Nunca dejes que un zipper o cremallera rota sea la razón por la que desechas completamente un artículo completo. ¡Arreglarlo tú mismo podría ser mucho más fácil de lo que piensas! En la mayoría de los casos, los cierres rotos, atascados o trabados pueden remediarse usando solo un poco de lubricante doméstico, un par de pinzas y un poco de paciencia.

Los cierres o cremalleras como también se les conoce, no han cambiado mucho desde que se inventaron, y aunque generalmente son muy resistentes y funcionan bien la mayor parte del tiempo, a veces las cremalleras desarrollan algunos fallos.

¿Cómo Funcionan los Cierres?

El cierre tiene dos lados con dientes y ambos deben estar en perfecta alineación para que funcione correctamente.

Cuando se levanta la lengüeta de la cremallera, el control deslizante se mueve sobre los dientes a cada lado del enclavamiento de la cremallera y crean la cadena continua. El control deslizante se detiene en la parte superior mediante un tapón que de no existir, hará que el control deslizante se salga de la cadena fácilmente a medida que se mueve hacia arriba por los dientes.

 En un cierre de separación, deberá comenzar por unir los dos lados separados del mismo, bloquearlo dentro de un pasador y luego continuar uniendo los dientes tirando de la lengüeta. Con un cierre o cremallera que no se separa, los extremos ya están unidos con un tapón.

En Procrastina Fácil te mostraremos cómo solucionar todos los problemas por los cuales los cierres fallan y te crean un disgusto cuando no puedes usar tu pieza favorita:

1. Un Cierre atascado

reparar cierres
Desbloquear cierres atascados es uno de los problemas más sencillos de solucionar. Cortesía: Pixabay

Si el control deslizante está atascado y no se mueve, la razón más común es porque algo, muy probablemente un tejido o hilo, está encajado en los dientes o atrapado en el control deslizante.

Este es también el problema más fácil de remediar.

Antes de hacer cualquier otra cosa, investiga. Dale la vuelta a la ropa o al bolso y sigue las líneas del cierre para ver si hay alguna tela que puedas quitar para destrabar la cremallera. Un par de pinzas es útil si hay un trozo de tela que no puedes sujetar bien en el proceso. A continuación, colorea los dientes de la cremallera con un lápiz de grafito y mueva el cable por todo el cierre (frontal y posterior), unos centímetros por encima y por debajo del control deslizante. Esto lubrica los dientes y debería ayudar a despegar la cremallera.

Cómo desatascar cremalleras de bolsos y ropa | facilisimo.com

Si tienes un atasco bastante importante, tendrás que mejorar tu estrategia de lubricación. Los artículos para el hogar que funcionan como lubricantes para las cremalleras atascadas incluyen: talco para bebés, talco en polvo, bálsamo para los labios, vaselina, jabón en barra, limpiador de vidrios e incluso papel encerado si estás en un apuro.

Considere la tela de la que está hecho su artículo al elegir un lubricante (definitivamente no deseas mancharlo) y aplíquelo a lo largo de los dientes de la cremallera de la misma manera que aplicó el lápiz de grafito. Dale un tirón al deslizador y deberías solucionar el problema.

2. Los dientes no se cierran (o siguen abriéndose)

Uno de los problemas más molestos con una cremallera es cuando los dientes no se cierran siendo un problema viene de algunas razones diferentes. A veces, el truco anterior de usar un lápiz (o una barra de jabón) suavizará los dientes lo suficiente como para que funcionen nuevamente.

Si eso no funciona, es posible que el control deslizante no funcione correctamente. Primero, verifique dos veces para asegurarse de que un pedazo de tela o hilo no esté atascado en la cremallera. A continuación, mire los dientes individualmente y si alguno de ellos sobresale, toma un par de alicates y vuelve a colocarlos en su lugar para que estén todos rectos.

Si los dientes están rectos y limpios, observe el deslizador en sí. Con el tiempo, el deslizador comienza a romperse, y cuando eso sucede, deja de apretar los dientes de la cierre. Agarre unos alicates e intente cerrar el deslizador hasta que vuelvas a atrapar los dientes.

En cuanto a los jeans, la solución es un poco más complicada. Si puedes, debes quitar el tapón de metal de la parte inferior y reemplazarlo con unas puntadas de hilo, o simplemente atarlo en el medio si faltan dientes en la parte inferior. Desafortunadamente, esto solo funciona con los pantalones en los que puedes llegar al tope inferior.

Si esta solución falla, o estás trabajando con pantalones en los que no puedes llegar a toda la carrera del cierre, es posible que necesites reemplazar la cremallera por completo.

3. Los dientes de la cremallera se separan después de cerrarlos

Aprende a reparar un cierre que se abre en segundos! Cortesía: Youtube

Este es un problema con el control deslizante de la cremallera y se necesita reparar el control deslizante para solucionarlo (la alternativa es reemplazar todo el zip, pero vamos a evitarlo a toda costa).

REPARAR UNA CREMALLERA EN UN MINUTO / Zipper repair in one minute

Este es un problema que ocurre con el uso ya que el deslizador se desgasta, se suelta o se separa. Un pequeño espacio en el deslizador es suficiente para que la cremallera se niegue a cerrarse y por consecuencia, los dientes no se unirán para cerrar la cremallera.

¿Cómo reparar el control deslizante del cierre?

Hay tres espacios en el control deslizante de la cremallera que puedes ajustar para solucionar este problema. Las brechas laterales a ambos lados del deslizador deben reducirse con el alicate y así entonces la posición hacia arriba y hacia abajo tiene que ser estrechada.

Estos espacios deben reducirse con una pinza para que el control deslizante funcione correctamente. Suavemente comience a apretar el control deslizante y realice un pequeño ajuste; pruebe el deslizador y luego, si no funciona, realice un ajuste mayor hasta conseguir el ajuste del mismo.

4. Sustituir un control deslizante roto

Sustituir el control deslizante del cierre solo amerita un poco de paciencia, si quieres saber como hacerlo revisa los siguientes pasos. Cortesía: Descubrimientos Científicos

Reemplazar un control deslizante es sorprendentemente simple. Si no hay un número estampado en la parte posterior de su control deslizante, lleve su deslizador roto cuando vaya a la tienda de suministros de costura para que puedas compararlo con otros controles deslizantes en la tienda y selecciones exactamente lo que necesitas.

Los controles deslizantes y los topes superiores (la parte metálica en la parte inferior de la cremallera que evita que el control deslizante se salga de su carrera) se pueden comprar juntos. Hay diferentes tipos de cremalleras de reemplazo, pero este kit universal es excelente si no estás seguro de lo que necesitas.

Usa unos alicates para quitar el «tope superior» existente de su prenda y mueva el deslizador hacia arriba y afuera de la cremallera. Si el control deslizante está atascado en la posición «de bloqueo», use algo pequeño como un clip para pegarse debajo del lazo de extracción y abra el bloqueo para quitar el control deslizante.

Coloque el nuevo control deslizante en los dientes comenzando en el punto donde eliminó el tope superior. Finalmente, usando pinzas, reemplace el tope superior que quitó con el nuevo que vino con su deslizador.

5. Sustituir la pestaña dañada del control deslizante

Arreglar una pestaña del control deslizante del cierre es tan fácil como encontrar algo para reemplazar la original que perdió o dañó. Hay bastantes cosas con las que puedes intercambiar una pestaña dañada (aunque sean soluciones más prácticas que elegantes):

  • En caso de apuro, puedes deslizar un clip, un llavero o incluso un conector de cable de teléfono en el control deslizante.
  • Mantenlo amarrado con un lazo de nylon fabricado por ti.

Si quieres mantener la elegancia, intenta buscar en las tiendas de bricolaje o por internet. Existen infinidades de pestañas con variados diseños que van desde etiquetas de monogramas hasta pequeños personajes de dibujos animados en todas las formas, materiales y tamaños.

6. Mantener arriba un cierre que se desliza

Aunque no puede ser lo más simpático, esta solución puede sacarte de un apuro. Cortesía: Foro Coches

Un problema común con las cremalleras de los pantalones es precisamente una cremallera que no se queda levantada. ¿Por qué parece que esto solo sucede con los pantalones? La respuesta es, es que debido al uso estos cierres se desgastan mucho y, cuanto más se tira del mismo, mayor es la posibilidad de que se levante el mecanismo de bloqueo.

En las cremalleras de latón, hay un pequeño “dedo” plateado en el tirador que se introduce en los dientes de la cremallera y se bloquea una vez que se empuja la cremallera del pantalón y la pestaña se coloca en su lugar. Si este dedo se saca de su lugar, no puede sujetar correctamente los dientes y hacer su trabajo.

Si estás lidiando con este problema, tenemos buenas noticias: no solo tenemos tres soluciones temporales para ti,  sino que también te tenemos una solución permanente increíble:

  • Coloque un llavero a través de la abertura en la pestaña de la cremallera, cierre la cremallera y enganche la llave alrededor del botón de su pantalón. Una vez que te abotonas los pantalones, el llavero es prácticamente invisible.
  • Pasa una banda de goma por la abertura de la pestaña del cierre y luego engancha los dos bucles de la banda de goma alrededor del botón de tus pantalones.
  • Rocíe un poco de laca para el cabello (o la cosa más gruesa y pegajosa que pueda encontrar) a lo largo de la última pulgada de los dientes del cierre. La laca para el cabello comenzará a acumularse, por lo que será difícil tirar de la cremallera completamente hacia arriba. Una vez que el control deslizante arriba, debería permanecer pegado en la parte superior todo el tiempo que uses esa prenda: solo asegúrese de estar preparado con uno de los métodos anteriores para despegar este cierre pegajoso cuando estés listo para quitarte tu pantalón.
  • Para un arreglo permanente, con un par de alicates de punta fina, presione el codo plateado hacia abajo para que no haya un espacio entre él y la parte de bronce de la cremallera sobre la que se encuentra. Continúe sosteniendo el codo plateado en su lugar con los alicates de punta de aguja, y con otro par de alicates, apriete los dos pequeños brazos de latón (ubicados a cada lado del codo plateado) para que queden bien apretados y firmes en su lugar.
Fix A Brass Zipper That Won't Stay Up (Update Available)

Por supuesto, siempre existe la opción de llevar su cremallera a un sastre, un taller de reparación de zapatos o una tintorería para que la reemplacen, pero ¿dónde está la diversión? Esta pequeña tarea es simple y no requiere mucho tiempo, así que sé valiente, pruébalo y agrega una nueva habilidad a tu lista.

¿Qué te ha parecido el post?

haz clic en una estrella

Promedio de estrellas / 5. contador votos

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.