“¡Todo menos tesis!”, se escucha con frecuencia, sea de pregrado o posgrado el tema de hacer una tesis es complicado y suele ser un punto álgido en nuestro progreso académico…

Si estás en ese proceso de escritura de un trabajo de investigación conducente a un nuevo escalafón académico, acá te dejamos algunas recomendaciones para asumir con madurez e inteligencia emocional esta experiencia que, en lugar de ser “traumática”, podría ser enriquecedora, definiéndonos profesionalmente de manera sana y marcando un verdadero aprendizaje de producción intelectual.

1. Las investigaciones no son lineales

tips tesis
Imagen cortesía: Pixabay

Sea en investigación científica o humanista, en general los procesos de búsqueda y lecturas de fuentes bibliográficas (primarias o secundarias) suelen ser en forma caótica. Vamos trazando un camino un tanto a ciegas porque, justamente, estamos indagando el que mejor se ajuste al tema y a la metodología a aplicar, por ello sugerimos que no entres en pánico.

  • Haz mapas mentales de cómo deben ir dispuestos antes de comenzar la redacción. Esto le ayudará a organizar la información.
  • Evita querer adaptar tu investigación a una línea recta que vaya de la “A” a la “Z”, eso es básicamente imposible, de hecho, te restaría energía en vano. A veces para avanzar en la comprensión de una investigación, debemos retroceder o parar, para buscar otra fuente de conocimiento.
  • No te constriñas a una forma geométrica específica, deja que el cuerpo del trabajo vaya respirando, cobre su propia vida y forma. Ir de un texto bibliográfico a otro, de una entrevista a un cálculo numérico, de una experiencia a una fórmula, te permitirá darle la forma que necesitas.
  • Aunque durante tu investigación vayas haciendo esta especie de zapping entre un libro y otro, un autor y otro; ve viendo revistas científicas y videos; ve del laboratorio, de tu pasantía, a la computadora ¡trata de organizar el material por bloques en tus mapas mentales! No esperes al último momento para organizar el maravilloso caos de tus referentes.

Secreto: Aunque todavía no hayas empezado a redactar, haz un documento con todas las posibles citas que vayas encontrando bien identificadas. Del mismo modo, crea otro documento donde archives toda la bibliografía consultada, organízala de una vez con las normas APA o cualquier otra normativa.

2. Principal ingrediente: la honestidad

Imagen cortesía: gomeranoticias.

De lo que carecen muchas tesis que tienen temas y hallazgos que “pudieron” ser interesantes es precisamente de honestidad. Creemos que nunca se debe suprimir este ingrediente. La razón principal es que la honestidad con nosotros mismos generará enunciados más profundos.

Si somos honestos y decimos: “hay cosas que me cuesta hacer”, “necesito ayuda con el procesamiento de estos datos o la adquisición de ciertas herramientas técnicas”, nos obligará a buscar ayuda y solventar nuestras carencias y faltas, generando un aprendizaje durante el proceso que será para toda la vida. Pero si nos saltamos este ingrediente y simplemente optamos por el camino más fácil: que otra persona nos redacte el trabajo, copiar y pegar de otros sin dar los créditos de autoría (plagio, por ejemplo), o escoger temas de investigación que complacen a nuestros maestros, padres y amigos pero no a nosotros, todo ello conduciría a un trabajo que tal vez nos haga merecedores de cualquier cosa menos de ser profesionales seguros de nosotros mismos, realmente competentes y listos para entrar al mercado laboral, salvar una vida o hacer ricos pasteles…

3. La redacción debe ser impecable

tips tesis
Imagen cortesía: Pixabay

La redacción es una acción que tiene que ver directamente con organizar nuestras ideas en forma escrita. Para que tengamos una buena redacción lo primero será tener claras nuestras ideas: ¿qué quiero decir?, ¿hacia dónde apuntamos con nuestras ideas, tengo realmente una dirección a la que quiero, o debo, llegar?

Si estas preguntas no están claras, entonces no comiences a redactar, puesto que no estás listo. En cambio, si tienes muy claras esas dudas, pero el problema es que no sabes cómo redactar, lo principal es saber para qué sirven los signos de puntuación, el vocabulario, la sintaxis; las figuras retóricas también ayudan a enriquecer nuestras redacciones, aunque son más usadas en temas que tienen que ver con investigaciones humanistas, no están de “más” para los textos científicos. Hemos leído trabajos científicos muy profundos y con una gran riqueza de lenguaje en el que nunca quedaba demás una buena metáfora, una hipérbole o un oxímoron revelador.

Secreto: Un buen redactor nunca pierde de vista al sujeto de la oración, que será el protagonista del párrafo, el verbo que indicará la acción del párrafo y que representa la idea principal. Pensemos que el protagonista de la oración (sujeto) puede ser una fórmula química o un PERSONAJE LITERARIO, pero también pueden ser ustedes mismos o un autor al cual estoy haciendo referencia.

4. ¿Cómo digo de forma interesante lo obvio?

tips tesis
Imagen cortesía: chilango.

En la distinción de un paradigma también se vislumbraría un método de trabajo, a veces nuestras confusiones nos llevan a usar métodos contradictorios con el planteamiento paradigmático que hemos establecido. Se ve con frecuencia estar haciendo una investigación en artes y usar el método científico a rajatabla. Quizás podamos usarlo, no decimos que no, sin embargo, eso va a depender de cuál sea nuestro tema.

Por ejemplo, un pintor que esté trabajando con una propuesta “óptica”, o usando un método específico sobre el estudio de la luz y el color en su propuesta artística, tal vez le convenga usar el método científico en algún momento de su investigación, por eso no decimos que hay que rechazarlo en un tema de producción artística. Pero es indispensable aclarar el uso de los paradigmas en nuestras investigaciones, eso garantiza un recorrido claro y amable para el lector.

En este sentido, los grandes temas de la humanidad siempre serán los mismos pero los avances de cada época histórica establecen nuevos paradigmas y es allí donde se vuelve interesante: en la manera cómo abordamos nuevos métodos de estudio, en cómo planteamos nuevas maneras de mirar los problemas de siempre, ¡planteando otros mundos posibles!

Secreto: Trata de ser lo más original y flexible al momento de estructurar tus contenidos, sírvete de las nuevas tendencias en diseño de trabajos académicos, usa materiales audiovisuales en tus referentes; siempre es innovador hacernos de los avances tecnológicos, sumarnos a la época en la que estamos.

5. Busca un estilo personal más allá de la rigidez académica

tips tesis
Imagen cortesía: Pixabay

En correspondencia con los tips anterior y con el número 2, sobre la honestidad, acá planteamos hacer uso de nuestros propios recursos intelectuales y humanos, no negarnos a nosotros mismos queriendo adoptar otras posturas; respetar primero lo que sentimos y pensamos para luego debatirlo con los otros, o ponerlos en duda. Si no tenemos claro quiénes somos y lo que creemos, ¿cómo podemos entender otras posturas?

Escribir una tesis implica que estamos defendiendo una postura ante la “academia”. Una hipótesis o una obra son ideas puestas en marcha, ideas que salen de nosotros y se posan más allá de nosotros, teorías y prácticas se ponen a prueba. Ponemos bajo el microscopio algo en lo que creemos, estudiamos resultados, proponemos métodos de estudio y comprensión, razonamientos. Ello supone que hemos adquirido, durante toda la carrera que estemos cursando, herramientas que debemos “poner a prueba”. Entonces, ¿a dónde vamos con todo esto?, a que debes confiar en los caminos ya transitados y sentirte seguro como un profesional, debes usar el lenguaje correcto y confiar en proponer tu propia visión de las cosas.

6. ¡Una buena corrección!

tips tesis
Imagen cortesía: scienceabc.

Debemos asegurarnos de que nuestra producción es realmente genuina, que no hay cabos sueltos dentro de la redacción, el estilo, los temas de autoría, conceptos y referentes. Para ello el principal instrumento será la corrección del borrador de la tesis, eso amerita tener mucha paciencia y voluntad para sentarnos a trabajar. Todo lo que escribimos es un borrador hasta que se confirme lo contrario con muchas capaz de lecturas y correcciones.

La mejor forma de hacer correcciones es leyendo en voz alta el material, hay momentos en los que deberá sonar “personal”, como por ejemplo la redacción de la dedicatoria o los agradecimientos, incluso en la introducción. Sin embargo, hay otros momentos en los que no cabe lo personal, deberá ser más profundo en cuanto a los términos y el lenguaje técnico usado.

Claro que todo esto de cómo usar nuestro lenguaje, los tiempos verbales, el uso exclusivo del pronombre en primera persona del plural (nosotros) dependerá de la universidad, de nuestra carrera y del tema.

Conclusión

El paso final en nuestra tesis consiste en presentar nuestro borrador a otra persona, especialista en el tema, para que nos lea y nos explique lo que entendió, por supuesto que si entiende algo distinto a lo que queríamos decir estamos equivocados y habrá que corregir… Otra manera es no avanzar en nuevas redacciones hasta que el capítulo o la parte escrita estén listos, así cada parte que vayamos redactando quedará parcialmente corregida.

Hacer una tesis es como hacer un buen guiso o un rico pastel en una cocina gourmet, no solo el sabor debe estar bueno, la presentación de nuestro plato debe ser perfecta, acorde a la propuesta de gusto que estamos ofreciendo. Debemos ir probando y preguntándonos: ¿qué le falta y qué le sobra?, parafraseando un poco a Aristóteles en su Poética: “lo que no suma hay que sacarlo”.

¿Qué te ha parecido el post?

haz clic en una estrella

Promedio de estrellas / 5. contador votos

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.