¿Platón quería desterrar a los artistas de su República?

Si bien siempre hemos oido hablar del gran filósofo Platón, y de cómo sus obras han producido fascinación entre los lectores durante siglos, hemos oído hablar de su teoría de la ideas, del banquete y por supuesto, de una que otra alegoría impactante, como la alegoría de la caverna, del carro alado, etc.

Pero lo que nunca nos dijeron fue cuanto detestaba Platón a los artistas, llegando incluso a querer desterrarlos de su República, sin embargo, para entender por qué Platón quería condenar al ostracismo, a estos inspirados por las musas (especialmente a los poetas), debemos empezar conociendo la definición de mimesis.

Platón. tomada de Wikimedia commons por Marie-Lan Nguyen

Por qué causaba terror la iglesia católica en la antigüedad


¿Qué es mimesis?

La palabra Mimesis proviene del griego “mimos” que significa imitación y “sis” que significa formación. Este término empezó a utilizarse desde los tiempos de Platón y Aristóteles para designar a la imitación que tiene como finalidad el arte.

Para Platón imitar es una aberración, pues nos dice en el libro III de la República:

“La imitación cuando se contrae desde la juventud, trasciende las costumbres, se convierte en una segunda naturaleza, (…) Cuanto más malo sea, mayor será su tendencia a imitarlo todo”.

A simple vista, la imitación parece no tener nada que ver con los artistas, pero si nos adentramos más en los textos de Platón, podremos observar que, para el filósofo, existen tres grados de la realidad, en los que se ven perjudicados dichos artistas, para entender esta afirmación, se explicará primeramente la teoría de las ideas.

Platón: Teoría de las ideas 

Para Platón, existe un mundo metafísico llamado el mundo de las ideas, mundo en el cual residen los dioses, las almas, y las ideas de todas las cosas que existen en nuestro mundo físico (incluyendo la idea del bien), que viene siendo una imitación de este mundo metafísico, por ejemplo, en el mundo de las ideas se encuentra la idea de la mesa, en el mundo físico se materializa, y no tiene importancia la forma que tenga la mesa que observemos, puede tener tres patas, dos, una o incluso puede estar colgada del techo, pero nosotros siempre la reconoceremos como una mesa, pues la definición de esta, se encuentra flotante en el mundo de las ideas.

Entonces, ya sabemos que el mundo en el que vivimos, es decir el mundo físico, es una imitación del mundo perfecto de las ideas, ahora bien, según Platón, las obras de arte, tales como la pintura, la escultura y la poesía, se alejan tres veces de lo verdadero, ya que, cuando el pintor pinta una mesa, estaría imitando una mesa del mundo físico, que a su vez imita a la mesa del mundo de las ideas, volviéndose pues, una obra que se aleja de la realidad en tres grados. Como un ejemplo más claro está este esquema:

1º Mundo de las ideas: productor de la mesa.

2º Carpintero: obrador de la mesa.

3º Pintor: Imitador (su obra se aleja de la naturaleza en tres grados).

tomada de Wikimedia Commons por DIRECTMEDIA

Por esta razón, dice Platón que el arte de imitar está muy distante de lo verdadero, sin embargo, como dato curioso, los poetas son los más detestables para Platón, puesto que él  ve en ellos el poder de mover y convencer a las masas, además de que, según narra en el libro X del Estado “Todo imitador no tiene sino un conocimiento superficial de lo que imita”, por último, el filósofo explica que el poeta no tiene otro talento que el de imitar y saber con un barniz de palabras convencer a los que los escuchan, que juzgan sólo por los versos, que los poetas están perfectamente instruidos en las cosas de que hablan. Platón tuvo entonces la idea de expulsarlos de la República, censurar o modifica sus escritos.

si quieres profundizar mas en el tema, te recomendamos leer la República de Platón.

Por Ana Cristina Álvarez Fernandez

Platón no quería a los artistas en su República
5 (100%) 1 vote

  •  
    3
    Shares
  • 3
  •  
  •  
  •