Los patrones de belleza humana han sido contradictorios a lo largo de la historia, en siglos anteriores y en sociedades como la renacentista o durante la época victoriana el ideal de belleza imponía el lucimiento de una tez blanca y tersa casi como “porcelana”, ya que la piel bronceada era signo del trabajo de campo. Actualmente, estos estándares han cambiado, imponiéndose la moda de las pieles bronceadas, con la falsa creencia de que la piel bronceada se debe asociar con vacaciones al aire libre y es sinónimo de juventud, éxito, aventura y libertad.

Si bien es cierto que los rayos solares tienen efectos positivos para nuestro sistema inmune, broncearse en exceso puede llegar a ser contraproducente para la salud, y para muchas personas el bronceado resulta una obsesión, lo cual es uno de los nuevos trastornos psiquiátricos denominado “tanorexia”.

¿Qué significa la tanorexia?

Patricia Krentcil, es una tanoréxica famosa por enfrentar cargos debido a que expuso a su hija de 6 años a rayos UV para broncearse. Imagen cortesía: aweita.larepublica.

La tanorexia, también conocida como “adicción al sol”, es un trastorno psiquiátrico, por lo que se le considera un tipo de dismorfofobia corporal, ya que la persona que la padece tiene una percepción distorsionada de sus características físicas al no encontrar la tonalidad corporal deseada. Lo que termina provocando una exposición compulsiva y enfermiza a tomar el sol al aire libre o a someterse a sesiones en cámaras de rayos UV de manera patológica, a pesar de conocer las consecuencias para la salud que estas prácticas ocasionan, como el envejecimiento prematuro, la aparición de melanomas y de otros cánceres de piel.

Aunque la palabra «tanorexia» ha sido usualmente empleada por médicos y medios de comunicación para referirse a este trastorno, el término aún no ha sido aceptado ampliamente por la comunidad médica.

El origen etimológico de la palabra se considera que proviene del inglés tan =broncearse y del griego orexia = apetito, apetencia, sin embargo aún se considera como un argot.

Causas (estudio científico)

Imagen cortesía: nlimedspa.

En el año 2006, un grupo de investigadores del Centro Médico Bautista de la Universidad de Wake Forest (Estados Unidos), publicaron un estudio donde demostraron que los rayos UV de los soláriums o centros de bronceados producen endorfinas en la piel, las cuales son conocidas como las “hormonas de la felicidad”, las mismas son sustancias químicas las cuales se encargan de estimular las áreas cerebrales que producen placer al organismo, también llamadas péptidos opioides endógenos, debido a que su composición química y su actuación producen los mismos efectos que los analgésicos opiáceos derivados del opio (heroína, morfina).

Por otro lado, la ausencia de estos péptidos o un bajo nivel de ellos induce una sintomatología depresiva y ansiosa, lo que puede explicar este comportamiento compulsivo en las personas tanoréxicas.

Consecuencias del trastorno tanoréxico

Imagen cortesía: pinterest

Desde el punto de vista psicológico se producen niveles de ansiedad, pérdida de apetito, apatía y frustración al no conseguir el bronceado adecuado, y la consecuente oposición a ser evaluado por un médico psiquiatra.

Desde la perspectiva corporal, se producen problemas de salud leves que van desde bronceado intenso de la piel (tono de piel antiestético con tonalidad anaranjada o color parduzco muy poco natural), piel cuarteada y deshidratada, reacciones alérgicas (ampollas, rojeces y granos), fotoenvejecimiento prematuro de la piel, aparición de manchas llamadas lentigos solares, hasta problemas más severos como melanomas o cáncer de piel (carcinomas basocelulares y espinocelulares), quemaduras graves, lesiones oculares (cataratas o degeneración macular).

¿Existe algún tipo de tratamiento?

Imagen cortesía: Pixabay

El abordaje debe ser realizado por un especialista en psiquiatría, sin embargo debido al componente físico, también se requerirá ayuda por parte de un dermatólogo.

En el primer caso será más difícil, ya que una persona tanoréxica normalmente no asumirá el problema ni acudirá al especialista, por lo general acudirán al dermatólogo por problemas generados por la exposición permanente a las radiaciones solares, por lo que este último deberá referir al psiquiatra para tratar el problema, el cual deberá enfocarse en la restricción del comportamiento de exposición, para mejorar la percepción corporal.

Recomendaciones para tomar sol de manera adecuada

Imagen cortesía: Pixabay
  • Conoce tu fototipo de piel, lo que te permitirá estar consciente del grado de asimilación de radiación solar que puedes tolerar.
  • Usa un protector solar idóneo para cada tipo de piel, lo ideal es emplear los factores de protección de 50 +, debido a que la piel posee un tipo de “memoria” y los daños ocasionados hoy serán visibles a corto o a largo plazo.
  • Evita tomar el sol durante las horas del mediodía y hasta las 16 horas, optando por las primeras horas del día, donde las radiaciones UV son menos dañinas.
  • Toma el sol de manera progresiva, poco a poco, para que la piel se acostumbre y cree sus propias defensas.
  • Utiliza gafas de sol adecuadas para proteger los ojos de las radiaciones UV.
  • Ingiere alimentos ricos en betacarotenos, como la zanahoria, el tomate o la calabaza ya que estos alimentos antioxidantes actúan como fotoprotectores internos, capaces de absorber rayos ultravioletas en pequeñas dosis.
  • Al tomar el sol al aire libre es preferible mantenerse en movimiento porque el agua calma los efectos del sol.
  • Emplea cremas hidratantes, anti-edad y regeneradoras.

Conclusión

En época de vacaciones es común observar muchos cuerpos en playas o piscinas disfrutando del sol, que con sus radiaciones va calentando la piel hasta sumirlo en un estado de relajación que puede llegar a ser adictivo, no solo por la tranquilidad que nos aporta sino por la apariencia que brinda a nuestra piel al tornarla de un color más oscuro del normal, dándonos ese color “dorado” deseado por muchos. Sin embargo, la obsesión compulsiva por este “bronceado deseado”, puede llegar a causar la tanorexia con graves efectos tanto físicos como psicológicos al convertirse en un trastorno dismórfico corporal del que pocos conocen, y el cual, cada día se pone más de moda entre personalidades de la farándula y de la población en general.

 

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.