Virginia Woolf y Sarah Kane: (2) ESCRITORAS unidas por el suicidio

escritoras suicidio
Fuente: Collage Procrastina Fácil.

Virginia Woolf y Sarah Kane, excelentes escritoras británicas con estilos audaces y feroces que no soportaron tanta sensibilidad en sus venas…

Revisando lecturas y recordando sus biografías hemos conseguido algunas similitudes en la vida y muerte de estas dos escritoras británicas. Ambas en momentos históricos diferentes pero muy intensos. La guerra, nos parece, fue el detonador fundamental de trastornos mentales definidas como depresivas o bipolares


Te puede interesar:

Salman Rushdie y Ayaan Hirsi Ali (escritores MALDITOS)


 

La dramaturgia de Kane y las novelas de Woolf

Sarah Kane
Sarah Kane. Fuente: art-sheep.

Estar deprimidas era una condición que habitaba en ellas; vivieron intensamente cada minuto de sus vidas. Esa intensidad, suponemos, hace que sus mentes se quiebren ante tanta lucidez. El instante en el que la poesía o la metáfora se apoderan de sus imaginarios y explota allá dentro de sus pieles propicia cada obra.

Virginia Woolf escribiendo
Fuente: New Indian Express

 

En el caso de Kane, su dramaturgia es un grito visceral y violento a una sociedad podrida de hipocresía; y cada novela o cuento, en el caso de Woolf, es un monólogo interior que encuentra en los intersticios de sus palabras el escape perfecto para el mismo grito violento.

Antecedentes literarios

Leslie Stephen
Leslie Stephen. Fuente: wikipedia.

En este ir revisando y hurgando coincidencias, hemos conseguido algunas similitudes en sus historias de vida, de allí que nos permitamos hablar desde un lugar donde esas casualidades seducen nuestro análisis. Comencemos por decir que ambas mujeres vienen de familias con antecedentes literarios.

Por un lado, Virginia Woolf -cuyo nombre de soltera sería Adeline Virginia Stephen, y adoptaría luego al casarse el apellido de su compañero, Leonard Woolf-, tuvo como padre a un destacado crítico literario, historiador y su madre era miembro de una familia de importantes editores. Su casa estuvo llena desde niña por las letras y el arte.  Por el otro, Sarah Kane, tanto su padre como su madre eran periodistas, es decir, tenía una gran influencia en la escritura.

Testigos de la guerra 

testigos de guerra
Fuente: Rebekah.

Ambas crecieron oyendo sobre los horrores de las guerras, e incluso viviendo en carne propia cómo su país participaba en éstas. Virginia Woolf vivió durante la primera y parte de la segunda guerra mundial.

Como un dato curioso, llegó a pactar con su esposo, que era judío, que si los alemanes ocupaban Londres ellos se suicidarían juntos, todo antes que verse sumidos a la injusticia de la xenofobia Nazi.

Sarah Kane, por su parte, creció en medio de situaciones como la disolución de la Unión Soviética, la caída del muro de Berlín, la llamada guerra fría y la guerra del golfo. Ambas mujeres presenciaron en persona, o de forma virtual, bombardeos, muertes y violaciones de los derechos más básicos del ser humano

Suicidios épicos (La vida como obra de arte)

“(…) A las 4:48 cuando la desesperación pasa visita me ahorcaré al ritmo de la respiración de mi amante. Yo no quiero morir. Me he vuelto tan desesperada al pensar en mi mortalidad que he decidido suicidarme. Yo no quiero vivir (…)”

4:48 Psicosis: La hora de la muerte de Sarah Kane

psicosis 4.48
Psicosis 4.48 es la obra teatral emblemática de Sarah Kane. En la imagen se ve una representación actual de dicha obra. Fuente: pinterest.

Sarah Kane escribe esto en su último monólogo, la obra teatral 4:48 Psicosis (1999). Los críticos y sus lectores han tomado esta obra como una declaración de suicidio, su título hace alusión a un informe británico en el que se dice que esa es la hora de mayores suicidios en Inglaterra ya que a esa hora pasa el efecto de los medicamentos tomados la noche anterior. Justo después de terminarla, intentó suicidarse con una sobredosis de antidepresivos y pastillas para dormir, fue encontrada y llevada a tiempo al King’s College Hospital, pero tres días después, en un descuido de los médicos y del personal del hospital, se ahorca en el baño con los cordones de sus zapatos, sólo tenía 28 años.

El suicidio bondadoso de Virginia Woolf

The Others película
Escena del suicidio de Virginia Woolf, en la película “The Others” protagonizada por Nicole Kidman. Fuente: elcultural.com

Virginia Woolf en 1941, a los 59 años, cansada de muchos episodios de depresión escribe la siguiente nota de suicidio a su esposo:

“Querido,

Estoy segura de que me vuelvo loca de nuevo. Creo que no puedo pasar por otra de esas espantosas temporadas. Esta vez no voy a recuperarme. Empiezo a oír voces y no puedo concentrarme. Así que estoy haciendo lo que me parece mejor. Me has dado la mayor felicidad posible. Has sido en todos los aspectos todo lo que se puede ser. No creo que dos personas puedan haber sido más felices hasta que esta terrible enfermedad apareció. No puedo luchar más. Sé que estoy destrozando tu vida, que sin mí podrías trabajar. Y sé que lo harás. Verás que ni siquiera puedo escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que te debo toda la felicidad de mi vida. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirte que… Todo el mundo lo sabe. Si alguien pudiera haberme salvado, habrías sido tú. No me queda nada excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir destrozando tu vida por más tiempo”.

 

carta suicidio Virginia Woolf
En la imagen, carta original escrita (en inglés) por Virginia Woolf a su esposo antes de suicidarse. Fuente: entretantomagazine.

Luego caminó hasta el río Ouse (cerca de su casa en Sussex) con los bolsillos del abrigo llenos de piedras y se dejó hundir en el agua y la encontraron ahogada muchos días después. La delicadeza con la que le quita toda la posible carga o culpa a su compañero nos abruma.

Otra coincidencia es que ninguna de ellas tuvo hijos producto, tal vez, de sus personalidades. Virginia Woolf produjo muchas novelas maravillosas, nuestra favorita es Las olas (1931), y de Sarah Kane la obra de teatro Ansias (1998).


ARTÍCULO DEL MES:

(20) sitios para descargar películas GRATIS


Conclusión

Queremos insistir en que las mentes delicadas y sensibles de estas dos escritoras Virginia Woolf y Sarah Kane se vieron mucho más perturbadas en situaciones en las que debieron luchar con un mundo repleto de violencia. Existieron viendo cómo hombres eran asesinados por hombres, viendo el odio por las diferencias raciales, económicas o culturales, y la lucha por el poder. Dos épocas distintas, un mismo país que parió sus geniales intelectos, pero que no pudo acunar la paz de sus almas.

 

Migle González.

Virginia Woolf y Sarah Kane: (2) ESCRITORAS unidas por el suicidio
5 (100%) 1 vote