; erizando la piel de todo el que pudiera escucharla.  

Después de la conquista por parte de Hernán Cortez, se habla de una mujer fantasmal, con vestido blanco, velo y de largos cabellos negros que “flotaba” alrededor de la plaza mayor y se dirigía hacia el lago. En el libro “Visión de los vencidos”, que habla de la época de la conquista basándose en los relatos de indígenas y españoles, hay una parte muy interesante que dice así:

“Muchas veces se oía una mujer que lloraba; iba gritando por la noche; andaba dando grandes gritos:

¡Hijitos míos, pues ya tenemos que irnos lejos!

Y a veces decía:

¡Hijitos míos!, ¿a dónde los llevaré?”

Los más valientes, motivados por la curiosidad, se retaban a seguirla a cierta distancia, siempre con el mismo resultado: la extraña fémina desaparecía en medio del lago. El misterio se mantuvo y, debido a su particular característica, se le dio el nombre de “la llorona”.

Orígenes de la leyenda de la llorona

Al pasar el tiempo y por cuestiones religiosas, el nombre de la diosa fue dejado atrás, agregándose detalles y cambiando motivaciones, pero manteniéndose su relación con el agua, sus rasgos físicos, vestimenta y desgarrador llanto.

Historia de la llorona

Advertisement

Al dejar atrás el origen divino, se plantean diversas narraciones que nos cuentan la vida de la mujer detrás de la maldición. Podemos hablar de este relato folclórico como una familia de leyendas, ya que, a pesar de que su esencia es la misma, los detalles varían dependiendo de la zona y de lo que se quiera conseguir con la historia. Se plantean desde suicidios, asesinatos y hasta relaciones con el diablo.

1. México

La versión “moderna” narra la historia de una hermosa indígena que se casa con un diplomado español. Aunque su esposo se mantenía constantemente fuera del hogar por trabajo, la mujer se sentía segura y profundamente enamorada. Prontamente, ampliaron la familia con un par de niños. Sin embargo, la felicidad no duro mucho pues el hombre, en uno de sus viajes, se enamoró de una mujer de alta sociedad, abandonando a la familia.

La indígena, enloquecida por la rabia y los celos, lleva a sus hijos a un lago cercano donde los ahoga en venganza. Al calmarse, se da cuenta de lo que ha hecho y comienza a llorar pesadamente, sin soportar tal dolor, decide lanzarse al agua, donde muere. Se dice que, debido al acto tan atroz, Dios la castigó haciendo que vague por los alrededores buscando el cuerpo de sus criaturas.

Maldiciones y orígenes

2. Nicaragua

El relato comienza con el amor entre una indígena y un blanco español que, para la época, era estrictamente prohibido. La madre constantemente le decía “no hay que mezclar la sangre del esclavo con la sangre del verdugo”.

La mujer desobedece, el romance continúa y queda embarazada, pero el hombre no se hace responsable y la abandona. En un ataque de rabia, arroja a su bebé al río, no obstante, arrepentida, intenta ayudarlo, pero es demasiado tarde.

3. Venezuela

Narra la leyenda del alma en pena de una muy joven mujer que se enamora de un soldado y tienen un niño. Como constante en la historia, el soldado la abandona, pero en este caso ella no lo asesina por despecho. La adolescente, sola y sin tener idea de como criar a un niño, se desespera constantemente con su llanto. Un día, el bebé no dejaba de llorar y ella, al intentar callarlo, lo mata. Cuando se percato de lo que había hecho, comienza a llorar y a gritar, llamando la atención de vecinos y familiares que, al enterarse de lo sucedido, la golpean y maldicen.

Posteriormente, la joven corre hacia el llano, donde producto de lo ocurrido, se convierte en espanto, destinada a vagar por los poblados hasta el fin de los tiempos, mientras grita desconsoladamente “¡ay, mi hijo!”.  Se dice que el alma de la mujer roba niños que están solos, especialmente a orillas de ríos o cascadas y que sus apariciones se incrementan en semana santa.

Apariciones y espantos

4. Costa rica

No siempre “la llorona” es la mala de la historia. En este país, se cuenta la leyenda de una indígena de belleza descomunal que se enamora de un conquistador español. Debido a la prohibición de la relación realizada por el padre de la joven, un importante rey indígena, los amantes se encontraban, a escondidas, en la cima de una cascada. Producto del romance, nace un niño.

El rey, al enterarse del origen de la criatura, lo lanza desde lo alto del torrente, además, maldiciendo a su hija en el proceso. La indígena vaga por las orillas de los ríos y cascadas buscando a su hijo, mientras llora su desgracia. Los relatos indican que si pasas cerca de un río, en una noche silenciosa, puedes oír el lamento de la joven. Incluso hay quienes aseguran haberla visto.

5. Uruguay

Nuestra protagonista se encuentra ligada al conocido parque Rivera, en Montevideo, y tiene un origen mixto.

Por un lado, se cuenta la historia de una mujer que, en vísperas de su boda, fue junto a su bebé a pasear al parque. Encontrándose atrapada en el medio de una fuerte tormenta. Lamentablemente, el cuerpo de la mujer fue encontrado al día siguiente, pero nunca se supo que ocurrió con el pequeño. Los lugareños narran que, en las noches tristes de otoño, se puede ver a una mujer vestida de novia bordear el lago, mientras llora y busca desconsoladamente a su hijo.

Leyendas de ultratumba

Por otra parte, también hay una versión que no involucra infanticidios. Se dice que hace mucho tiempo, antes de la creación oficial del parque, vivía una pareja junto al lago. Un día 9, unos ladrones interrumpen en la casa, que se encontraba sola. En medio de la faena, el esposo llega y es apuñalado hasta la muerte. Al escuchar ruidos, los asesinos se ocultan e inmediatamente después entra la esposa y al ver la escena se echa a llorar desconsoladamente, los delincuentes aprovechan y también la asesinan. Posteriormente, lanzan sus cuerpos al lago.

La leyenda indica que el 9 de cada mes, los vecinos escuchan ruidos y lamentos provenientes del sitio donde se encontraba el hogar de los asesinados, se dice que es la mujer exigiendo justicia.

6. Chile

Hay varias leyendas, pero la más relevante es la que cuenta el matrimonio de una mujer con el diablo, al desconocer su verdadera identidad. Pasado el tiempo, este asesina a sus hijos y ella, desconsolada, lloraba constantemente por ellos. El vil marido, harto de los lamentos, encadena a la mujer y le clava una estaca en el corazón. Desde entonces, la llorona arrastra sus cadenas por las calles de Valparaíso, sufriendo por sus hijos perdidos.

Maldiciones

Como podemos observar, los relatos se modifican inclusive en el mismo país, y su comportamiento va desde el castigo de los infieles hasta asesinato y robos de menores. En algunas teorías, se dice que no se le puede mirar directamente a los ojos porque “te roba el alma”; en otras indica que su lamento se escucha dependiendo de la distancia y mientras más suave el llanto, más cerca se encontrará. Posiblemente nunca sabremos la verdadera historia de este temido personaje del folclore hispanohablante. Cada persona elegirá la versión que más le guste o la que se asemeje a sus raíces. Lo que es seguro, es que esta leyenda llegó para quedarse, motivando a diversos artistas que la plasman en sus canciones, pinturas, esculturas, poemas y películas. No cabe duda que “la llorona” seguirá pasando de generación en generación, acompañada de anécdotas y temor, pues nunca se sabe cuando se escuchará el tétrico lamento de: “¡ay!, ¿dónde están mis hijos?”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.