¿Que son los Sistemas fotovoltaicos? + tipos y ejemplos

El sol es sin duda alguna es una de las principales fuentes de energía limpia y renovable que existe en el planeta. Gracias a la energía solar se puede generar electricidad en las industrias como en los hogares. Estudios han demostrado que el sol en una hora proporciona energía suficiente para suplir la necesidad de la población de un año. Para aprovechar al máximo esta energía limpia y que además no genera residuos que puedan ser contaminantes para el medio ambiente, existe los sistemas fotovoltaicos. Estos sistemas no producen gases de efecto invernadero ni favorece el calentamiento global, en esta oportunidad Procrastina Fácil te dirá todo lo que tienes que saber acerca de estos sistemas que resultan ser tanto útiles como beneficiosos.

Energía fotovoltaica

Los sistemas fotovoltaicos utilizan la energía fotovoltaica, que es aquella que permite capturar la luz del sol para convertirla en electricidad gracias al efecto fotovoltaico. En este proceso entran en juego las partículas que componen la luz del sol, que son conocidas como fotones, los cuales al impactar sobre los paneles solares liberan los electrones.

Los sistemas fotovoltaicos

Un sistema fotovoltaico se define como el conjunto de equipos los cuales tienen la finalidad de convertir la energía solar en electricidad. Estos sistemas se basan en la capacidad que tienen las celdas fotovoltaicas de transformar la luz solar en energía eléctrica.

De manera general, estos sistemas están integrados por los paneles solares, el regulador de carga, acumulador y el inversor. Si el sistema se encuentra conectado a una red eléctrica, esta energía se transforma en corriente alterna por el uso del inversor, siendo finalmente utilizada en la industria o en los hogares; de ahí su importancia como energía renovable.

Energías alternativas

Paneles solares

¿Cómo está formado el sistema fotovoltaico? con ejemplos

Los distintos elementos con los que cuenta el sistema fotovoltaico para su funcionamiento son:

Panel solar: Este componente está encargado de captar la energía proveniente del sol a través de las células fotovoltaicas, de estas se puede elegir entre módulos policristalinos y monocristalinos. La asociación de estas células se encentra encapsuladas en dos capas, una lámina frontal de vidrio y una capa posterior de un polímero termoplástico.

Acumulador: Es uno de los elementos más importantes, se encarga de almacenar la energía que se produce por el generador. El acumulador o batería se puede disponer de electricidad durante la noche o en los días nublados, con la finalidad de que pueda abastecer la casa o negocio.

Regulador de carga: El regulador se encarga de administrar la energía que se encuentra almacenada en la batería. Evitando así las descargas excesivas o las sobrecargas que se dirijan hacia el acumulador, porque esto puede producir daños irreversibles. Además asegura que el sistema funcione con la mayor eficiencia siempre.

Inversor: Es el encargado de cambiar la corriente continua almacenada dentro del acumulador en corriente alterna, que es la energía que podemos utilizar. Se le conoce como el “cerebro del sistema” debido a su importante papel.

Partes del sistema fotovoltaico

Tipos de sistemas fotovoltaicos

En la actualidad existen dos tipos de sistemas fotovoltaicos, los sistemas no conectados a la red, los cuales pueden contar con sistemas de acumulación de energía, por ejemplo, una batería, como también pueden tener una configuración más simple, es decir, sin baterías a los que se les llama autónomos; el otro tipo es un sistema interconectado a la red eléctrica.

Ejemplos de energía no renovable

Sistemas fotovoltaicos aislados y autónomos

Ambos tipos de sistemas están constituidos por las celdas solares quienes son el motor y generan la producción de energía de modo independiente.

Sistemas aislados

Este tipo de sistema es muy sustentable, dado que absolutamente toda la energía que se consume es energía producida por el sistema fotovoltaico, es decir, no está conectada a la red eléctrica. Esta energía producida por los paneles solares se debe acumular o almacenar en baterías, lo que permite abastecer de electricidad en los días nublados, de poca luz, días en donde hay  poca radiación solar o en la noche.

Los sistemas autónomos son muy utilizados en regiones apartadas a las ciudades y lugares sin suministro energético, brindando múltiples beneficios a quien la utiliza. Es importante citar que también podemos utilizar este sistema en ciudades o regiones donde hay suministro energético, esto con el fin de beneficiarnos en la reducción de nuestro consumo energético y disminución en cobro del recibo de energía.

Alternativas de energía para el hogar

Sistema autónomo

El sistema fotovoltaico autónomo almacena energía limpia e inagotable gracias a la radiación solar y normalmente se utiliza cuando lo impide la construcción tradicional de alimentación eléctrica. En otras palabras, son perfectos para zonas rurales de difícil acceso, en donde el tendido eléctrico no llega o bien es muy costosa su instalación.

Sistemas interconectados a la red eléctrica

Este sistema funciona en paralelo con otro sistema generador de energía eléctrica conectado a la misma carga y que está diseñado para entregar la energía producida en este sistema. Este es uno de los sistemas más utilizados y que es de autoconsumo, por lo que no se comercializa, por medio de los paneles solares se genera la energía eléctrica que se va a utilizar para abastecer la casa, el negocio o una empresa, pero esta tiene una capacidad limitada, si se llega a exceder esta cantidad, entra la red eléctrica, que se encarga de seguir suministrando corriente.

Artículo anterior123 palabras con FL
Artículo siguiente20 Historietas cortas sobre la Empatía

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí