Yoga Prenatal: Disfrute para la futura madre

Muchas veces cuando los futuros padres comparten la noticia a sus familias y amigos de “estar embarazados” suelen recibir cientos de opiniones, juicios, preguntas, consejos, recomendaciones, etc… lo que muchas veces genera que se pierda el respeto y la intimidad necesaria para los padres habitar profundamente ese proceso tan complejo y lleno de vida. Especialmente la mujer, está en un momento de su vida muy sensible y vulnerable por lo que recibir innumerables opiniones no siempre suele tan acertado. Cada vez más se populariza la práctica del yoga prenatal, no solo por sus grandes aportes en el aspecto físico para la futura madre, sino también porque suma a ese espacio de intimidad tan necesario para la madre.

El yoga prenatal es un puente para encontrar autoconocimiento, disfrute y libertad para la futura madre. Es un espacio donde se busca animar a que cada una de las madres busque su conexión más profunda consigo misma, tanto con sus sensaciones físicas, mentales o emocionales, como con su intuición. Cortesía: Pixabay

¿Qué es el Yoga Pre-natal?

El yoga prenatal es una práctica específica para cubrir los requerimientos a nivel físico, emocional y mental de la mujer durante la etapa del embarazo, esta misma se puede practicar solo en caso de que no exista alguna contraindicación médica que lo impida.

La práctica se da a través de secuencias específicas definidas para el embarazo. Suelen ser sesiones bastante personalizadas, es decir, con un numero bajo de personas debido a que cada mama tendrá cualidades y necesidades distintas y la única forma de que el guie acompañe a cada una de forma correcta es a través de la atención personal. 


Beneficios del yoga durante el embarazo:

  • La futura mamá aprenderá a aceptar mejor sus cambios físicos y emocionales, a respirar adecuadamente, a relajar las tensiones, y ganará mucho en energía, tranquilidad y vitalidad, a través de los estiramientos, los ejercicios de respiración, y la meditación.
Esa conexión con su cuerpo le ayudara adaptarse y mantener un vínculo relajado con el bebé. Cortesía: Pixabay
  • En caso de estar padeciendo depresión o ansiedad por el embarazo o alguna causa externa al mismo, la práctica del yoga especialmente si se acompaña con ejercicios de meditación y relajación profunda puede ayudar a reducir esos síntomas.

 

  • Con la práctica regular aprenderás a integrar el peso extra del embarazo a través de una postura limpia, equilibrada y consciente, eso te ayudara a disminuir los dolores de espalda.

Alimenta mejor a tu bebe con esta nueva técnica

  • La memoria celular del cuerpo se activará sesión tras sesión, llegado el momento del parto, hará que tu cuerpo recuerde fácilmente con qué movimientos te siente cómodo y que posturas te pueden ayudar a fluir con tu bebé en el proceso tan íntimo de dar a luz por lo que las posibilidades de que tengas un parto natural, armonioso y una rápida recuperación aumentan considerablemente.  

 

  • Los problemas de circulación que suelen aparecer en el embarazo estarán más controlado, debido a que muchas posturas del yoga incentivan a la sana circulación. 

 

  • Mayor seguridad y mejor humor.

 

  • Ayuda con la digestión.

¿Cómo es una clase típica de yoga prenatal?

6 EJERCICIOS DE YOGA PARA EMBARAZADAS – FLEXIBILIDAD Y ELASTICIDAD

Es posible que en medida que avance el embarazo debas usar accesorios como: mantas, cojines y cinturones, para ayudarte y así tengas más comodidad a la hora de ejecutar cada postura sin necesidad de que fuerces el cuerpo.

Una clase de yoga prenatal típico podría incluir lo siguiente:

  • La respiración: Se te animara a que inhales y exhales de forma lenta y profunda a través de la nariz. Sin embargo, no será una obligación, en este sentido lo más importante es que la respiración sea fluida y natural según el aparato biológico de cada mama. Y a partir del ritmo de cada una, se llevara la práctica de las posturas.

Valora la importancia de la lactancia materna para tener un bebe sano

  • Las posturas: Al estar de pie, sentada o acostada en el suelo, moverás suavemente el cuerpo en diferentes posiciones con el fin de desarrollar fuerza, flexibilidad, coordinación y equilibrio.

 

  • La relajación: Es posible que se te anime a escuchar tu propia respiración, a que prestes mucha atención a las sensaciones, pensamientos y emociones, o a que repitas un mantra o una palabra para lograr un estado de autoconciencia y calma interior.

 

¿Existen pautas de seguridad especiales para el yoga prenatal?

Practicando las siguientes posturas las mamás comparten un espacio y una vivencia común que las une y las hermana a través de la práctica de yoga. Este factor es sumamente importante ya que ellas mismas generan un lazo común en el que se sienten acompañadas, comprendidas y apoyadas sin condición ni juicio en la gestación de su bebé. Cortesía: Sahifa
  • Busca un programa de clases a cargo de un instructor que esté capacitado en yoga prenatal o yoga restaurativo o terapéutico: Incluso considera la posibilidad de observar una clase con antelación para asegurarte de que te sentirás cómoda con la forma de guiar del instructor, el tamaño del grupo, el espacio del lugar, etc.

 

  • Se consciente, no abuses del entrenamiento: Recuerda, que no te inscribas en clases de yoga prenatal para ser súper flexible o muy fuerte. Estas allí por el macro bienestar tuyo y de tu bebe, por lo tanto no abuses del entrenamiento. Si quieres practicar diariamente, halo, pero modera el tiempo de cada sesión. No deberías quedar fatigada después de cada entrenamiento. 

 

  • Cuida la hidratación y la ligereza de tu ropa: Mantente fresca e hidratada durante toda la práctica, no olvides asistir a clases con ropa ligera que no te apreté absolutamente ninguna parte del cuerpo, especialmente la barriga y zona pélvica. También procura alimentarte una hora y media antes de cada clase.

Caderas flexibles luego del embarazo? ¡Mira aquí!

  • Cuida la intensidad de las posturas: Recuerda que aunque el profesor calificado tenga un abanico de posibilidades para ti y cada una de las futuras mamas, tú eres quien lleva el proceso de embarazo, por lo tanto eres la única que puede saber perfectamente que tan bien o mal se siente “x” postura. Presta atención en todo momento a tu cuerpo y a cómo se siente para que no te sobreexijas.

Precauciones

  • Habla con tu medico antes de comenzar cualquier práctica de yoga prenatal. Es posible que NO puedas hacer yoga prenatal si tienes un mayor riesgo de parto prematuro o si tienes ciertas afecciones médicas, como cardiopatía o problemas de espalda.

 

  • De igual manera, mantente atenta (aunque tengas la aprobación) de cualquier posible de los siguientes síntomas: hemorragia vaginal, dificultas o esfuerzo para respirar antes de ejercitarte, dolor de cabeza, mareos, debilidad muscular, dolor o hinchazón en las pantorrillas, molestias en el pecho, dolor abdominal, contracciones, reducción del movimiento fetal, visión borrosa o pérdida de líquido por la vagina. En caso de presentar cualquier de esos síntomas deberás interrumpir la práctica de inmediato y acudir al médico.

 

  • Evita tomar clases, si hace mucho calor o no se cuenta con una ventilación adecuada en el espacio.

Conclusión

Hazte cargo del maravilloso, profundo y bendecido proceso de ser madre. Busca ese espacio íntimo y sagrado para compartir contigo misma y tú bebe. Y ten presente que ninguna clase de yoga prenatal busca ser el sustituto de un médico o algún especialista preparado en el área de medicina, por lo tanto, aunque te sientas totalmente a gusto con las clases, no dejes de asistir a tus consultas médicas.

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.