Última salida: Guerra de guerrillas

guerra de guerrillas
#procrastinfacil #guerradeguerrillas
No hay válvula de escape por la que no se subleve la voluntad y rebeldía de los hombres. La humanidad a lo largo de su existencia, desde su más recóndita y antigua civilización, se las ha arreglado para ejercer la violencia hacia sus congéneres. Desde las formas más primitivas de esta conducta humana como lanzar flechas y piedras a unas cuantas cabezas, hasta las formas más sofisticadas como lanzar bombas nucleares y convertir en una humareda millares de cuerpos humanos, el hombre ha hallado una salida a la falta de reconciliación con los de su misma especie; la guerra. Y en este caso haremos un breve enfoque sobre una muy peculiar táctica militar: la guerra de guerrillas.
 
 

La guerra de guerrillas surge en el marco de un concepto denominado guerra asimétrica.

En este tipo de guerra, las partes implicadas en el conflicto bélico se enfrentan en una contienda caracterizada porque alguno de los contrincantes está muy por encima del otro en casi todos los aspectos; le apabulla y supera en lo militar, le aplasta en el medio político y le avergüenza en la esfera mediática. Esto conlleva a que los adversarios entablen una guerra usando medios bastante atípicos, rompiendo así, con las reglas usuales de la tradición beligerante actual.

Medios atípicos de la guerra

 

guerra de guerrillas
Oficial británico interrogando a un civil. Foto por Bert Hardy, via Wikimedia Commons.

 

  • La contrainsurgencia

No es más que un conjunto de medidas que emplea un Estado para subyugar grupos insurgentes que atenten contra el poder del Estado dominante.

Pongamos de ejemplo la denominada Emergencia Malaya, que fue un conflicto entre el Imperio británico y el Partido Comunista Malayo entre 1948 y 1960.

Los comunistas insurrectos, querían librarse del dominio británico pero los ingeniosos ingleses pusieron en marcha unas medidas que asfixiaron al brazo armado del partido comunista denominado Ejército de Liberación Nacional Malayo: circunvalaron las aldeas más estratégicas para controlar a la población; dieron a entender que los británicos eran los amigos, dándoles comida y cuidados sanitarios a los pobladores y usaron su propia especie de guerrilla, el famoso SAS,  y la lanzaron a la jungla malaya pudiendo combatir de manera eficaz a los guerrilleros comunistas.

El desenlace fue que a pesar de que el Partido Comunista Malayo fue derrotado, la península malaya obtuvo su independencia del Imperio británico.

  • La regla es desobedecer

Otro método menos cruento y violento es la desobediencia civil, la cual consiste en rebelarse pública, legal o ilegalmente contra una medida gubernamental que el Estado supone de cumplimiento obligatorio.

Se denomina “civil” porque la medida en sí afecta los derechos sociales y políticos de los integrantes de dicha sociedad. Por lo que la lucha en contra de esas normas es, al fin y al cabo, y en general, por la libertad de los ciudadanos. Un vivísimo ejemplo de ello fue la rebelión pacifica que lideró en la India Mahatma Gandhi, quien supo que el camino correcto a la independencia y al cese de la subyugación que ejercía el Imperio británico sobre el pueblo de la India, era la no violencia. Gandhi se inspiró en los preceptos de la obra Desobediencia civil de Henry David Thoreau, un filósofo anarquista estadounidense. Y aupó a la sociedad de la India para que, por medio de huelgas, marchas y movilizaciones pacíficas, defendieran sus derechos y lucharan en contra de normas inglesas, bastante injustas.

  • Ejerciendo el miedo

El uso del terror se sistematiza y así nace el terrorismo, otro método inusual de hacer la guerra. Es un término bastante difícil de definir, pues son muchos los actores individuales o colectivos que llevan a cabo acciones que se pueden tildar de terrorismo y, que al final, son motivados por razones muy variopintas a hacer uso del rasgo característico del terrorismo: la violencia.

El Diccionario de la Real Academia Española detalla que

El terrorismo es una sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror.

Existe una variante del terrorismo que es planeada y llevada a cabo por entidades gubernamentales bajo el nombre de Terrorismo de Estado, y cuyo principal objetivo es generar miedo en el pueblo que, de cierto modo, gobierna. La historia del terrorismo es tan larga y llena de ejemplos que sería impráctico plasmarla en estas páginas.

  • Tira la granada, esconde la mano

Retomemos el meollo del artículo. La guerra de guerrilas se ha caracterizado en cada pedazo de tierra en el que ha surgido como una táctica militar bastante ingeniosa, al ser una estrategia que se decanta por desmenuzar al enemigo con breves y pequeños ataques, aquí y allá, en cada flanco y recoveco que tenga el enemigo al descubierto. Así, el bando militar que hace de guerrillero, logra desestabilizar por medio del desgaste a su enemigo.

Imaginemos los guerrilleros como pequeñas hormigas; llegan por sorpresa al hogar de su enemigo, le atacan furtivamente y a escondidas, destruyen sus propiedades y utilidades; y le roban cuanta comida y armas tenga. Tal cual la guerrilla desmorona a un ejército convencional.

Henry Kissinger secretario de estado durante el gobierno de Richard Nixon y galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1973 declaró sobre el movimiento guerrillero en el ámbito vietnamita “un ejército pierde si no gana, una guerrilla gana si no pierde”. Esta frase engloba muy bien la astucia inherente a la guerrilla, sea cual sea.

 


Te puede interesar: 

Estrategias militares de la Edad Media


Origen de la guerra de guerrillas

 

¿De dónde proviene la palabra guerrilla? Este vocablo se popularizó en el siglo XIX durante las invasiones napoleónicas a España. La expresión castellana distorsiona el término “guerra” mediante el sufijo “illa”; manifestando así el desigual enfrentamiento que se da entre civiles armados y soldados organizados por un ejército.

Pero se tienen registros históricos de que ha habido movimientos esencialmente guerrilleros mucho más antiguos al siglo XIX, tan remotos como la resistencia que impuso la tribu de los Lusitanos a la expansión del Imperio Romano en el territorio de Hispania, lo que es hoy en gran parte España y Portugal, durante el siglo II a.C.

Ejemplos históricos de guerrillas

 

En lo que queda de estas páginas nos encargaremos de plasmar sólo tres ejemplos históricos en los que las guerrillas desempeñaron un papel, algunas veces superfluo otras veces de peso, en los conflictos bélicos en los que participaron. 

1. Una selva armada: El Viet Cong o Frente Nacional de Liberación de Vietnam

 

guerra de guerrillas
Campamento incendiado del Viet Cong Foto por Dennis Kurpius via Wikimedia Commons.

 

Esta organización beligerante fue creada en los años 60′ con el principal objetivo de hacer frente a la dictadura de Ngô Đình Diệm, un gobierno impuesto a dedo por los Estados Unidos de Norteamérica. El nombre popular de esta organización, Viet Cong, nace de la forma despectiva en que el Vietnam del Sur se refería al movimiento, les decían simplemente vietnamitas comunistas, que en idioma vietnamita es Việt Nam Cộng Sản, de ahí se contrajo y pasó a denominarse Việt Cộng.

El antecedente principal que da origen al Việt Cộng es la Guerra de Indochina, que se desarrolló entre 1946 y 1954, en la que el Viet Minh, o Liga para la Independencia de Vietnam, liderada por el gran dirigente comunista Hồ Chí Minh, luchó contra el colonialismo francés que imperaba en el territorio que abarcaba Camboya, Laos, Vietnam del Norte y Vietnam del Sur. La Guerra de Indochina dio como saldo final la derrota de Francia, la independencia de Vietnam y la ulterior formación de la República Democrática de Vietnam o también conocida como Vietnam del Norte.

El Viet Minh fue desarticulado luego de la Guerra de Indochina pero sus fundadores y principales miembros dieron forma al Việt Cộng. Gracias al apoyo de Vietnam del Norte, el Việt Cộng se apoderó de gran parte del Vietnam del Sur, esto conllevó a que Estados Unidos, que siempre ha luchado contra la diseminación del comunismo, hiciera acto de presencia y minara el territorio vietnamita con su fuerza militar; dando origen a la Guerra de Vietnam.

Esta guerra resultó en una gran derrota militar y política para Estados Unidos y el gobierno del ya disuelto Vietnam del Sur. La derrota fue consecuencia de la gran astucia de los hombres al mando del Việt Cộng y de la gran moral de los soldados norvietnamitas, que supieron poner en orden todas sus tropas y hacer un uso eficiente de sus medios naturales, militares y de comunicación.

Se dice que el libro que fundamentó las estratagemas del Việt Cộng fue El Arte de la Guerra del famoso estratega militar chino Sun Tzu.

2. El maquis: Una piedra en el zapato de Franco

 

guerra de guerrillas
Formación de maquis. Foto tomada de heraldodemadrid.files.wordpress.com.

 

A los guerrilleros españoles se le conocía como maquis. Esta palabra proviene del francés maquis y este a su vez del italiano macchia  que significa, de cierto modo, “matorrales”. Este apodo surge de la resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial, ya que los guerrilleros franceses se escondían en zonas montañosas, y de allí nace la expresión francesa prende la maquis que en español viene a ser “echarse al monte”. Este epíteto se extendió a España por los hombres que lucharon codo a codo con los maquis franceses.

El bando republicano, que perdió la Guerra Civil Española, vio una ventaja en la creación de un grupo armado que siguiera las tácticas de una guerra de guerrillas. De algún modo, esto brindó cierta ventaja a los republicanos en los puntos donde la guerra convencional en contra del bando sublevado era contraproducente y, por lo tanto, un posible fracaso. Así los republicanos crean en octubre de 1937 el XIV Cuerpo de Ejército Guerrillero. Este ejército guerrillero tomó como objetivos interrumpir las comunicaciones del bando sublevado, impedir la entrada de suministros en las zonas de conflicto y llevar a cabo, usando tácticas de guerrilla, operaciones especiales de ataque.

El organigrama del Cuerpo de Ejército Guerrillero constaba de varias brigadas, cada una compuesta de 150 guerrilleros comandados por un capitán. A su vez, había un grupo especial de sabotaje, conformado por 6 integrantes liderados por un sargento. Estos pequeños grupos de combate se desempeñaron en cuatro zonas: Andalucía, Aragón, Centro y Extremadura. Donde debían sabotear las operaciones de los cuerpos militares franquistas. De 1937 hasta 1939, vieron la luz como grupo funcional el Cuerpo de Ejército Guerrillero y de allí en más, el movimiento guerrillero tomó una faceta civil armada, más que militar. Incluso, gran parte de estos hombres pasaron a formar parte de las filas de la resistencia francesa en contra de la ocupación nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

3. Marxismo derrotado: Guerrillas venezolanas fracasadas

 

guerra de guerrillas
Guerrilleros en la selva Andina venezolana. Foto tomada de centrodelaimagen.wordpress.com.

 

Como ya mencionamos, este brazo armado del comunismo en Venezuela fue creado en 1962 por el Partido Comunista Venezolano y se desenvolvió a lo largo de siete años, hasta 1969 en el que el movimiento fue irrefutablemente diluido. Según varios analistas, la guerrilla venezolana fue aupada y financiada por Fidel Castro tras la victoria de su Revolución Cubana. En últimas instancias, se cree que Fidel llevó a cabo esta medida, luego de que el presidente Rómulo Betancourt, se negara a apoyar económicamente a Cuba con, por supuesto, dinero, pero principalmente con petróleo venezolano. Betancourt era evidentemente demócrata y Fidel marxista; no podían congeniar en lo político, mucho menos en lo económico.

La guerrilla comunista quiso instaurar un combate en el ámbito rural, siguiendo los pasos de la Revolución Cubana, pero los dirigentes comunistas se equivocaron en un punto importantísimo: Venezuela y su capital eran principalmente un medio urbano, en el que las tácticas de guerrilla rural quedaban obsoletas.

Incluso, el llamado de la guerrilla a los campesinos en las zonas rurales para que se unieran a sus filas, cayó en oídos sordos. La mayoría de la población civil estaba de parte del partido político Acción Democrática. Nadie quería una guerra y menos aún, luego de los años de dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Esta insurgencia significó un fracaso para los hombres que la impulsaron. El movimiento guerrillero se extendió de conflicto en conflicto hasta 1969 y de allí en más fue liderado escuetamente hasta finales de los setenta por el Partido de la Revolución Venezolana.

La mejor recapitulación que podemos hacer de aquellos tiempos en nuestra historia la extraemos del libro El asedio inútil, conversación con Germán Carrera Damas del autor Ramón Hernández:

            “En ese combate de los años sesenta perecieron o se dañaron ética y moralmente, de lado y lado, 6000 jóvenes…Los que no murieron en el combate quedaron malogrados por la prisión, por las torturas, por la violación de los derechos humanos de que fueron víctimas o que ellos cometieron por mil cosas. Esa sangría de aquel momento determinó que la sociedad quedara sin una generación de relevo…Cuando comenzó la lucha armada con toda su ferocidad yo me opuse. No públicamente, en el sentido de salir a combatirla, pero si negándome a participar, a auspiciar aquello. Traté de apelar al sentido crítico de los estudiantes, respetando su autonomía intelectual, pero señalándoles lo que veía que era la orientación de la historia de Venezuela, en el sentido de la República Liberal Democrática. Fue un crimen contra la sociedad venezolana, de lado y lado. Se produjo una fractura en la fuerza dinámica de la sociedad venezolana: la mayor parte de estos muchachos perecieron o quedaron incapacitados para incorporarse a una lucha política regular…Todo aquel período de enfrentamiento violento entre 1960 y 1963 significó una tremenda sangría de la potencialidad de la sociedad venezolana. Los numerosos jóvenes que murieron o quedaron maleados de una parte y otra, tanto los reprimidos como los que los reprimieron, tanto el guerrillero como el que lo combatió, retrocedieron a esquemas no democráticos, de barbarie, que significaron un grave daño estructural para la sociedad venezolana en su propósito de formar una generación de relevo. Difícilmente se puede justificar como lucha ideológica matar a un policía diariamente. Ahí no hay lucha ideológica sino un combate planeado en términos de barbarie de parte y parte. El daño fue recíproco. Un buen número de los jóvenes que perecieron eran los más inquietos, los más creativos, los más capaces de comprometerse con una idea de sacrificio, de esfuerzo, no los achantados, los comodones y demás. Pagaron caro. Causó en el seno de la democracia la psicosis de la pérdida del poder. En quienes atendieron el problema en esos años el asunto se redujo a ‘hay que permanecer en el poder a cualquier precio’, que fue el abandono de la concepción pedagógica del poder y el comienzo de la degradación de los partidos, que van diluyendo”.

 


Te puede interesar: 

Venezuela en la 2da Guerra Mundial


Última salida: Guerra de guerrillas
5 (100%) 1 vote